La eficiencia energética de los edificios españoles no debe esperar más

Los expertos creen que estamos en un momento idóneo para la rehabilitación por varios factores, entre ellos, el alto precio de la energía y la lucha contra el cambio climático que realiza la UE

La lucha contra el cambio climático emprendida por la Unión Europea, la carestía de la energía y la antigüedad del parque de edificios en España hacen imprescindible tomar medidas de inmediato para dotar a nuestras construcciones de eficiencia energética y hacerlas más sostenibles. “España requiere un esfuerzo adicional”, afirma María Canal, consejera económica de la representación de la Comisión Europea en España. La oportunidad que se presenta para llevar la sostenibilidad al parque de edificios español ha sido la idea más defendida en la segunda sesión del ciclo Acción Sostenible, organizado por CincoDías en colaboración con BBVA, titulada Edificios y barrios más sostenibles, los cimientos de la eficiencia energética.

Para Yago García-Gasalla, responsable de Eficiencia Energética en Iberdrola, “la mitad de la energía que consumimos en Europa se va en calentar cosas, un 60% en las viviendas, por lo que hay que tomar medidas”. Sobre todo, añade, teniendo en cuenta que en España “los edificios anteriores al año 2000 son de una calidad poco aceptable” desde el punto de vista de la eficiencia energética.

“Vamos a tener que multiplicar por 20 o por 30 nuestro ritmo histórico de rehabilitación energética en las viviendas y hacerlo de manera diferente a como rehabilitamos ahora, industrializando el sector, con soluciones muy estandarizadas, montando mucho más en fábrica para no tener más que ensamblar en el edificio y plantear actuaciones quirúrgicas en las casas. Hay que ejecutar muy rápido y no tardar dos años en hacer una obra”.

Inversiones rentables

Jacobo Anaya, director de energía y sostenibilidad de BBVA en España, indica que “más del 80% de los edificios tienen una calificación energética baja o muy baja” y dos tercios de la población vive en edificios verticales, con lo que “somos el segundo país con este formato en la zona euro”. Pero Anaya aclara que la buena noticia es que “las inversiones se pueden acometer, hay medidas muy rentables”. Resalta que el aporte económico ha de venir de la colaboración público-privada y que BBVA dispone de una línea de financiación sostenible de 300.000 millones de euros hasta 2025.

Más del 80% de las construcciones españolas tienen una calificación baja o muy baja

María Canal sostiene que la renovación de edificios es “un reto para que la Unión Europea dé respuesta a la estrategia contra el cambio climático”. Bruselas es consciente de que “hay que aumentar esa renovación” y, de ahí, que haya medidas de apoyo financiero. Canal asegura que en España “la tasa es inferior a la media europea y, aparte de financiación, “hace falta concienciación del problema, de que no se puede dejar a las generaciones siguientes”.

José Uruburu, técnico de rehabilitación energética de la Oficina Verde del Ayuntamiento de Madrid, confirma que las ayudas “son fundamentales, los precios de la energía están disparados y eso hace que el ciudadano se percate. Es el momento clave para acometer obras de rehabilitación energética”.

Una de las soluciones para García-Gasalla, dado que “vivimos en vertical”, es “aislar y cambiar las calderas, para lo que hay que estandarizar mucho la oferta”. Y hace un llamamiento, ya que la UE está colocando medios y liberalizando fondos, para que las Administraciones autonómicas y locales “también empujen, facilitando y simplificando todos los trámites y licencias y reforzando los mecanismos de control y supervisión”. Uruburu declara que las autonomías deben implicarse para facilitar suelo a las energías renovables.

Las ayudas económicas para afrontar la rehabilitación son fundamentales

Ayudas que llegan

El técnico defiende que las ayudas para lograr eficiencia y ahorro energéticos “son una inversión, no un gasto” y su retorno “es inmediato”. Sin embargo, “hay conciencia en la ciudadanía de que cuesta conseguirlas y que no acaban llegando. Esto lo tenemos que cambiar, porque sí llegan”. El Ayuntamiento de Madrid, pone como ejemplo, complementa las ayudas europeas hasta llegar al 100% del coste y “ha simplificado los planes anuales”.

Jacobo Anaya, director de Energía y Sostenibilidad de BBVA en España. ampliar foto
Jacobo Anaya, director de Energía y Sostenibilidad de BBVA en España.

“La buena noticia es que las inversiones en rehabilitación se pueden acometer y hay medidas que resultan muy rentables”

La experta de la Comisión Europea, quien afirma que las políticas en materia energética vienen “en cascada” de Bruselas, cree que hay hándicaps, como que los 226.000 millones de euros dedicados a la transición ecológica “no son suficientes” y que “los tiempos no van todo lo rápido” que se debería. Cada Estado miembro es “responsable” de disminuir la tarea.

Anaya comenta que el papel de las entidades financieras como la suya se divide en dos: por un lado, ser “un agente doble para generar un efecto multiplicador” y, por otro, trabajar en soluciones paquetizadas”.

