Destinia dispara sus ventas hasta 180 millones, un 13% por encima de los niveles precrisis

La agencia online ya factura el 60% de su negocio en el exterior. Los precios de los viajes se han disparado un 19% en lo que va de año

Ricardo Fernández, director general de Destinia
Ricardo Fernández, director general de Destinia

La reactivación del turismo ha sido balsámica para las agencias de viajes, el segmento más dañado por la crisis ligada al coronavirus. La reapertura de fronteras y la liberación de la demanda contenida durante dos años ha servido para enjugar parcialmente el agujero económico generado en los dos últimos años. Es el caso de la agencia de viajes online Destinia que prevé superar la facturación previa al coronavirus. "Llegaremos a los 180 millones de euros, lo que supondrá nuestro máximo histórico y superar en un 12,5% la cifra de negocio de 2019", recalca Ricardo Fernández, director general de Destinia, en una entrevista con Cinco Días. Si esta previsión se cumple se acabará con la travesía del desierto iniciada en 2020, cuando la facturación se desplomó a la mitad (de 160 a 75 millones de euros) y se recuperó solo parcialmente en 2021 (125 millones).

Fernández apunta a la salida a mercados exteriores como clave para la recuperación de la actividad y para anticiparse hasta dos años a la recuperación del sector, prevista para 2024. "En 2019, el mercado doméstico representaba el 60% de la cifra de negocio y ahora apenas supone el 40", subraya el director general de Destinia, que apunta a Brasil y EE UU como los mercados que ayudaron a contener el primer golpe del coronavirus. "Fueron los últimos en cerrar y la demanda se trasladó posteriormente a otros mercados europeos más tradicionales como Francia, Reino Unido o Portugal".

El repunte de la inflación, que se ha consolidado desde verano en tasas cercanas al 10%, no ha frenado la demanda embalsada desde marzo de 2020 y sí ha servido para elevar los ingresos de la compañía por el repunte de los precios. “La tarifa media de venta se ha incrementado un 19% hasta el tercer trimestre, pasando de 41 a 50 euros”, remarca Fernández. La “excelente” evolución en los nueve primeros meses del año se torna en incertidumbre para los tres últimos del año, en el que el turismo vacacional desaparece y es sustituido por el de negocios y el de ocio de fin de semana.

El director general de Destinia destaca la resiliencia de su compañía frente a otras agencias online con un modelo de negocio muy diferente. “La mayor dependencia de un segmento o de un mercado puede ser determinante para la salida de la crisis”. En su caso, Fernández enfatiza que actualmente vende viajes en 95 países, lo que ayuda a diversificar el riesgo frente a otras agencias dependientes de grandes mercados emisores como Reino Unido, y que su principal fuente de ingresos procede de la venta de camas de hotel, un segmento que se recuperó mucho antes que las aerolíneas, afectadas por las restricciones de movimiento o el alza del precio del combustible.

Normas
Entra en El País para participar