Von der Leyen presiona a los Gobiernos para una reforma integral del mercado energético

Bruselas plantea limitar el precio del gas, fijar un tope al TTF holandés y un nuevo mecanismo de compras conjuntas

Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.
Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

El tenso equilibrio después de los acuerdos del último viernes entre los 27 ministros de Energía europeos ha durado poco. La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, ha anunciado este miércoles que Bruselas está “preparada para debatir” sobre un tope al precio del gas. Esta iniciativa había quedado por fuera del pacto entre los países, debido a las dudas de países como Alemania, Dinamarca y Países Bajos que consideran que esta decisión podría limitar el suministro de GNL que llega a Europa.

La líder comunitaria no ha limitado su mensaje solo al límite en el precio del gas, sino que ha renovado su intención de debatir un nuevo arreglo que limite el impacto inflacionario en todo el bloque. “Este tope sería un primer paso en el camino hacia una reforma estructural del mercado de la electricidad”, ha afirmado ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Por la tarde, la Comisión Europea ha hecho pública una carta firmada por Von der Leyen a los líderes de los 27 en los que detalla una hoja de ruta para acciones futuras. Las propuestas incluyen establecer una plataforma conjunta de compras energéticas. una nueva referencia de precios que reemplace al índice TTF, mayor inversión en energías renovables y, nuevamente, el tope al precio del gas que se utiliza para generar electricidad.

El renovado plan de acción incluye, por primera vez, una limitación temporal al precio del gas TTF, mientras la Comisión desarrolla un índice complementario. Esta medida busca "demostrar que la Unión Europea no está dispuesta a pagar cualquier monto por el gas", destaca la misiva.

El Ejecutivo comunitario también ha alertado de los peligros de seguridad del bloque, ante lo cual sugiere realizar pruebas de estrés a los componentes claves de la red europea de energía y mejorar la vigilancia satelital. “Los actos de sabotaje contra los gasoductos Nord Stream nos han mostrado que tan vulnerable es nuestra infraestructura energética”, ha remarcado von der Leyen.

Nuevas sanciones a Rusia

Von der Leyen también ha aplaudido el acuerdo de los 27 alrededor del octavo paquete de sanciones a Rusia. "Nos hemos movido rápida y decisivamente. Estamos decididos a seguir haciendo que el Kremlin pague", ha destacado la presidenta de la Comisión en Twitter.

Entre las medidas, que deben ser publicadas en el Diario Oficial comunitario, se encuentra un precio tope a las ventas de petróleo ruso a terceros países, que fija la base legal del límite de precios que fue acordado por el G7 a comienzos de septiembre. “Esto debería limitar aún más la capacidad de exportación de Rusia y las relaciones que su industria sigue manteniendo, particularmente en el sector tecnológico”, ha destacado por la mañana el Alto representante para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. Este compromiso entraría en vigor el 5 de diciembre, junto con la decisión ya consensuada por los 27 para limitar la compra de crudo ruso que llega por tuberías. 

El centro de estudios CREA estimó este jueves que los países de la Unión Europea continúan siendo el principal importador de combustibles fósiles desde la invasión de Ucrania, con pagos por más de 100.000 millones de euros. En particular, los analistas destacan que los envíos de crudo ruso se han mantenido estables en septiembre, salvo en Grecia que aumentó sus compras a Moscú en el último mes. India, China, Turquía y Malasia son los países que más han aumentado sus niveles de compras de hidrocarburos rusos desde febrero, según este think tank.

Las autoridades europeas ya adelantaron que el octavo conjunto de sanciones aumentará el número de personas a las que se le congelaran los bienes que puedan tener en los Estados miembros y que no pueden entrar al bloque comunitario.

¿Cómo funciona el tope de precio al petróleo ruso?

El plan acordado por el G7 y consensuado por los 27 miembros de la UE establece nuevas condiciones a las empresas de servicios (seguro, finanzas y navegación), que sólo podrán ofrecer sus servicios a las embarcaciones que compren petróleo ruso por debajo del límite acordado. El éxito de la medida radica especialmente en las aseguradoras, ya que el 95% de ellas operan dentro del Grupo Internacional de P&I, una asociación basada en Londres.

La Casa Blanca prevé que la medida asegure una baja del 30% o 40% en los precios del petróleo ruso, incluso si China o India no participan.

Normas
Entra en El País para participar