Desde mínimos de la pandemia

Telefónica, Ferrovial y Meliá sufren el alza de los tipos y suben el coste de su deuda

En 21 meses teleco eleva en 83 puntos el tipo medio, hasta el 3.94%

De izquierda a derecha, los consejeros delegados de Telefónica, Ángel Vilá; Ferrovial, Ignacio Madridejos; Endesa, José Bogas, e Iberdrola, Armando Martínez.
De izquierda a derecha, los consejeros delegados de Telefónica, Ángel Vilá; Ferrovial, Ignacio Madridejos; Endesa, José Bogas, e Iberdrola, Armando Martínez.

Con los bancos centrales decididos a hacer lo que sea necesario para combatir la inflación, el mercado se prepara para encajar nuevas subidas de tipos. Los tipos cero y las compras de deuda por parte del BCE han dado paso a un contexto de subida agresiva de las tasas. Fruto del endurecimiento monetario, el coste de financiación se ha incrementado, una tendencia imperante a lo largo de 2022, pero ha cobrado un mayor protagonismo en el tercer trimestre.

A pesar de que los inversores exigen un precio más elevado en el mercado primario, el efecto de la subida de los tipos no termina de trasladarse al coste de la deuda de las grandes cotizadas. La ardua labor de financiación efectuada en los momentos de flexibilización monetaria y la ausencia de vencimientos cercanos fruto del aumento de la vida media de la deuda en cartera están sirviendo de escudo a las grandes firmas del Ibex 35. Desde los mínimos registrados en 2020 solo Ferrovial, Meliá y Telefónica han visto cómo aumentaba el tipo de interés que pagan por su pasivo.

A cierre de septiembre el tipo de interés medio que pagaba Ferrovial por su deuda se situaba en el 3,4%, 50 puntos básicos más que el 2,9% que registra a cierre de 2020. Junto al incremento del coste de financiación, la empresa que preside Rafael del Pino ha elevado en 4.021 millones su deuda neta en casi dos años, hasta alcanzar los 6.562 millones a cierre de septiembre.

Meliá aprovechó el año de la pandemia para bajar el coste medio de su pasivo y compensar el incremento de la deuda neta. La cadena hotelera se despide de los momentos más duros que trajeron las restricciones a la movilidad y además de recuperar la actividad y decir adiós a las pérdidas, en los últimos meses ha visto como, en sintonía con lo que acontecía en el mercado, el interés medio que paga por su deuda ascendía. Según la información remitida a la CNMV, a cierre de septiembre el coste medio se situaba en el 3,1%, nivel que espera mantener a lo largo de todo el ejercicio. Esto no impide que en los últimos 21 meses el tipo haya subido 40 puntos básicos.

Telefónica, uno de los emisores de deuda más recurrentes, no se ha privado este año de salir al mercado. Eso sí, las expectativas de inflación y el incremento de las rentabilidades de la deuda han tenido como consecuencia directa un aumento del coste de financiación. Sin incluir arrendamientos,el tipo de interés medio de su pasivo se situaba en el 3,94%, inferior al 4,40% de cierre del primer semestre del presente ejercicio, pero 83 puntos básicos por encima del 3,11% que registraba a cierre de 2020. Las compras de deuda puestas en marcha por el BCE para hacer frente a la pandemia y garantizar unas buenas condiciones financieras fueron exprimidas al máximo por la teleco. Además de rebajar el coste, la compañía aprovechó los bajos tipos de interés para alargar la vida media de la deuda. Gracias a esta tendencia la vida media de la deuda de Telefónica se situaba a cierre de septiembre en 13 años. Esto reduce los vencimientos a la mínima expresión y sirve ante el alza de los tipos.

La cara opuesta a esta tendencia la representan las 'utilities'. Iberdrola, Red Eléctrica, Enagás y Endesa han seguido rebajando el coste de la deuda. Sus menores necesidades de apelación al mercado les están permitiendo esquivar con mayor holgura el incremento de los tipos, un alza que a cierre de septiembre ascendía a los 125 puntos básicos en la eurozona, hasta situarlos en el 1,25%. A cierre de septiembre el coste medio de la deuda de Iberdrola ascendía al 2,89%, inferior al 3,18% que registraba en diciembre de 2020. Esta tendencia se rompe si se añade Neoenergia, su filial brasileña. Con este negocio el coste de financiación sube al 4,23%, superior al 3,45% registrado en septiembre de 2021.

Red Eléctrica ha seguido bajando el coste medio de su deuda. Desde los mínimos de la pandemia, el operador del sistema eléctrico ha reducido en 21 puntos el tipo de interés, hasta el 1,53% registrado a cierre del tercer trimestre. Un descenso similar ha sido el acometido por Enagás para la que el tipo medio pasa del 1,9% al 1,7% actual. Más agresivo ha sido el recorte efectuado por Endesa. En los últimos 21 meses la empresa que pilota José Bogas ha reducido en 60 puntos básicos el coste, hasta el 1,1% actual.

Indra mantiene estable el coste de su deuda

Sin cambios. Un caso paradigmático es el de Indra. Aunque no ha logrado seguir rebajando el coste medio de su deuda, la compañía ha logrado mantener durante 21 meses el tipo de interés medio de su pasivo en el 1,9%.

Aena. Después de recortar por debajo del 2% el coste medio de su deuda a cierre de 2020, el gestor de aeropuertos ha seguido prolongando esta tendencia y a cierre de septiembre, el tipo medio de su pasivo se situaba el 0,89%. Esto y el recorte de las inversiones le ayudaron a proteger la caja en un contexto de parón del turismo.

Sacyr. A la última incorporación al Ibex 35 el pasado mes de junio, le han bastado nueve meses para incrementar el coste financiero en 77 puntos básicos, hasta situar el tipo de interés en el 4,81% a cierre de septiembre, frente al 4,04% que registraba en diciembre del pasado ejercicio.

Normas
Entra en El País para participar