Las telecos elevan la presión sobre Competencia para que facilite la consolidación

Orange, MásMóvil, y Vodafone, envueltas en las grandes fusiones

La sentencia del caso O2 podría impulsar nuevas transacciones

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager.
La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager. REUTERS

Las telecos que operan en España se han convertido en los adalides de la presión del conjunto del sector sobre las autoridades reguladoras, especialmente Bruselas, para que facilite el reclamado proceso de consolidación. Primero con la fusión de Orange y MásMóvil en España, que implicará la fusión del segundo y el cuarto operador nacional, y después con la compra de MásMóvil Portugal por parte de Vodafone, que supone la integración del tercer y cuarto operador. Las telecos están poniendo a prueba el apetito europeo en aprobar las fusiones.

De esta manera, las autoridades de competencia, especialmente comunitarias, van a tener encima de la mesa dos expedientes de transacciones que suponen la reducción del número de operadores de red en cada uno de estos países. Las telecos y los reguladores ya han iniciado los primeros contactos informales dentro de este proceso.

En la fusión de Orange y MásMóvil, la revisión será realizada por la Comisión Europea, y ambos grupos tienen claro que será en profundidad, con lo que no terminará hasta el segundo semestre de 2023. En el proceso también podría participar la CNMC, con algún informe. Entre sus argumentos, según fuentes del sector, defenderán que la integración no afectará a la competencia en España y no implicará una reducción del número de operadores de red de cuatro a tres, porque en el mercado hay decenas de operadores, con tarifas convergentes fijo-móvil, algo que no sucede en otros países europeos. Además, en el negocio mayorista en la parte fija hay numerosas compañías con redes como Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil, Adamo, Lyntia, Avatel o MacQuarie entre otras.

En este sentido, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, parece respaldar la operación. Así, instó hace pocos días a tener en consideración la “competencia dinámica” del mercado en la decisión de las autoridades de la competencia sobre la fusión entre Orange y MásMóvil. En una conferencia organizada por Financial Times y la patronal de operadores europeos de telecomunicaciones ETNO, Calviño afirmó que “hay que evaluar la competencia efectiva en el contexto de la realidad, que está evolucionando y cambiando”.

A su vez, la revisión de la transacción entre Vodafone y MásMóvil en Portugal podría recaer en manos finalmente de las autoridades locales de la competencia, si bien las argumentaciones deberían estar alineadas de alguna manera.

En los últimos años, la Comisión Europea ha sido muy reacia a permitir las fusiones nacionales que redujesen los operadores de red. En 2016, y cambiando la doctrina de los anteriores comisarios comunitarios, Bruselas bloqueó la venta de O2 UK, filial de Telefónica en Reino Unido, a Hutchison, con el argumento de que penalizaba a la competencia, afectando a los precios. Pocas semanas después, los británicos votaron a favor del Brexit.

Litigio de O2

Ahora bien, hay todavía un litigio en las instancias judiciales europeas que podrían contribuir a acelerar los cambios. El sector espera la sentencia en segunda instancia del Tribunal Europeo de Justicia sobre el recurso presentado por la Comisión Europea contra la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea de 2020, por la que se anuló la decisión de las autoridades de la competencia comunitarias en la primavera de 2016 en la que se prohibió a Telefónica la venta de su filial en Reino Unido, O2, al grupo asiático Hutchison. La sentencia está prevista para principios de 2023.

Según fuentes del sector, si se ratifica la anulación, habrá “puerta abierta para fusiones y puedan quedar tres grandes operadores por cada país”.

La agencia Moody’s, que cree que la fusión de Orange y MásMóvil sería un precedente significativo para futuras operaciones, cree que la sentencia abriría el camino para una mayor consolidación. La firma señaló que sería positivo en términos crediticios para las operadoras, puesto que se reduciría la fragmentación del mercado, la competencia sería más racional y beneficiaría a todos los operadores.

Giro en Reino Unido

Ganadores. La sentencia del Tribunal Europeo de Justicia sobre el recurso de Bruselas por la anulación del bloqueo a la fusión de O2 y Three en Reino Unido supondría un cambio entre ganadores. Si se ratifica y pierde la Comisión Europea, ganaría la posición que tenía Telefónica en 2016 para fusionar O2 con Three, pero que se prohibió al grupo español. Según fuentes del sector, Telefónica no podrá recuperar lo que dejó de ingresar por no poder materializar la operación de O2 en 2016 y verse obligada a cerrar en 2020 su acuerdo con Virgin Media. Vodafone, que ahora negocia la fusión con Three, sería la beneficiaria, pese a que en 2016 fue el grupo que más quejas interpuso ante los reguladores para frenar la fusión de O2 y Three, porque perjudicaba a la competencia y a los usuarios.

Digi. Tanto en la operación de España como en la de Portugal entra Digi, que se ha convertido en el quinto operador español, con 4,4 millones de clientes. La empresa va a ser uno de los candidatos para adquirir los posibles activos que competencia obligue a vender a Orange y MásMóvil para aprobar su integración. Además, Digi irrumpió como quinto operador en Portugal, tras adquirir espectro en 2021. La empresa ya ha llegado a un acuerdo con Cellnex para desplegar red.

Normas
Entra en El País para participar