Sparc cubre la primera fase de financiación y anuncia que acudirá al Perte Chip

La planta generará en Vigo 60 empleos directos y 500 indirectos

Prevé fabricar más de 1.500 obleas al año para 90.000 microchips

Chips sobre una oblea.
Chips sobre una oblea.

El centro de producción de semiconductores fotónicos de Vigo, más conocido como proyecto Sparc (Semiconductor Foundry and Advanced Photonics Research Centre) va sumando etapas en su carrera por estar plenamente operativo en 2025. De los 66 millones de euros de inversión total que prevé movilizar hasta ese año, la primera fase de financiación ya ha sido cubierta por los socios fundadores, mientras que para el resto se pondrán en marcha rondas sucesivas hasta cubrir los fondos necesarios.

Además, se convierte en una de las primeras empresas en anunciar que acudirá a cuantas convocatorias del Perte Chip tengan encaje en su proyecto con el objetivo de poder optar a la recepción de los fondos públicos que movilice.

Los fundadores cuentan con el 94,4% del capital, mientras los socios financieros se reparten otro 5,5%. El equipo está liderado por el profesor de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo Francisco Díaz-Otero, que será el CEO de la compañía, con más de 15 años de experiencia en la industria y 10 años en el ámbito de la investigación.

Le acompañan en esta aventura Francisco Soares, como máximo responsable del área técnica o CTO, con más de 25 años de experiencia en fabricación, simulación y diseño y José Pozo, al frente del departamento creativo como CCO, ya que atesora también 25 años de experiencia comercial y desarrollo de negocio, Completan el equipo fundador como responsable de la dirección financiera o CFO de la compañía Eladio Crego, cuya trayectoria de más de dos décadas ha estado ligada a las startups y el venture capital y Carlos Mosquera, con más de 20 años de experiencia en consultoría e investigación.

La cúpula de Sparc contará también con lo que en inglés se denomina un advisory board, que consiste en la creación de un organismo que brinda asesoramiento estratégico no vinculante a la administración de una corporación. Estará integrado por José Capmany, Guillaume Binet y Liam Barry, según confirman fuentes de la sociedad. Entre los socios inversores e institucionales destaca la Zona Franca de Vigo, a través de la sociedad de capital riesgo VigoActivo y la Universidad de Vigo.

Las instalaciones de Sparc se ubicarán en la Zona Franca y la previsión es que fabriquen más de 1.500 obleas al año, superficie cristalina circular sobre la que se imprimen los chips y luego se cortan. Esta cifra supone contar con una capacidad para 90.000 chips, ya que cada oblea contiene 60 de estos dispositivos. Estos números convierten a Sparc en una planta de tamaño medio. De esta forma “dos tecnologías, como son la electrónica y la fotónica, se unen para crear una cadena de valor que atraiga a multinacionales a nuestro país y apuntale un sector innovador y en crecimiento”, explica Francisco Díaz.

Gracias a estos volúmenes de actividad, la fábrica generará 60 puestos de trabajo directo altamente cualificados y en torno a 500 empleos indirectos, ya que el sector estima que la industria de la fotónica genera unos ocho puestos indirectos por cada empleo directo.

Así, Sparc formará parte de ese ecosistema de empresas que integran toda la cadena de valor de la fabricación de semiconductores que quiere España fortalecer a través del Perte Chip con el objetivo de conseguir que uno o dos de los grandes fabricantes mundiales de estos dispositivos decidan instalar sus plantas aquí. Pero y Sparc, ¿tiene también su propio ecosistema de proveedores y compañías auxiliares para poder empezar a trabajar? El profesor Díaz asegura que en España existen numerosas empresas que diseñan, fabrican, testean, empaquetan o certifican estos componentes y “Sparc ya cuenta con el apoyo de una decena de ellas que participarán en este proyecto”.

 

Nuevo centro de tecnología y un ‘application lab’

Visita comisionado. El comisionado del Perte Chip, Jaime Martorell, en su ronda de contactos para pulsar la realidad del sector de los semiconductores, visitó la Zona Franca de Vigo y pudo conocer en detalle el proyecto Sparc. El delegado del Estado en la Zona Franca, David Regades, recuerda que se trató de un encuentro fructífero y muy positivo.

Aplicaciones. Regades destaca cómo nace en Vigo un nuevo sector gracias a los fondos de recuperación europea. Asimismo, anuncia la puesta en marcha de una asociación empresarial denominada Centro de Tecnologías Fotónicas y un application lab, encargado de demostrar las aplicaciones que tiene esta tecnología. El delegado del Estado en la Zona Franca de Vigo celebra que diez empresas del ecosistema nacional “ya han mostrado interés en este proyecto”.

Normas
Entra en El País para participar