Regulación

Cani Fernández propone a Rocío Prieto como directora de Energía de la CNMC

La actual subdirectora de Gas sustituye en el cargo a María Jesús Martín, nombrada consejera del organismo en septiembre

Cani Fernández, presidenta de la CNMC.
Cani Fernández, presidenta de la CNMC.

La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, propondrá en el pleno del consejo que se celebra mañana un importante nombramiento: el del nuevo responsable de la Dirección de Instrucción de Energía del organismo regulador sectorial. Este cargo está vacante desde que en el mes de septiembre su anterior titular, María Jesús Martín, pasase a formar parte del consejo de administración del organismo, en sustitución de Mariano Bacigalupo, quien, tras cinco años en el mismo, fue designado consejero de la CNMV.

Según fuentes del sector, Cani Fernández va a proponer para el cargo a la actual subdirectora de Gas Natural del organismo, Rocío Prieto. Aunque se trata de una convocatoria pública, de las dos candidaturas presentadas (además de Prieto, la de María José Samaniego, subdirectora de Energía Eléctrica), la presidenta someterá a aprobación la de Rocío Prieto. El pleno no tiene opción de votar por una de ellas, sino dar el sí o el no a la decidida por Cani Fernández y, según las mismas fuentes, no hay dudas de que saldrá adelante.

Su antecesor en el cargo, José María Marín Quemada, primer presidente de la CNMC tras la creación del organismo en 2012, interpretó (apoyado por un informe de los servicios jurídicos) que el nombramiento de los directores de Instrucción se podían hacer de manera directa. Tras la llegada de Fernández, en 2019, esta decidió que estos nombramiento debían realizarse mediante convocatoria pública, como así ha sido hasta ahora.

Un modo de demostrar “su independencia” del Gobierno (especialmente, del Ministerio de Economía, dada su estrecha relación con su actual titular, Nadia Calviño), señalan fuentes empresariales.

De esta manera se cubrió en 2020 la vacante de la Dirección de Energía que había dejado libre Fernando Hernández (propuesto en su día por el ministro de Energía del Gobierno de Mariano Rajoy, Álvaro Nadal), a la que accedió María Jesús Martín, a la sazón directora general de Energía del Ministerio de Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera. Precisamente, al puesto optó también entonces la propia Rocío Prieto.

Además de Energía, existen otras tres direcciones: Telecomunicaciones y Audiovisual; Transporte y Postal y Competencia, cuyos titulares tienen la consideración de altos cargos. La de Gas Natural es una de las cuatro subdirecciones que dependen de la Dirección de Energía,las otras tres son las de Energía Eléctrica; Regulación Económico-Financiera y Precios Regulados y Mercados Derivados de la Energía.

Estas direcciones instruyen todos los expedientes de la CNMC que terminen en un acto administrativo (propuestas de normas, sanciones, inspecciones...). En otras palabras, los directores son los intermediarios entre los servicios técnicos de la Comisión y el consejo, al que elevan periódicamente sus propuestas.

Rocío Prieto, sustituta temporal de María Jesús Martín desde la salida de esta, “es una profesional reconocida, y su cualificación está fuera de toda duda”, señalan las fuentes antes citadas. Ingeniera Superior de Minas, especialidad Combustibles y Energía, por la Universidad de Oviedo, procede de la antigua Comisión Nacional de la Energía (CNE), que el Gobierno del PP fusionó en 2012 con otros reguladores sectoriales, como el de telecos (CMT) y la autoridad de la Competencia (CNC). Tras su paso por Enagás, donde fue responsable de planificación y operación en el centro de control, Prieto ocupó en la CNE varios cargos en el ámbito de los hidrocarburos y del gas.

Política energética

La futura directora de Energía se ha ganado en los últimos años la confianza de la presidenta, no así de una parte del consejo. Estuvo muy ligada en su día a Marín Quemada, con quien compartió su beligerancia contra la política energética del Gobierno de Pedro Sánchez, añaden fuentes consultadas. Así, quedó demostrado en las polémicas circulares de la CNMC sobre la retribución de la redes de transporte y distribución de gas, que implicaban un fuerte recorte de los ingresos de las compañías del sector, especialmente, Naturgy, y Enagás.

Las convocatorias para ocupar las direcciones de instrucción del organismo no suelen resultar atractivas económicamente para profesionales del sector privado. De hecho, a esta última solo se han presentado las dos candidaturas citadas. Ciertos rumores apuntaban a que también habría optado Joaquín López Vallés, director de Competencia, algo que, finalmente, no se ha confirmado. También circuló el nombre de Milagros Avedillo, asesora del gabinete de Cani Fernández.

 

La artífice de los polémicos recortes a las redes de gas de 2019

En 2019, tal como establecía el real decreto ley de enero de ese año, que otorgaba por primera vez potestad normativa sobre activos regulados a la CNMC, el organismo lanzó 14 circulares que debían aprobarse antes del 31 de diciembre. La más polémica, aprobada ese verano, fue la que revisaba la retribución de las redes de transporte y distribución de gas natural, que implicaba fuertes recortes de los ingresos de las empresas del sector: Naturgy, Enagás, Madrileña Red de Gas, Redexis y Nortegas, muy especialmente, a las dos primeras.

Distintas fuentes coinciden en señalar que, detrás de la propuesta, se encontraban los técnicos de la subdirección de Gas, al frente de Rocío Prieto, la que será propuesta mañana al pleno de la CNMC como nueva directora de Energía. Aquellos consideraron que había que calcular la nueva base de retribución teniendo en cuenta los activos que, estando amortizados, seguían recibiendo incorrectamente ingresos por la inversión, lo que suponía una elevada sobrerretribución para las empresas.

El nuevo sistema de cálculo incluido en la conflictiva circular, implicaba un recorte de la remuneración de las distribuidoras del 18% de media anual entre 2021 y 2026. Un hachazo insostenible para las compañías, que se hundieron en Bolsa, pero que encontraron el apoyo del Ministerio de Transición Ecológica. Este temió nuevos arbitrajes contra España alegando retroactividad, que se sumarían a la avalancha de los protagonizados por las renovables, tras el recorte que Mariano Rajoy les asestó en el marco de la reforma energética de 2013.

Aunque el entonces presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, hizo un frente común con los servicios técnicos, la circular del gas (y alguna otra) fue tramitada de nuevo, con el apoyo de la mayoría del consejo de la Comisión. El recorte se rebajó finalmente del 18% al 10%.

Normas
Entra en El País para participar