La restauración colectiva pacta un alza salarial del 8% en tres años

El nuevo convenio fija una subida del 3% para 2022 y del 2,5% para 2023 y 2024

Camareros en una demostración en una feria en Ifema
Camareros en una demostración en una feria en Ifema

Los 100.000 trabajadores afectados por el convenio de restauración colectiva, que incluye a concesiones, banquetes o eventos, respiraron ayer al conocer que patronal y sindicatos alcanzaron un acuerdo para prorrogar el texto que regula las condiciones laborales de esos trabajadores. El punto más relevante del pacto es el incremento salarial pactado para los tres próximos años (2022-2024) del 8%, dividido entre un 3% anual para este año y un 2,5% para 2023 y 2024. “Es un balón de oxígeno para quienes trabajan en este sector, y más después de dos años de pandemia. Se recupera el poder adquisitivo a la vez que se asegura y mejoran las condiciones laborales. Todo ello frente a una patronal enrocada en congelar los salarios partiendo de una subida del 0%”, remarcaron desde CC OO.

El nuevo convenio colectivo también incluye una cláusula de revisión salarial, que seguramente será activada en la medida en la que los precios están creciendo muy por encima de los salarios (el dato adelantado del IPC de junio apunta a una subida del 10,2%). Esta establece que, si la suma del IPC real estatal (descontado el desvío de la inflación) de los años de vigencia (2022-2024) supera la suma de los incrementos salariales del 8% pactados para dicha vigencia, se hará una revisión de 0,5% por cada punto de diferencia que se produzca, con un tope del 2%. En cualquier caso no se aplicará con carácter retroactivo, ya que se activará a partir del 1 de enero de 2025.

Los sindicatos exigen una actualización similar del convenio en los hoteles, cuyos ingresos medios por habitación han crecido un 181% en los doce últimos meses y cuyas tarifas se han elevado un 35% en el mismo período. Al mismo tiempo denuncian que de los 52 convenios colectivos de la hostelería, 15 estan en negociación desde principios de 2022 y otros 13 han vencido hace más de un año. Esos 28 convenios afectan a 491.000 trabajadores.

Pero las reivindicaciones sindicales no se limitan en exclusiva al sector servicios, el más afectado por las restricciones al movimiento y la falta de contacto social. Tanto Unai Sordo como Pepe Álvarez, secretarios generales de CCOO y de UGT respectivamente, defendieron hace una semana una propuesta conjunta en unas jornadas organizadas por APIE, UIMP y BBVA en Santander, en la que reclamaban un alza del 3,5% con cláusula de revisión salarial vinculada a la inflación. El objetivo que persiguen es evitar una devaluación salarial como la sucedida en 2008 y que el coste de la medida se reparta con los empresarios.

Normas
Entra en El País para participar