Pacto de Rentas

Calviño advierte a los agentes sociales de que no relajará su compromiso con el déficit

Mantendrá inamovible su objetivo de déficit del 2,9% del PIB para 2025 y se abordarán temas controvertidos como salarios, pensiones, funcionarios y gasto público

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño.
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, compareció en la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros para lanzar un mensaje en sentido contrario, o al menos con menor intensidad, que el lanzado el pasado lunes.

Entonces Calviño emitió una seria advertencia sobre los problemas económicos que hay que afrontar a lo largo de los próximos trimestres con una inflación desbocada y persistente que lastraría el crecimiento futuro. Tal era el grado de preocupación que convocó para hoy a los agentes sociales con el propósito de buscar un pacto de rentas y hacer frente común para lograr una salida de esta crisis de manera consensuada, o al menos intentarlo.

Ayer el mensaje que quiso lanzar fue más moderado y no dirigido al conjunto de la ciudadanía, sino al resto de los integrantes de la mesa del pacto de rentas, así como al resto de países del núcleo duro europeo.

La vicepresidenta insistió en su compromiso de que España va a realizar sus deberes y cumplir con el compromiso de la estabilidad. Tal y como se contempla en la actualización del Programa de Estabilidad, en el horizonte del año 2025, el déficit público se situará por debajo del 3% del PIB, en concreto en el 2,9% del PIB, al tiempo que la ratio de deuda pública bajará del 110% del PIB,hasta el 109,7% del PIB, unos objetivos que se antojan razonables respecto al escenario de reglas fiscales europeas, actualmente suspendidas como medida de gracia para hacer frente a la pandemia de Covid.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento fijaba unas reglas fiscales con un límite de déficit del 3% y del 60% del PIB para la deuda pública, nivel este último que todo parece indicar que se relajará y en cierto modo se adaptará a la situación de cada país, algo que no sucederá con el déficit público.

Hoja de ruta

Con este mensaje, la vicepresidenta económica se quiere sentar hoy con los agentes sociales y fijar una hoja de ruta que no va a estar exenta de sacrificios. Encima de la mesa estarán temas tan controvertidos como el compromiso de la revalorización de las pensiones en función del IPC, medida que podría consolidar en el sistema un gasto superior a los 15.000 millones de euros, cantidad totalmente inasumible en el momento actual.

La moderación de salarios de los funcionarios y del resto de los trabajadores, los beneficios empresariales o el control del gasto publico, serán otros de los temas que se abordarán en la reunión tras el fracaso de la anterior ronda que no llegó a compromiso alguno por parte de los agentes sociales.

Ayer, con su mensaje dulcificado, Calviño descartó que la economía española vaya a entrar en recesión, asegurando que el crecimiento se mantiene “fuerte” pese a las incertidumbres derivadas de la guerra de Ucrania, asegurando que se mantendrá este año por encima del 4%.

La vicepresidenta quiere sentarse en la reunión de hoy con un claro mensaje a favor de la estabilidad presupuestaria que hay que mantener aunque ello suponga duros sacrificios tanto a sindicatos como a empresarios.

Como segunda derivada, el mensaje de ayer iba en la línea de asegurar a los socios europeos que España es un país serio y que seguirá con su compromiso con la estabilidad y estar preparado para retomar las reglas fiscales una vez que la guerra sea historia y se decida nuevamente su aplicación, lo que parece que sucederá en 2024.

El Banco de España, y en concreto su gobernador, Pablo Hernández de Cos, fue quien lanzó el primer mensaje para alcanzar un pacto de rentas que contribuyese a frenar la espiral de la inflación. También el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en este tipo de pactos tanto en el ámbito salarial como en el de los beneficios empresariales, aunque sin ningún tipo de éxito, lo que explicaría esta segunda intentona de alcanzar acuerdos, si bien el horizonte temporal, una vez ha pasado medio año, podría estar pensado tanto para la segunda mitad del presente ejercicio como el próximo 2023.

Reunión al más alto nivel

Reunión. A las seis y media de tarde en la sede del Ministerio de Asuntos Económicos está convocada la reunión entre los agentes sociales y el Gobierno. La reunión, que será al más alto nivel, intentará retomar las negociaciones para alcanzar un pacto que contribuya al control de la inflación y sea un estímulo para la economía. Aunque en la convocatoria no se concretan los asuntos a tratar, no puede descartarse que tras el verano pueda iniciarse una segunda ronda del Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC).

Presupuestos. El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, advirtió ayer de que España se dirige a una “profundísima crisis económica” y ha urgido al Gobierno de Pedro Sánchez a “rectificar” sus políticas y cambiar el “rumbo”. En este punto, ha reclamado al Ejecutivo modificar los Presupuestos de 2022 al considerarlos irreales y elaborar los de 2023 adaptándolos a la “ralentización” que se prevé y al gasto en Defensa al que se ha comprometido España en la cumbre de la OTAN. “¿Qué más tiene que pasar para que el Gobierno se dedique a luchar contra los problemas de los españoles en vez de a luchar entre ellos y tratar de resistir a toda costa?”, se ha preguntado Feijóo en su intervención ante los comités de dirección del Grupo Popular.

Normas
Entra en El País para participar