37º Congreso Aecoc de Gran Consumo

Ignacio González (Aecoc): “La alta inflación va a durar más tiempo de lo que pensábamos”

El presidente de la patronal de las empresas del gran consumo, Aecoc, reclama medidas que incentiven el gasto

Apunta a una caída generalizada en los márgenes del sector

La asociación celebra hoy y mañana la 37ª edición de su congreso anual

Ignacio González, presidente de Aecoc
Ignacio González, presidente de Aecoc

En poco más de un año desde que tomó posesión del cargo de presidente de Aecoc, Ignacio González, también consejero delegado de Nueva Pescanova, se ha encontrado con una situación inflacionaria que ha llevado a las empresas, y a los consumidores, a unas tensiones nunca vistas. El contexto de subida de los precios será el principal tema de discusión en la 37ª edición del Congreso Aecoc de Gran Consumo, que hoy y mañana se celebra en Santiago de Compostela.

El dato de septiembre muestra un IPC en la alimentación y bebidas en el 14%. ¿Cómo de grave es la situación?

Lo que se ha encarecido son los insumos que se utilizan para producir los alimentos: energía, materias primas... Hasta hace cuatro o cinco meses, nuestro sector estaba por detrás del índice general, pero en un momento dado, después de ejecutar planes de eficiencia, bajar costes internamente y reducir márgenes, no queda mas remedio que traspasar parte al consumidor. No se ha repercutido ni siquiera el 100% de lo que las empresas están sufriendo en sus insumos.

Esa distancia entre el IPC de los alimentos y el general es cada vez mayor. ¿No se vislumbra un freno?

Esto va a durar más tiempo de lo que, en un principio, pensábamos. Somos una víctima de la inflación: penaliza nuestra rentabilidad, nuestros márgenes y nuestros volúmenes. Por efecto matemático, la inflación irá bajando, pero no recuperaremos los niveles que teníamos antes. Cuándo terminará, no lo sé. Dependerá de cuánto tarden en encauzarse el resto de factores: energía, materias primas... Todo esto nos pone en una situación que casi ninguno hemos vivido. Pero el que más está sufriendo es el consumidor, que ve cómo su renta disponible no crece ni de lejos lo que crece la inflación. La está pagando con sus riñones. Como sector, lo fundamental es que protejamos al que nos paga los sueldos.

¿Cómo está actuando el consumidor ante esta situación?

Haciendo arbitrajes. Es un movimiento muy complejo. Dentro de nuestro sector, que sería importante que no fuese de esas categorías de la que el consumidor huye, pues crece la marca blanca; deja la carne roja y compra pollo; deja de comprar pescado fresco y compra surimi... La clave sería facilitar que el consumidor siga llenando su cesta sin alimentarse peor. Ese debería ser nuestro leitmotiv como cadena.

La clave debe ser facilitar que el consumidor siga llenando la cesta sin alimentarse peor

A este respecto, el Gobierno el debate sobre una cesta básica de la compra.

La distribución en España es ultracompetitiva. Somos los menos concentrados porque tenemos un fenómeno único que son las tiendas de proximidad. No hace falta que venga un Gobierno a decir lo que hay que hacer. Por otro lado, está el mensaje de culpabilidad. No me eche la culpa de algo que no me corresponde. Si me topas esa posibilidad de pasar una parte de los costes a mis precios, lo tendré que pagar quitando más costes y poniendo en riesgo la inversión en el empleo. La que más sufre siempre es la pyme, que es la que más dificultades, márgenes mas estrechos y más dificultad para absorber precios tiene.

¿Ve lógica la preocupación social por los precios, cada vez más altos?

El principal afectado es el consumidor, pero tenemos que hacer mucha pedagogía. Nosotros no nos estamos enriqueciendo, estamos sufriendo para que nuestros empleos se mantengan, las inversiones no caigan, los márgenes no se vayan a negativo, y que las empresas que estaban mas débiles no caigan. La realidad es que no somos un sector al que le guste la inflación, porque contrae la demanda.

¿Esta situación va a provocar una caída de las inversiones?

Hemos vivido momentos más boyantes que este. La inflación succiona los recursos de la economía. Lo que nosotros vamos a demandar también son medidas que incentiven el consumo. Hay responsabilidades que son indelegables, como la de la Administración.

Nosotros no nos estamos enriqueciendo, estamos sufriendo para que nuestros empleos se mantengan

Habla de aplicar el IVA superreducido del 4% a la alimentación de forma temporal. ¿Cómo se garantiza que los precios no van a seguir subiendo?

Si el compromiso del sector es reactivar el consumo, eso es fácil de comprobar y controlar. Si los precios bajan, das más renta disponible al hogar. Cuanto más humilde es un hogar, más le pesa el gasto en alimentación. Si los precios bajan, ese hogar gana renta disponible.

¿La cadena alimentaria está funcionando?

Fuimos un ejemplo durante la pandemia. Se reconoció la robustez y la eficiencia. Se volvió a demostrar durante la huelga de transportes, y ahora sigue ocurriendo. Es verdad que tenemos tensiones tremendas. Pero sigo estando orgulloso de un sector de gran consumo y agroalimentario en particular que se comporta como se comporta. Habrá empresas que no aguantarán esto, sobre todo pymes, y por eso reivindicamos esas medidas.

¿Toda la cadena está haciendo el mismo esfuerzo?

Esta es la primera crisis que afecta a todos los eslabones. Todos están haciendo esfuerzos. El gran mensaje de este congreso es que tenemos que lidiar esta situación como sector, y seguir siendo relevantes. Cuando pasó el Covid, no hubo duda. Ahora tenemos que hacer lo mismo, en una situación que es incluso más compleja.

¿Qué perspectivas ve de cara al final de año e inicio de 2023?

No será muy diferente a lo de ahora. Veremos ese arbitraje entre categorías. Los productos festivos de precio mas razonable tendrán mejor penetración. Y habrá una recuperación relevante de la hostelería, porque el año pasado hubo dificultades. También hay un Mundial de Fútbol, que es algo nuevo. Hemos pasado un verano anestesiados por la recuperación del consumo. El horeca ha tirado por la recuperación del turismo y ahora estamos dándonos de bruces con la realidad.

Hay muchas voces contra la entrada de la legislación de los plásticos el 1 de enero.

Somos una asociación que nace para velar por la competitividad de la cadena. En temas de sostenibilidad ha habido un montón de iniciativas. Pero llega un momento que, estando de acuerdo con los fines, no lo podemos estar con la velocidad, la intensidad ni cómo se hacen las cosas, sobre todo en este momento. Lo de los plásticos es el ejemplo mas claro. Queremos ser los más rápidos y los mas ambiciosos de Europa. Eso va a complicar la salida de la crisis, sobre todo a las pymes.

Normas
Entra en El País para participar