Mercados

Por qué las cuentas de las empresas tecnológicas son ahora tan cruciales para los inversores

Con los tipos de interés al alza, el mercado penaliza a los valores cuyo precio se basa en perspectivas a más largo plazo. Las empresas con beneficios salen favorecidas

Operador de la Bolsa de Nueva York
Operador de la Bolsa de Nueva York

Los inversores del sector tecnológico ponen el foco más que nunca en los resultados empresariales. Con los tipos de interés al alza, queda atrás una época en la que las cuentas no eran tan importantes en un mercado dominado por movimientos puramente especulativos, incluso con empresas que perdían (mucho) dinero.

El cambio de rumbo de los bancos centrales, y las agresivas subidas del precio del dinero para luchar contra la inflación, han cambiado el escenario. En lo que va de año, las empresas tecnológicas en pérdidas han tenido un rendimiento peor en Bolsa y es probable que sigan haciéndolo, opinan los expertos. La ralentización de la economía y la amenaza de recesión hacen que sus acciones sean una apuesta mucho más arriesgada, lo que sugiere que el paso atrás de los inversores más osados desde el pico especulativo vivido en la pandemia puede no haber terminado.

Una cesta de empresas tecnológicas que pierden dinero recopilada por Goldman Sachs se ha hundido un 57% en 2022. A modo de comparación, un fondo cotizado en Bolsa centrado en empresas del sector que pagan dividendos ha caído un 22% (rentabilidad total), y el índice Nasdaq 100 ha caído un 32%.

El enfoque hacia los beneficios representa un giro brusco con respecto a las tendencias de la era de la pandemia, cuando los tipos ultrabajos y los estímulos económicos impulsaron el rendimiento de los valores de hipercrecimiento. La cesta de Goldman se disparó más de un 400% entre el mínimo de marzo de 2020 y el máximo alcanzado menos de un año después. Desde entonces ha caído un 73%.

Los descensos en las acciones tecnológicas se han producido a medida que la Reserva Federal ha virado hacia subidas agresivas de tipos para luchar contra la inflación, lo que supone un viento en contra para los valores cuyo precio se basa en sus perspectivas a largo plazo. La cesta de Goldman se hundió un 6,7% el pasado viernes, después de conocerse datos de paro mejores de lo esperado, lo que apunta a que la Fed tiene margen para seguir subiendo tipos.

"La rentabilidad se ha vuelto mucho más importante", señalan los analistas de Ameriprise Financial. "Puede llegar un momento en el que las empresas no rentables vuelvan a tener un rendimiento superior, pero no parece que la política de la Reserva Federal o el contexto del mercado les favorezcan. Les espera más sufrimiento hasta que veamos que la inflación se modera y la Fed reduce su ritmo de subidas”, añaden.

Estos analistas se decantan por las empresas con negocios estables y una gran visibilidad de los beneficios, como Apple, Microsoft, Visa, Mastercard y Nvidia.

Entre las empresas en pérdidas con los mayores descensos este año se encuentran Unity Software, Okta y Asana, todas ellas con pérdidas del 68% o más.

Si bien la oleada de ventas ha ajustado los múltiplos de precio-beneficio, muchas empresas tecnológicas no rentables -como los valores de software de alto crecimiento- siguen cotizando a valoraciones muy elevadas.

 

Mayor coste de capital y peores perspectivas de crecimiento

  • Negocio estable. Los expertos del sector tecnológico miran ahora a las empresas con estructuras de negocio más asentadas, no tanto a largo plazo. Con la subida de los tipos de interés se ha disparado el coste del capital de las compañías, además en un contexto de frenazo econonómico se han deteriorado las expectativas de crecimiento de ingresos. Por ello, las compañías que no registran beneficios pueden tener más margen de caída en Bolsa.
  • Rentabilidad. Ante las turbulencias del mercado, los analistas apuestan por los gigantes tecnológicos con modelos de negocio asentados, como Microsoft, Amazon y Alphabet (matriz de Google). Las firmas de inversión también apuntan hacia algunos fabricantes de chips que han alcanzado precios atractivos dada su debilidad en lo que va de año.
  • Largo plazo. Los analistas creen que las empresas no rentables de alto crecimiento volverán a vivir su momento álgido en Bolsa, pero no esperan que eso ocurra a corto plazo. “Con el tiempo, las acciones no rentables de alto crecimiento volverán, pero no esperamos eso durante mucho tiempo”, aseguran.
Normas
Entra en El País para participar