Juan Duyos: "Inditex debería apostar por la moda de autor"

Cumple 25 años como diseñador de moda y prepara un desfile de celebración para esta semana, con diseños inspirados en un viaje que realizó a Estonia

Juan Duyos: "Inditex debería apostar por la moda de autor"

Cumple 25 años en el mundo de la moda. Juan Duyos (Madrid, 1970) inició su carrera en este sector colaborando con diseñadores como Manuel Piña y Antonio Pernas, labor que compaginó con sus primeras colecciones junto a Cecilia Paniagua para la marca Duyos & Paniagua. Desde 1999 desarrolla su profesión en solitario bajo la firma Duyos, siendo un habitual de la pasarela madrileña. Fue director creativo de la marca Don Algodón y ha colaborado con otras como Levi’s, Swatch, Absolut, Repsol o Adidas. Recibe en su amplio estudio, próximo a la Gran Vía madrileña, donde atiende de manera personalizada a las clientas, y prepara un desfile especial para conmemorar este aniversario, que presentará el 15 de septiembre y está inspirado en un viaje que realizó este año a Estonia.

 ¿Qué ha aportado a la moda en estos 25 años?

Creo que al principio fue el minimalismo, una aportación de juventud y modernidad, algo que necesitaba España en los años noventa. Y rebeldía, algo propio de la juventud. Quedamos pocos de aquella época. Se necesita mucha energía y tesón y permanecer. Lo difícil es mantenerse, estar con los clientes, con los proyectos y en el lugar en que te gusta estar. Esto es ensayo y error, porque eres un creativo metido a empresario. Esos dos mundos tan diferentes, que tienes que hacerlos uno y hacerlo bien. Hay que pagar nóminas, a proveedores, y siempre aprendes del error. Creo que ahora mismo aporto sabiduría en la gestión de un negocio de moda.

¿Por qué es difícil perdurar en este sector?

Porque es difícil que la industria y el diseño se den la mano, algo que funciona en otros sectores, pero en este no funciona. Lo normal es que si hay talento se haga dinero con él, pero esta industria no se da la mano con el creador. Es una pena, porque creo que yo no soy peor que Marc Jacobs o Stella McCartney. Nuestros grandes grupos de moda han hecho sus propios modelos de negocio al margen de los creadores. Inditex es el gran grupo español y debería apostar por los creadores. Después de desarrollar la moda low cost, que es de lo que nos vestimos en el día a día, deberían apostar por la moda de autor. Yo siempre me he sentido como en un velero, libre, sin ataduras, ya que nadie me ha dicho lo que tengo que hacer.

¿Cómo ha cambiado la moda en este cuarto de siglo?

En la moda siempre se necesita un fenómeno, pero la gente joven no tiene una industria detrás que la respalde, tiene que ir tirando del carro sola y haciendo lo que puede. Es triste que se lance a un diseñador y que no haya detrás una base para respaldarlo. Lo que hay que hacer es ir adecuándose cada uno a su propio hábitat, pero es difícil. También ocurre que aquí te comparan con otros diseñadores de fuera y nosotros vivimos otra realidad.

¿Hay escasez de profesionales que trabajen en la industria de la moda?

Es una pena que se vaya perdiendo todo esto, porque tenemos cosas maravillosas, como los bordados de Lagartera, las pieles de Ubrique, los fabricantes de zapatos de Elda, y todo esto no se puede perder. Tenemos que mantener la base de artesanía que tenemos. Un día pregunté qué era la sostenibilidad, me lo tuvieron que explicar.

¿Por qué lo preguntó?

Porque no lo entendía muy bien, y me di cuenta de que soy sostenible desde el primer día. Uso tejidos que compro en Francia o Inglaterra, hago prendas que perduran en el armario, todas las costureras que trabajan conmigo son de aquí. Entiendo que todo tiene que convivir. Mi moda es como la alta cocina, que no es para todos los días. Todo debe convivir, pero la moda de autor es como vivir una experiencia de alta cocina.

¿Qué clienta se hace ropa a medida?

De todas las edades. Desde la veinteañera que viene a hacerse el vestido de novia a la de 80 años que viene a hacerse el vestido para la boda de su nieta. Es gente que entiende de moda y que aprecia la ropa hecha a medida. Tenemos una línea en Es Fascinante. En la pandemia nos decían que nos teníamos que reinventar, y las dueñas de esta web, que lo vende todo, me plantearon una colección de prendas en tejidos más asequibles, desde 195 a 400 euros. Con ellas [Valentina Suárez-Zuloaga y su madre, Margarita Ruyra de Andrade] he hecho este ejercicio común, de entender lo que se busca ahora, porque somos tantos consumiendo tanto, y si algo tiene alma siempre funciona. Ellas venden moda española multimarca de autor. Eso no existía, apoyan a los creadores. Afortunadamente esa mentalidad está cambiando, hay un orgullo por lo nuestro, y eso pasa en la cocina, donde nuestros cocineros son los mejores del mundo. En la moda nos hace falta más internacionalización.

¿Cómo vive la preparación de un desfile?

Es un formato creado en 1900 y nadie lo ha mejorado. Es un formato mágico, un riguroso directo, algo efímero, y es muy caro, porque lo ve la gente a la que invitas. Es una presión que tienes cada seis meses y lo expones para que los medios de comunicación lo cuenten. Da vértigo porque expones algo íntimo, y ahora hay muchos opinadores. La presión es tremenda porque todo el mundo te pregunta por todo. Son 12 minutos en los que no puedes fallar. Es importante estar ahí si tienes una marca de autor, es lo que marca la diferencia con otro tipo de marcas. Es un canal de comunicación que convierte la alta costura en un objeto de deseo.

¿Un diseñador puede vivir de la moda?

No te haces millonario, pero yo no me quejo, vivo bien y pago a los míos. Tengo un equipo de 10 personas, y ni en pandemia he despedido a nadie.

 

Normas
Entra en El País para participar