Meliá logra el primer beneficio neto desde el inicio de la pandemia

Ganó 3 millones entre enero y junio por el "turismo de venganza". Prepara una desinversión en la segunda mitad del año por 200 millones.

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.

Meliá da por finalizada la crisis del coronavirus y encara la recuperación con optimismo. La primera hotelera española, con una cartera de 378 hoteles (330 operativos y 48 firmados), obtuvo un beneficio neto de tres millones de euros en el primer semestre de 2022, lo que supone el primer resultado positivo desde que la crisis del coronavirus arrancó en el primer trimestre de 2019. Entre enero y junio, los ingresos crecieron un 143,6% anual hasta los 741,5 millones de euros, situándose apenas a 1,3 puntos de los niveles previos a la pandemia.

"Las tendencias que enmarcan nuestros resultados en la primera mitad del año son, sin duda, el fortísimo tirón de la demanda turística, descrito por algunos como “viajes de revancha”, como reacción a las restricciones vividas por la población mundial, demanda que viene acompañada de una menor sensibilidad al precio, un factor que pesa menos que la calidad, la seguridad, o la flexibilidad en la mente del consumidor de viajes post-Covid. En tercer lugar, la persistencia de un alto nivel de inflación y de un importante nivel de incertidumbre sobre el futuro no ha conseguido frenar el consumo a corto y medio plazo en el turismo", recalcó Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.

Confirma que alcanzará un ebitda de 400 millones y reducir 250 millones de deuda este año

Esa recuperación de ingresos y beneficio llevó a Escarrer a reconfirmar los mensajes trasladados a los accionistas de Meliá en la última Junta General de Accionistas. La compañía prevé cerrar este ejercicio con un resultado de explotación (ebitda) superior a 400 millones de euros y una reducción de deuda de 250 millones de euros. El consejero delegado también corroboró que la compañía prepara otra gran desinversión como la realizada en junio de 2021, en la que se obtuvo 204 millones tras desprenderse de ocho hoteles. El importe será similar y la operación se cerrará en el último trimestre de 2022.

El principal lunar de la compañía sigue siendo el elevado nivel de endeudamiento, que apenas se redujo en 3,4 millones de euros hasta los 1.330 millones de euros, "impactado negativamente por la apreciación del dólar frente al euro. En cualquier caso, la compañía subraya que la posición de liquidez asciende en la actualidad a 320 millones, lo que equivale a los compromisos de deuda de los dos próximos años, que ha dejado de consumir caja tras superar Ómicron y que la desinversión servirá para cumplir ese objetivo de reducción de 250 millones del pasivo.

Prepara una nueva valoración de activos para el cuarto trimestre de 2022

Meliá también confirmó que tiene previsto iniciar una nueva valoración de activos por un tercero independiente, en el cuarto trimestre de 2022. La última valoración corresponde a julio de 2018, en la que la consultora Jones Lang LaSalle cifró el valor de los activos inmobiliarios en 4.386 millones, de los que 3.758 correspondieron a los que se contabilizan por integración global y 628 a los activos en propiedad de entidades asociadas. Esa cifra supuso un incremento del 23,2% con respecto a la anterior valoración de 2015.

Normas
Entra en El País para participar