Juan Galiardo (Podimo): “Abriremos un estudio de grabación en España a principios de 2023”

El 'country manager' en España de la compañía de pódcast y audiolibros asegura que ya han superado los 100.000 suscriptores en el país y siguen acelerando su inversión local

Juan Galiardo.
Juan Galiardo.

Juan Galiardo, exdirector de Uber en España, es desde el pasado marzo el máximo ejecutivo de Podimo España, la plataforma de origen danés de pódcast y audiolibros que compite, entre otros, con Audible (Amazon), Spotify y Apple. En junio, la compañía cumplió dos años en el país, y desde entonces no ha parado de crecer. En los últimos seis meses, y tras apostar decididamente por invertir en España, ha multiplicado por tres el número de suscriptores y por cuatro el número de horas de escucha. “Además, entre enero y junio multiplicamos por cuatro nuestra inversión en nuevos contenidos para el mercado español comparado con el último semestre de 2021 y, probablemente, cerremos el año con un 50% de aumento de esa inversión frente al primer semestre de 2022”, explica el directivo.

Después del verano superaron la marca de los 100.000 usuarios de pago en España, la mayoría logrados desde marzo. Galiardo destaca cómo en los últimos meses “creadores muy potentes” han decidido dar el salto al mundo del audio y lo han hecho de la mano de Podimo. Resalta a Risto Mejide y Laura Escanes con Cariño, pero qué dices; Ana Milán y Sebastián Gallego, con La vida y tal; Ferrán Adrià con Innovar es de valientes, y nombres como Mercedes Milá o Sandra Barneda. También subraya el alto nivel de uso que hacen los usuarios de la aplicación. “La están abriendo varios días a la semana. Mientras van en transporte público, en coche, mientras pasean al perro o hacen tareas del hogar o cuando se van a dormir. Vemos cada vez más casos de uso, y eso nos hace ser optimistas de que Podimo tiene un buen encaje aquí”, continúa.

“Siempre existía la duda de hasta qué punto en España el usuario estaría dispuesto a pagar por contenidos de audio, pero vemos que cuando hay contenido de calidad y creadores potentes detrás, lo está. Hace un par de años pensábamos lo mismo con el vídeo y creíamos que la gente no iba a pagar por Netflix. Y lo hizo. Después dudamos de si iban a estar dispuestos a pagar por varios servicios, y resulta que sí lo están”, señala Galiardo, que apunta que el mercado del entretenimiento en audio espera alcanzar los 50.000 millones en 2026. “Una parte será publicidad, pero creemos que la mayor parte serán ingresos por suscripción”.

El mercado del entretenimiento en audio alcanzará los 50.000 millones en 2026, y confiamos en que la mayor parte sean ingresos por suscripción

Podimo cerró una ronda de financiación de 78 millones de euros en noviembre de 2021 y en julio de este año captó otros 58,6 millones. “Poder levantar ese dinero en la situación macroeconómica actual muestra el valor de la propuesta de Podimo y el enorme interés que hay por el sector del entretenimiento en audio. Hay muchas empresas apostando por el pódcast como Amazon, Spotify, Youtube. También TikTok y Twitter han dicho que van a entrar. Y aquí en España, las grandes cadenas de televisión como Atresmedia y Mediaset lo están haciendo con Sonora y a través de Mitele”, continúa Galiardo, que ve esta apuesta como algo positivo. “Hace que la categoría crezca y que haya mejor contenido disponible y se cree hábito de consumo”.

El directivo confía en la capacidad de Podimo para competir con estos grandes rivales. “Nuestro modelo es muy competitivo porque es muy local. El contenido que se consume en audio es en su inmensa mayoría contenido local, aunque haya sinergias de acuerdos globales sobre contenido que puedas llevar a varios países. Hay contenido que puede viajar en el mismo idioma o traduciéndolo, pero el humor, la cultura, es algo local. Por eso estamos creando equipos fuertes en cada país, para entender lo que está ocurriendo en cada uno y ser muy ágiles en la toma de decisiones. Además, apostamos por un modelo que pone al creador en el centro y eso exige una relación muy cercana. Queremos atraer a la plataforma a creadores que ya tienen grandes audiencias y también identificar antes que nadie qué creadores aún no conocidos van a funcionar, para lo que tenemos un programa de nuevos talentos”.

Podimo ofrece desde pódcast de 10 minutos a audiolibros de 20 horas. Y es que como señala Galiardo cada vez están surgiendo más formatos en ese punto medio entre el pódcast y el audiolibro: audioseries de todo tipo, relatos cortos en audio… Son varias las tendencias que apunta. Otras son la aparición de los video pódcast. “Nuestra apuesta es que todo el contenido que hagamos debe ser posible consumirlo solo en audio, pero nuestra aplicación tiene la opción de añadir vídeo, porque hay usuarios que, en algunos casos, quieren ver a sus creadores favoritos. Además, en algunos formatos tener un apoyo visual abre un mundo interesante. Por ejemplo, con los contenidos recientes de Halloween”.

