La defensa anticrisis de los supermercados británicos parece débil

Están trasladando costes a los clientes, pero puede no durar mucho, y explicar el auge de Aldi y Lidl

Carritos de un supermercado WM Morrison, en Londres.
Carritos de un supermercado WM Morrison, en Londres. reuters

El martes, la cadena de supermercados Aldi sustituyó a Morrisons como cuarta con más ventas del Reino Unido, y el online Ocado cayó un 12% en Bolsa al advertir de la subida de los costes.

Los supermercados suelen ser valores defensivos en una recesión. Se recorta el gasto en comer fuera y se compran más alimentos, lo que permite a los minoristas subir ventas e incluso precios. En 2007-09, Tesco, la mayor cadena británica por cuota de mercado, subió su margen de ebitda hasta más del 8%. Y en la pandemia, las cadenas pudieron mantener unos márgenes relativamente altos pese a gastar más en limpieza.

Esta crisis parece diferente. Aunque la inflación de los alimentos sugiere que las empresas están trasladando costes a los clientes, eso puede no durar a medida que llega la recesión. Y puede ser la razón por la que las alemanas Aldi y Lidl se están expandiendo rápidamente, gracias a su oferta de tiendas más pequeñas y a su alcance global, que les permite ofrecer precios más bajos. Suman una cuota de mercado de más del 16%, según Kantar. Supera a la de J Sainsbury, el segundo grupo del país.

Los supermercados pueden sacrificar cuota de mercado y mantener precios, pero eso acabará debilitándolos. O pueden intentar vender más por internet, ya que Aldi y Lidl no tienen ese servicio, pero eso suele tener un margen menor.

La deuda es una complicación añadida para Morrisons y Asda. Ambas fueron compradas hace poco con apalancamiento. Desde principios de año, el retorno del bono de Asda para 2026 se ha duplicado, hasta superar el 9%.

Los analistas esperan que el margen de ebitda de Sainsbury’s y Tesco siga en el 7% durante dos años. Pero los niveles actuales parecen altos: Tesco convirtió apenas el 5% de sus ingresos en ebitda ya en 2018. Y las valoraciones están lejos de ser baratas: incluyendo deuda, Tesco vale unas 7 veces el ebitda previsto para 2023, en línea con el primer semestre de 2021. Pero con unas perspectivas poco halagüeñas y la expansión de Aldi y Lidl, es probable que las valoraciones de los grandes supermercados acaben en el pasillo de los descuentos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías