El proceso electoral en CEOE se inicia este viernes con Garamendi como único candidato

El proceso culminará el 23 de noviembre, fecha en la que se conocerá el nuevo presidente de la patronal para los próximos cuatro años

Antonio Garamendia, presidente de CEOE.
Antonio Garamendia, presidente de CEOE.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) pondrá en marcha formalmente este viernes su proceso de elecciones, que culminará el 23 de noviembre con la celebración de la Asamblea Electoral, de la que saldrá elegido el presidente de la patronal para los próximos cuatro años.

El actual presidente, Antonio Garamendi, ya ha confirmado que aspira a revalidar su puesto para una segunda legislatura y, si bien múltiples organizaciones de CEOE han mostrado ya su respaldo a Garamendi, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, abrió la puerta a competir por el liderazgo de la patronal.

Entre las organizaciones que han apoyado a Garamendi destacan Cepyme, la de autónomos ATA, la de jóvenes empresarios Ceaje y un gran número de asociaciones empresariales sectoriales y territoriales. Este mismo lunes, la madrileña CEIM. Este apoyo adquiere especial relevancia, ya que es una de las cuatro organizaciones de CEOE que no apoyaron el 'sí' de la CEOE a la reforma laboral. Se abstuvo en diciembre junto a Asaja (del campo), Anfac (automoción) y la catalana Foment.

Asedas, la principal patronal del sector de los supermercados, bajo la que se encuentran empresas como Mercadona, Dia o Lidl, ha mostrado este martes su apoyo explícito a Antonio Garamendi para su reelección como presidente de CEOE.

Otro candidato

Preguntado por la posibilidad de que se presente otro candidato, Garamendi destacó que él seguirá trabajando hasta el 23 de noviembre por "sacar adelante" el país "entre todos" y que después estará donde decidan los socios de CEOE. Eso sí, señaló que ha recibido el apoyo de la mayoría de organizaciones, aunque mostró su "respeto" si se presenta otro candidato, ya que la patronal es una organización democrática.

Pero antes de estas declaraciones, y en una entrevista en Radio Euskadi recogida por Servimedia, además de mostrar su "respeto" por la posibilidad de que concurra otra candidatura, el actual presidente dijo que no descarta que haya alguien que quiera tener "un minuto de gloria".

Los Estatutos de la CEOE recogen en su artículo 35 que "la Confederación comunicará a cada organización miembro de pleno derecho la composición inicial de la Asamblea General" con al menos 40 días naturales de antelación, plazo que se cumple al iniciarse este 14 de octubre el proceso.

Por su parte, el artículo 39 establece que "los candidatos a presidente deberán contar con el apoyo de, al menos, veinte representantes vocales de la nueva Asamblea General, que, a su vez, sean representantes de, al menos, cuatro diferentes organizaciones miembro de pleno derecho".

Negociación colectiva

Las elecciones de CEOE llegan en un momento en el que la patronal está siendo acusada por parte de UGT y de CC OO de "bloquear" la negociación colectiva y de no querer combatir la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores ante los niveles actuales de inflación.

Por ello, ambos sindicatos se manifestaron el 7 de octubre ante las sedes de las principales patronales del país. En Madrid, la concentración tuvo lugar ante la sede de la propia CEOE.

Tras las concentraciones ante las sedes patronales, UGT y CC OO desarrollarán acciones informativas en distintos centros de trabajo, especialmente en sectores cuyo convenio colectivo se encuentra sin renovación. El reparto de folletos y las movilizaciones tendrán lugar entre el 14 y el 28 de octubre.

Posteriormente, el 3 de noviembre convocarán una "gran manifestación" en Madrid, sin descartar seguir movilizándose en el futuro si CEOE no reconsidera su posición en la negociación colectiva.

Polémica por las bases máximas

En todo caso, el último choque con sindicatos y con el Gobierno es a cuenta de la subida de las bases máximas de cotización que recogen los presupuestos de 2023, en el entorno del 8,5%. La patronal calificó esta alza de "inadmisible" y criticó que se haga "de espaldas" al diálogo social.

Pero tanto sindicatos como Gobierno han defendido que es normal que si sube la inflación y se revalorizan las pensiones se incrementen también las cotizaciones máximas. Además, tanto el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, como la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, han manifestado su "sorpresa" por las críticas de los empresarios.

"Es importante saber que son las leyes de presupuestos las que establecen como se revalorizan o actualizan las cotizaciones"", dijo Montero, quien apuntó que es una "tónica habitual" que han hecho todos los Gobiernos. Así, recordó que en 2013 y 2014 el Gobierno del PP incrementó las cotizaciones máximas un 5%, con "inflación negativa".

Normas
Entra en El País para participar