Tecnología

La junta de Indra respalda a los nuevos vocales independientes y cierra la crisis de gobernanza

El nombramiento del nuevo consejero dominical de la SEPI, Juan Mosoco, sale adelante con un respaldo del capital presente o representado del 76,73%; los independientes superaron el 98%

Marc Murtra, presidente de Indra, durante la junta de accionistas celebrada hoy.
Marc Murtra, presidente de Indra, durante la junta de accionistas celebrada hoy.

Indra renueva su consejo y pone fin a meses de crisis de gobierno corporativo. En una junta extraordinaria celebrada hoy, sus accionistas han aprobado el nombramiento de siete nuevos consejeros, seis independientes y uno dominical, Juan Moscoso, a propuesta de la Sepi, primer accionista de la tecnológica con casi un 28% de su capital. Igualmente, se ha votado a favor de la supresión del voto de calidad del presidente no ejecutivo, Marc Murtra.

Los nombramientos de Belén Amatriain Corbin (exdirectiva de Telefónica), Virginia Arce (socia responsable del sector tecnología, telecomunicaciones y entretenimiento y medios de PwC España), Axel Joachim Arendt (exdirectivo de Rolls-Royce), Coloma Armero (abogada y exsocia de Uría y Menéndez), Olga San Francisco Martínez (asesora experta en el diseño de estrategias de transformación) y Bernardo José Villazán Gil (consejero asesor y presidente de la comisión de sostenibilidad y gobierno corporativo de Grupo Antolín) salieron adelante por mayoría suficiente, con el respaldo de más del 98% del capital presente o representado, que ha llegado a un quorum del 75,01%.

Amatrian, San Jacinto y Arce son los que han cosechado más votos a favor, un 99,82%, mientras el nombramiento de Juan Moscoso del Prado, ex diputado socialista, que ya había generado cierta discusión por su vinculación con el PSOE, es el que menos apoyos ha recibido, un 76,73%, lo que supone un cierto castigo a la SEPI.

La decisión de eliminar el voto dirimente del presidente, con el que podría desempatar en votaciones ajustadas, es la que ha más respaldo ha logrado, con un 99,98%.

Con estos nombramientos, el consejo de administración de Indra pasa de 8 a 14 miembros, siete de ellos independientes. A los seis nombrados hoy se suma Francisco Javier García, ex número dos del grupo Volkswagen. Este jueves, presentó su dimisión Ignacio Martín, el consejero independiente que quedaba, que  ya había anunciado en junio que saldría de la compañía una vez concluyera el proceso de selección de los nuevos vocales independientes.

Murtra destacó en su intervención el proceso de selección de los vocales, que "se ha llevado a cabo con un riguroso respeto a las políticas y normativas internas de la compañía, alineadas con el buen gobierno de las compañías cotizadas". Y resaltó cómo se restituye el equilibrio en el consejo, donde "todos y cada uno de sus miembros tiene el mismo poder de voto".

El presidente de Indra reconoció que el proceso ha sido complejo "tanto por su magnitud, como por las circunstancias en que se ha desarrollado", pero dijo que ha culminado "de manera satisfactoria para la compañía".

Durante la junta solo un accionista ha pedido la palabra y ha reclamado al equipo gestor de Indra que logren recuperar la capitalización de la compañía, "que ha sufrido con la crisis de gobernanza". También preguntó si el dividendo, recuperado por la tecnológica recientemente, ha venido para quedarse. Sobre este punto, el consejero delegado, Ignacio Mataix, ha señalado que se aprobará en función de la evolución de la compañía y de la caja.

Tras la junta, que ha trascurrido sin sorpresas como estaba previsto, la tecnológica buscará centrarse en el negocio y pasar página a uno de los momentos más complicados de su historia, tras la toma de posiciones de la SEPI y la guerra entre Murtra, hombre afín a Moncloa, y los vocales independientes del anterior consejo, que terminó con la destitución o dimisión de seis consejeros en una polémica junta de accionistas el pasado junio.

Unas salidas que contaron con el apoyo de la SEPI, el grupo vasco de defensa SAPA, que controla el 8% del capital y el fondo Amber Capital (5,1%), primer accionista de PRISA (grupo editor de CincoDías). Y que lelvaron a la CNMV a iniciar una investigación para determinar si había habido una acción concertada. De momento, este organismo no se ha manifestado sobre el asunto.

La nueva etapa que se abre ahora en Indra no está exenta de complicaciones. La compañía tendrá que atajar algunas corrientes de descontento que empiezan a surgir sobre la capacidad del equipo gestor actual para afrontar el futuro de la tecnológica, más focalizado en el negocio de defensa. El creciente choque entre Murtra y el consejero delegado del grupo, Ignacio Mataix, podría forzar la salida del CEO, según distintas fuentes del mercado.

Tampoco la gestión de Murtra parece convencer a algunos analistas e inversores, que cuestionan que, tras casi un año y medio en el cargo, no haya llevado a cabo ninguna de las acciones estratégicas que, según el mercado, baraja la compañía, como la entrada en ITP Aero o la venta de Minsait, dos movimientos que se presumen claves para Indra si quiere aprovechar el momento pujante que vive el sector de la defensa.

Los directivos, no obstante, puden presumir, de momento, de la situación financiera que atraviesa la compañía, con unas cuentas muy saneadas. Como aseguraba esta semana Iván San Félix, analista en Renta4 a este periódico, el nivel de deuda de Indra "es el más bajo en muchos años, lo que la hace estar preparada para tomar una participación en ITP. Y tiene margen para endeudarse más, si quiere efectuar otras compras en el sector de defensa”.

Normas
Entra en El País para participar