Inmobiliario

Colonial cuenta con munición de 2.600 millones para abordar compras

Desde 2015, el grupo ha destinado 3.870 millones a adquisiciones. El presidente de la socimi ya afirmó que están abiertos a mercados más allá de España y Francia

Colonial pulsa en la foto

Colonial tiene munición para salir a por compras. Los responsables de la socimi cotizada en el Ibex 35 han declarado desde el pasado año que están abiertos a inversiones dentro de lo que llaman sus planes Alpha de adquisiciones, incluso más allá de sus mercados actuales de España y Francia. Para abordar esa caza disponen de 2.557 millones de euros de liquidez, según se recoge en las cuentas semestrales recientemente presentadas por la inmobiliaria.

Concretamente, la histórica inmobiliaria cuenta con 467 millones en caja, a los que suma otros 2.090 millones en líneas de crédito no utilizadas y que desde la empresa señalan que pueden ser utilizadas para lo que disponga Colonial, incluidas posibles adquisiciones.

“Tenemos una capacidad de fuego relevante no utilizada”, afirmó a finales del pasado año Pere Viñolas, consejero delegado de la socimi, que cifró en “centenares de millones de inversión” para realizar compras. Viñolas reconoció entonces que debido a la crisis por la pandemia de Covid-19, la inmobiliaria pasó a estar en una posición compradora.

A inicios de verano, el presidente de la socimi, Juan José Brugera, insistió en esa idea, adelantando que la compañía estudia otros mercados en el exterior más allá de París, donde opera a través de su filial SFL. “Esta compañía sigue estudiando proyectos varios. Unos son dentro y otros son fuera. No hay ninguno que pueda anunciar ahora. Pero lógicamente por la estructuración del mercado de oficinas en Europa, lo que está más maduro es el mercado francés, el mercado alemán, Inglaterra y España”.

El valor bruto de las propiedades del grupo alcanzó los 13.334 millones en la tasación del semestre, un 8% más de forma interanual. Esa cifra la convierte en la segunda mayor patrimonialista por activos, por detrás de Pontegadea –la inmobiliaria del fundador de Inditex Amancio Ortega– con 15.264 millones y por delante de la socimi Merlin Properties (11.390 millones).

La apuesta de Colonial pasa por disponer de un portfolio de oficinas que denomina prime, en las mejores ubicaciones de Madrid, Barcelona y París.

Desde el año 2015, tras el saneamiento emprendido en la compañía desde 2008 por Brugera y Viñolas, la inmobiliaria ha invertido 3.870 millones en los llamados programas Alpha de adquisiciones. Además, se ha desprendido de inmuebles por 1.980 millones, lo que le otorga un saldo neto inversor de 1.890 millones. En 2017, además, lanzó una opa sobre su rival Axiare, por la que pasó a sumar 1.700 millones en activos. Entre los últimos movimientos ha estado el de reforzarse en su propia filial SFL, para hacerse con el 98% del capital, desde el 82% que contaba en junio del año pasado.

La última adquisición de Colonial ha sido la sede de la aseguradora Amundi en París, por la que pagó a través de SFL 484 millones a Primonial, haciéndose con uno de los grandes edificios de oficinas de la capital francesa. Entre esa compra y las ventas no estratégicas, en el primer semestre la empresa ha realizado unas inversiones netas de 434 millones.

Los 2.557 millones de liquidez permiten al grupo asegurar sus necesidades de financiación de los próximos años con un coste financiero ajustado, según explica la inmobiliaria en sus cuentas.

La compañía invierte actualmente 614 millones en capex de reformas y nuevos proyectos. Gracias a ese plan Alpha de inversión, espera 128 millones en rentas adiciones por sus alquileres de edificios de oficinas. Colonial ha asegurado ya nuevos ingresos anuales de 87 millones procedentes de los prealquileres cerrados de este pipeline de mejoras y obras.

De los nuevos proyectos, algunos ya están entregados, como el de la calle Miguel Ángel 23 en Madrid, que será la nueva sede de la consultora McKinsey.

Otro de los inmuebles que están a punto de ser entregados, con previsión en el tercer trimestre, es el de Velázquez 8 en Madrid, alquilado al 88%, según la presentación a inversores. En esa lista de proyectos también se encuentra el de Plaza Europa en Barcelona, el campus de Méndez Álvaro en Madrid (a entregar en 2024) y Biome y Louvre-Saint Honoré en París. Precisamente este último edificio será entregado en 2024 y estará ocupado totalmente por la Fundación Cartier, institución dedicada al arte contemporáneo.

Una fuerte pérdida de valor en Bolsa este año

Cotización. En lo que va de año, Colonial ha perdido cerca de un 24% de su valor en Bolsa, lo que abre la puerta a hipotéticas operaciones corporativas de posibles compradores interesados o, incluso, de otros movimientos impulsados por la compañía para ganar valor. Su capitalización se sitúa en algo más de 3.300 millones, lo que significa que cotiza con un descuento del 50% respecto al valor neto de sus activos, que asciende a 6.742 millones y que se ha incrementado un 17% de forma interanual. La compañía calcula el valor neto de sus propiedades por acción en 12,49 euros, muy lejos de los 6,095 euros con los que ayer los valoró el mercado en la sesión bursátil.

A principio de año cotizaba casi a la par que su competidora Merlin, pero la divergencia se ha acusado, ya que esta última socimi tiene un valor bursátil de 4.470 millones.

Deuda. Colonial tiene actualmente 5.228 millones de endeudamiento financiero neto y una calificación crediticia de BBB+ por parte de Standard & Poor’s. El 84% de la deuda bruta del grupo está compuesta por emisiones en el mercado de bonos, 100% verdes con un tipo de interés fijo. El apalancamiento actual es de un 36,9% respecto al valor bruto de sus activos.

Normas
Entra en El País para participar