Según Galiardo, cada vez hay más pódcast que se consumen de alguna manera en directo. “Estirando el chicle atrajo a 12.000 personas al Wizink Center y muchas más lo siguieron por streaming. También hace unos días se llevó a cabo el primer episodio en directo de La vida y tal y se agotaron casi 400 entradas en 40 minutos”. El directivo añade otra tendencia más: el creciente interés en llevar series y películas existentes al mundo del audio, y luego podcast que han tenido mucho éxito llevarlos a series o películas.

Que Amazon, Youtube Apple o TikTok quieran apostar por el pódcast hará que la categoría crezca y se cree hábito de consumo

“Si lo piensas, para un estudio es muy interesante hacer una prueba de concepto en audio, porque la producción de un episodio en audio cuesta unos 3.000 euros versus una producción audiovisual, que puede irse a los tres millones. Es un lugar interesante para experimentar y ver la acogida del contenido”. “Por eso, pese a ser muy locales, también queremos tener una presencia cada vez más global y poder llegar a acuerdos con Disney, Paramount, PRISA… nosotros podemos ayudar a los creadores a llevar su contenido no solo a pódcast sino también eventualmente a una serie o película”.

En este contexto, Podimo va a abrir su primer estudio de grabación propio en España para impulsar las producciones propias, los Podimos originals. “Hasta ahora, hemos crecido mucho cogiendo pódcast existentes que estaban en abierto con dificultad para monetizar y trayéndolos al muro de pago. Y hemos sido la puerta de entrada al mundo del audio de creadores de índole muy diversa apoyándonos en terceros, en productoras que nos daban una solución en mano. Pero, ahora, igual que hizo Netflix en su momento, entendemos que para continuar creciendo y desarrollar el negocio tenemos que producir cada vez más contenidos propios. Queremos meternos en la cocina”.

Galiardo cuenta que llevan un par de meses trabajando en ello y que esperan que el estudio esté operativo en el primer trimestre de 2023, entre febrero y marzo. “Estará en Madrid y la idea es que esté en una zona céntrica porque queremos que no sea solo un estudio de grabación sino también un estudio para recibir a creadores, para poder interactuar con ellos, explorar opciones. Queremos que Podimo no se sienta como una entelequia danesa, sino como una empresa que está aquí. Queremos crear un espacio físico donde surjan las ideas”. El directivo aclara, no obstante, que seguirán comprando contenido a terceros y seguirá apoyándose en muchas productoras diferentes.

Más allá de España, Podimo acelera en Latinoamérica, donde lleva casi el mismo tiempo que en España en fase exploratoria. Ahora ha tomado la decisión de desembarcar formalmente allí y crear equipo local. “Vamos a empezar por México, y la idea es lanzar antes de final de marzo de 2023. Estamos buscando un country manager y habrá un equipo de seis personas, con un presupuesto importante para contenidos”. Galiardo será la persona que lidere la expansión en Latinoamérica como general manager de los mercados de habla hispana. No será fácil, pues como reconoce allí la competencia de Spotify y Amazon es muy fuerte, pero asegura que hay indicadores que les hace ser muy optimistas.

Vamos a desembarcar formalmente en Latinoamérica. Empezamos por México, que tendrá equipo local y presupuesto para contenido

El directivo admite que la situación macroeconómica les va a obligar a ser más disciplinados en como gestionan la caja, pero afirma que son optimistas porque este mercado está aún en fase de crecimiento acelerado y la oportunidad a nivel penetración es enorme. Uno de sus aliados estratégicos, señala, son los medios de comunicación. Podimo tiene un acuerdo con el Grupo PRISA. “Hay muchas oportunidades de colaboración”, dice. “Una de las cosas que está funcionando muy bien es la idea de ofrecer un producto conjunto de suscripción a Podimo junto con una suscripción a un medio. Además, aquí en España, es uno de los países donde los daily (los pódcast diarios) están teniendo una excelente acogida, como demuestran las experiencias con Diario.es y Elpais.com. Son una herramienta muy interesante para un medio de comunicación para complementar sus canales y llegar a nuevas audiencias”.

Galiardo cuenta que están analizando cómo integrar el consumo de noticias en la app de Podimo. “Al final, si tienes a cientos de miles de personas entrando con mucha frecuencia a consumir audio, podrías plantearte también que ese fuera un canal donde en colaboración con medios de comunicación, pudieras dar al usuario avances de noticias y luego animarlos a que se suscriban a los medios de donde hemos sacado esas noticias”.

El máximo ejecutivo de Podimo en España destaca que su compañía quiere seguir empujando el proceso de monetización de los contenidos en España. “Por eso ahora, el principal objetivo es defender el modelo de suscripción, que creemos que es el que mejor puede ayudar al creador a monetizar, el que es más transparente y más justo”. Galiardo no descarta que a largo plazo Podimo pueda hacer algo parecido a Netflix e introducir la publicidad en su aplicación, pero insiste en que “a corto plazo no ocurrirá. El buen contenido tiene un precio y hay muchos creadores que trabajan duro para hacerlo y creo que hay que intentar defender esa idea”.

Normas
Entra en El País para participar