Futuro próximo

El autoconsumo se perfila como una de las oportunidades más eficaces para conseguir la eficiencia energética, coincidieron los participantes. María Canal informa de que “las propuestas europeas sugieren adelantar los plazos en los que será obligatorio tener placas fotovoltaicas en todos los edificios”. Esta obligación, para cambiar lo que hay, conllevará “cierta presión” y puede llegar un momento en que las viviendas que no cumplan no se puedan ni vender ni alquilar.

A García-Gasalla, el hecho de que sea obligatorio le parece bien. “En Reino Unido se inició una experiencia casi fallida. Por un euro se aislaba la casa, pero el problema era encontrar gente dispuesta a ello porque había una dejadez general”. Imponer una medida suena mal al principio pero, a juicio de Uruburu, “lo asumiremos como hemos asumido bajar la contaminación que causan los automóviles o no fumar en interiores”. Para este experto, se llegará a comprender que una casa no sostenible “no se pueda comprar o alquilar”.

El autoconsumo representa “una oportunidad histórica”, según el directivo de BBVA, Jacobo Anaya. “En Europa, el autoconsumo está entre el 50% y el 60% de su capacidad, la tecnología fotovoltaica es muy competitiva y en España hay muchas horas de sol y terreno”.

García-Gasalla defiende otra energía renovable como es la geotermia. “El binomio solar-aerotermia es perfecto”, señala, y agrega que “con 25.000 euros de presupuesto es posible convertir una casa con una certificación energética F en B o C, aislando la fachada y la cubierta, cambiando la caldera de gas por una bomba de calor eficiente e instalando placas solares. Las ayudas, recuerda, alcanzan el 80%”.

Para todo ello, la pregunta es si hay personal cualificado para llevar adelante la renovación energética necesaria. El directivo de Iberdrola dice “que hay un desafío, hay que formar técnicos de todo tipo, pero estamos ante un mundo nuevo”. García-Gasalla apoya su afirmación en que, en el sector de la construcción, “en la obra nueva, la mano de obra que trabaja es eficaz y rápida”.

María Canal asegura que el potencial de creación de empleo en la rehabilitación energética es de “18 millones de trabajos directos, 700.000 de aquí al año 2030”. Aunque, eso sí, debe haber “una recualificación” de los trabajadores.

En la ciudad de Madrid, aporta Uruburu, la rehabilitación energética creó el año pasado 6.000 puestos de trabajo directos, si bien “detectamos que hay poca mano de obra cualificada” en este tipo de renovación.

Los participantes concluyen que la dotación de eficiencia energética en los edificios es, además de imprescindible, un hecho de lo más oportuno. Anaya manifiesta que se trata “de una palanca clave para descarbonizar, para nuestros clientes es una inversión rentable y aporta negocio”.

Uruburu también opina que estamos en un momento histórico para afrontar las rehabilitaciones “porque todos los factores van en sentido positivo, los precios, la guerra de Ucrania, el compromiso de la Unión Europea y las ayudas”. María Canal defiende que “aumentar la vivienda social sostenible en España es imprescindible para lograr una neutralidad climática en 2050” y Yago García-Gasalla, que “se acabó ya la energía barata”.

Obligaciones que están a la vuelta de la esquina en Europa

Propuesta. María Canal informa de que, en el marco de la comunicación de la Comisión Europea sobre el plan REPowerEU en mayo de 2022, se propone una revisión de la directiva sobre eficiencia energética en edificios para obligar a la instalación de energía solar en tejados en los casos siguientes: en todos los edificios públicos y comerciales nuevos con una superficie útil superior a 250 metros cuadrados en 2026, en todos los edificios públicos y comerciales existentes con una superficie útil superior a 250 metros cuadrados en 2027, y en todos los edificios residenciales nuevos en 2029. Esta propuesta continúa en estudio.

Concienciación. La consejera económica de la representación de la Comisión Europea en España quiere llamar la atención sobre lo necesario que es llevar a cabo campañas de concienciación ciudadana. Expone que las acciones individuales en Europa representan 13 billones de metros cúbicos de energía.

Inteligencia de datos. Yago García-Gasalla declara que la inteligencia de datos “nos permite ofrecer soluciones a los ciudadanos, reduciendo costes y optimizando los resultados”. Se utilizan para ello algoritmos alimentados con diferentes fuentes de datos, como pueden ser los consumos de energía o el catastro.

Bomba de calor. El directivo de Iberdrola es un firme partidario de la bomba de calor como medio energético ya que “tiene rendimientos del 300%-500% que permiten extraer tres unidades de energía del aire. Con una unidad de energía conseguimos cuatro unidades de energía útil para nuestra casa. Es decir, su rendimiento es de hasta el 400% mientras que el de una caldera moderna de gas es inferior al 100%”.

Normas
Entra en El País para participar