ACS dobla el beneficio a septiembre por la construcción y concesiones

Gana 480 millones, un 107% más en términos comparables, y a 65 millones de cuando tenía Servicios Industriales

El presidente de ACS, Florentino Pérez.
El presidente de ACS, Florentino Pérez.

Los negocios de ACS crecen en beneficio tras la importante desinversión acometida por el grupo en diciembre del año pasado con la venta de Servicios Industriales. El resultado neto a la conclusión de septiembre es de 480 millones, lo que implica un alza del 107% sobre los 232 millones que ganaba en el mismo periodo de 2021 si se excluye la citada división traspasada al grupo francés Vinci. Teniendo en cuenta la aportación en 2021 del que era uno de los principales negocios del grupo, el beneficio neto baja un 11,9% o en 65 millones, desde los 545 millones de septiembre declarados el año pasado.

El área de Construcción entrega 255 millones de beneficio, con un alza del 22%; Concesiones aporta 145 millones, de los que 113 millones se recogen de Abertis, suponiendo la cifra global una mejora del 36%, y el área de Servicios (Clece), gana 22 millones en los tres primeros trimestres, con una subida del 5,5%. A ello se suman otros efectos como la venta de activos de energía (plantas fotovoltaicas vendidas a Galp en España) y los 25 millones que ACS suma al resultado neto por la variación del valor razonable de instrumentos financieros relacionados con la acción (en 2021 se dio un impacto negativo de 73 millones).

Los ingresos, de 24.256 millones entre enero y septiembre, se han visto impulsados por los tipos de cambio hasta un crecimiento del 20,4%. Ajustado por las divisas, la compañía aún presenta un incremento de ventas del 10,6%. Desde esa posición, el ebitda ha sumado 1.263 millones, un 8,4% por encima del registro de un año atrás. La empresa destaca la aportación de la concesionaria Abertis, que mejora un 23% con 133 millones.

ACS eleva sus ventas un 20,4%, hasta los 24.526 millones, y genera un 8,4% más de ebitda, subiendo a 1.263 millones

La cartera de contratos se ha situado en la cifra récord de 70.417 millones, un 13,6% superior teniendo en cuenta la evolución de las divisas en que recibe los ingresos ACS, o un 2,2% si se ajusta ese efecto.

La deuda neta se ve notablemente rbajada tras la desinversión de Cobra y demás filiales industriales por 4.900 millones. Los 288 millones contrastan con la posición de 3.573 millones de septiembre de 2021. Y ello tras la opa de exclusión de la australiana Cimic y la escalada en el capital de Hochtief con la toma de un 14,4% extra.

Comportamiento por negocios

Entre las actividades principales de la firma que preside Florentino Pérez, Construcción eleva un 21,2% su facturación, hasta los 22.940 millones (21.900 en el exterior), con Dragados y Hochtief recuperando actividad. La cifra de ingresos en Norteamérica, principal mercado de la española, aporta 15.135 millones, casi un 26% más. La reserva de contratos por ejecutar es de 67.775 millones (un 14% más o un 2,2% ajustado por tipos de cambio). El ebitda de la división, de 1.010 millones, fija un margen sobre las ventas del 4,4%, y el beneficio llega a los referidos 255 millones.

El área de Concesiones tiene en crecimiento tanto a Abertis como a Iridium en lo que toca al perímetro de consolidación de ACS. La primera mejora en tráfico medio un 11,9% respecto a los nueve primeros meses de 2021 y se encuentra cinco puntos porcentuales sobre la actividad en 2019. Las ventas de la catalana son de 3.800 millones, crecientes en un 4,1% pese a la extinción de las concesiones Acesa, Invicat y Sol, y su ebitda, de 2.615 millones, supone una subida del 3,3% más. Su contribución al beneficio de ACS, con 113 millones, aumenta en 26 millones.

Clece, por último, presenta unas ventas de 1.358 millones, con un avance del 11,4%, y mantiene sus márgenes operativos. El beneficio entregado a ACS es de 22 millones y la cartera de ingresos, con 2.642 millones, representan 18 meses de actividad (en línea con el año pasado).

ACS acumula el pago de 919 millones en dividendos este año, incluida la compra de acciones propias y el pago a minoritarios de Hochtief y Cimic. Y ha invertido 1.502 millones hasta septiembre: 924 millones en la toma del 22% de Cimic que no estaba bajo el control de Hochtief, o 578 millones en la adquisición del 14,46% de la filial germana que estaba en manos de Atlantia. Sobre el capítulo de las desinversiones, apunta una cifra neta de 204 millones derivada de la venta de activos concesionales (75% de la participación de Windsor Essex en Ontario (Canadña) y proyectos, y 353 millones por el traspaso de negocios en renovables.

Tras estos movimientos de inversión y pago de dividendos la posición de caja pasa de los 2.000 millones del cierre de 2021 a la citada deuda neta de 288 millones.

Normas
Entra en El País para participar