Geopolítica>

EE UU reafirma que "no abandonará" a Taiwán y reaviva las tensiones con China

Tras haber ignorado las advertencias del Gobierno de Xi Jinping, la presidenta de la cámara de representantes, Nancy Pelosi, ha visitado la isla y reafirmado el apoyo de la Casa Blanca

Un grupo de manifestante pro-China pisa una foto de Nancy Pelosi, frente al Consulado General en Hong Kong, en China, este miércoles.
Un grupo de manifestante pro-China pisa una foto de Nancy Pelosi, frente al Consulado General en Hong Kong, en China, este miércoles. EFE

El avión que transporta a la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, despegó a las 18.01 hora local (10.01 GMT) del aeropuerto Songshan de Taipéi, después de una visita en la que ha prometido que "Estados Unidos no abandonará a Taiwán" y que ha indignado a Pekín. Pelosi, que pasó menos de 24 horas en la isla, visitó esta mañana el Parlamento taiwanés y posteriormente se reunió con la presidenta de la isla, Tsai Ing-wen, quien le impuso una condecoración por su "apoyo" al territorio.

Pelosi, que aterrizó ayer en Taiwán en contra de las advertencias del Gobierno chino de Xi Jinping, reafirmó este miércoles el respaldo de la Casa Blanca al Gobierno de la isla, elevando las tensiones geopolíticas y comerciales en el Pacífico. Pelosi, que técnicamente realizó una "visita no oficial", ha prometido que Estados Unidos no abandonaría Taiwán y reafirmó el apoyo de su país al gobierno "elegido democráticamente" en Taipéi.

Durante una ceremonia de la Oficina Presidencial con la líder taiwanesa Tsai Ing-wen, la legisladora norteamericana afirmó: “No abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y estamos orgullosos de nuestra amistad duradera. Ahora más que nunca, la solidaridad estadounidense con Taiwán es crucial". La de Pelosi es la visita de mayor nivel por parte de un representante estadounidense desde 1997, un movimiento que ha sido recibido por el Gobierno chino como “una gran provocación política”, según ha asegurado en un comunicado.  

Tsai, por su parte, ha afirmado que la visita de Pelosi muestra el firme apoyo internacional de Taiwán frente a una campaña de presión internacional de años encabezada por Beijing, que reclama la isla como su territorio. “Enfrentando amenazas militares deliberadamente intensificadas, Taiwán no retrocederá”, indicó Tsai, luego de otorgar un premio al legislador estadounidense visitante.

La respuesta de Pekín ha sido inmediata y ha prohibido desde este mismo martes la importación de cientos de productos alimentarios taiwaneses, a la vez que ha anunciado un despliegue militar que incluye el cierre de áreas marítimas por maniobras navales en el Mar de China Meriodional y en el de Bohai. “Los que juegan con fuego se acaban quemando”, fue la advertencia previa a la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Estados Unidos, ante su intención de estrechar relaciones con Taiwán, cuya soberanía reclama Pekín.

En concreto, ayer, minutos después del aterrizaje de la segunda en la línea de sucesión a la Casa Blanca en tierras taiwanesas, el Ministerio de Defensa de China lanzó un aviso sobre una serie de “maniobras militares dirigidas” con el objetivo de “defender decididamente la soberanía nacional y la integridad territorial del país”.

Además, la página web de la Presidencia de Taiwán sufrió un ataque informático externo que la dejó fuera de servicio durante unos veinte minutos, aunque su funcionamiento pudo ser recuperado horas después, según el portavoz de la Oficina Presidencial, Xavier Chang, citado por la agencia oficial taiwanesa CNA.

Normas
Entra en El País para participar