Reacción del mercado

El euro claudica y pierde la paridad con el dólar

La divisa europea cede un 1%

Euro pulsa en la foto

Los inversores han seguido con lupa los detalles sobre el futuro de la política monetaria del BCE. Más allá de la renta variable, que en las últimas jornadas ha venido experimentando una recuperación al calor de los resultados empresariales, donde más se está dejando sentir el alza de los tipos en el mercado de deuda. La subida de las tasas se traduce en un incremento del coste de financiación. Las rentabilidades de la deuda se alejan progresivamente de los mínimos registrados en 2020 cuando el BCE compraba ingentes cantidades de deuda. No obstante, el compromiso de la institución de mantener sin cambios los programas de compra de activos ayudan hoy a contrarrestar el aumento de las tasas. Las rentabilidades de la deuda retoman las caídas. En niveles intradía el bono español cae más de 21 puntos básicos y se sitúa al borde del 3%. Por su parte, el bono italiano pierde 31 puntos básicos, hasta el 4,1% mientras el alemán cede 20 puntos y por momentos se despide de la barrera 2%

La presidenta del BCE ha avanzado que las subidas se prolongarán, pero a un ritmo más moderado. Es decir, aleja la posibilidad de que la institución repita la jugada de la Reserva Federal y opte por un incremento de 75 puntos en diciembre. Esto unido a las perspectivas de deterioro económico contribuyen a aplanar la cuarva de deuda. Es decir, los rendimientos de la deuda a corto plazo superan a los de la deuda a largo. Una buena muestra de ello es el comportamiento de la deuda alemana. El bono a dos años se sitúa en el 1,78%, frente al 1,99% que registra el bono con vencimiento en 2032.

Un día antes de que la institución monetaria comunicara la tercera subida de tipos en lo que va de año, el euro logró recuperar la paridad contra el dólar por primera vez en un mes. Sin embargo, poco ha durado esta situación. A medida que Christine Lagarde aportaba nuevos detalles sobre el futuro de la política monetaria y las perspectivas económicas, la divisa europea fue perdiendo fuerza y cede un 1% hasta situarse en los 0.997 dólares. La presidenta del BCE se ha mostrado muy negativa con las perspectivas para los próximos meses. En su comparecencia ante los medios la responsable de la política monetaria ha señalado que existen riesgos para el crecimiento mientras espera que la inflación continúe siendo elevada. Además de por los temores de recesión, la debilidad del euro se ha visto ampliada por la fortaleza de la economía estadounidense. En términos interanuales el PIB de EE UU creció un 2,6%, superior al 2,4% que estiamaba el consenso.

A pesar de la debilidad que muestra este jueves, desde los mínimos del año rebota un 4%, una recuperación que en las últimas jornadas se ha visto impulsada por las expectativas de que la Reserva Federal empiece a plantearse una moderación en el alza de los tipos. Aunque el mercado descuenta que la próxima semana la Fed subirá las tasas 75 puntos básicos por cuarta vez en el año, en las últimas jornadas varios funcionarios han planteado la idea de que convendría empezar a moderar el ritmo ante las señales de desaceleración económica. Hasta el momento la fortaleza que muestra el mercado laboral ha sido el escudo que ha permitido a Jerome Powell acelerar la subida del precio del dinero. A día de hoy las tasas se sitúan en el 3-3,25%, máximos de 2008. Con la subida de 75 puntos básicos acometida hoy las tasas en la zona euro están en el 2%, niveles de 2009.

Con la vista puesta en los próximos meses los expertos aconsejan cautela. Desde Bankinter mantienen una estimación para fin de año entre el 0,90 y 1,00 dólares. Nivel que esperan que se mantengan durante todo 2023. Así, reconocen que "los fundamentales, en términos de diferencial de crecimiento, tipos de interés y seguridad energética, favorecen al dólar. Además, los riesgos en Europa son superiores por el menor margen de maniobra del BCE, el riesgo de fragmentación y mayor vulnerabilidad ante la crisis energética. El aumento del riesgo geopolítico tras las amenazas de Rusia favorece al dólar como divisa refugio por excelencia".

Normas
Entra en El País para participar