Rusia suspende el acuerdo para exportación de grano tras el ataque a Sebastopol

El Kremlin acusa al Gobierno británico y al ucraniano de los daños sufridos por la Flota del Mar Negro y barcos civiles

Cosecha de grano en un almacén en Ucrania.
Cosecha de grano en un almacén en Ucrania.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha anunciado este sábado la suspensión del acuerdo para la exportación de grano ucraniano a través del Mar Negro, firmado el pasado julio con con Ucrania con la intermediación de Turquía y Naciones Unidas, tras los ataques de esta mañana contra el puerto de Sebastopol, en la península de Crimea. La decisión del Kremlin amenaza con agudizar la crisis de alimentos y la inflación a escala mundial. 

El acuerdo de salvoconducto ha sido crucial para permitir el flujo de millones de toneladas de grano que se habían acumulado en Ucrania tras la invasión rusa en febrero. "Teniendo en cuenta el acto terrorista llevado a cabo este 29 de octubre por el régimen de Kiev con la participación de expertos británicos contra la Flota del Mar Negro y barcos civiles involucrados en garantizar la seguridad del corredor de grano, la parte rusa suspende su participación de forma indefinida en la implementación de estos acuerdos", ha indicado Defensa en un comunicado. 

Además, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, declaró que la diplomacia rusa junto con "órganos competentes" estudiará "pasos prácticos" en relación a la participación de especialistas británicos en el ataque contra Sebastopol, que alberga la principal base de la Flota rusa del mar Negro.

En vista de estos hechos, añadió la diplomática, "la parte rusa no puede garantizar la seguridad de los buques mercantes" que participan en el acuerdo para la exportación de grano y "suspende su cumplimiento de manera indefinida".

"Las instrucciones pertinentes han sido impartidas a los representantes rusos en el Centro de Coordinación Conjunto de Estambul, que controla el transporte de los alimentos ucranianos", indicó Zajárova.

Ante las acusaciones, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, acusó a Moscú de usar un "falso pretexto" para suspender la exportación de grano a través del Mar Negro. A través de su cuenta de Twitter, Kuleba afirmó que el Gobierno ucraniano ya había advertido de que el Kremlin planeaba "arruinar" la iniciativa auspiciada por la ONU y por Turquía que permitió en verano retomar las exportaciones de cereal ucraniano, paralizadas por la guerra. "Ahora Moscú usa un falso pretexto para bloquear el corredor de grano que garantiza la seguridad alimentaria de millones de personas", declaró.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido contención para preservar los acuerdos internacionales. "Hemos visto las informaciones sobre la Federación Rusa respecto a la suspensión de su participación" en el acuerdo tras "un ataque" a su flota y "estamos en contacto con las autoridades rusas sobre este asunto", dijo el portavoz de la organización, Stéphane Dujarric.

"Es vital que todas las partes se abstengan de cualquier acción que pueda poner en peligro" el acuerdo, agregó Dujarric, que señaló que es un "esfuerzo humanitario que claramente está teniendo un impacto positivo en el acceso a la comida de millones de personas en el mundo".

Normas
Entra en El País para participar