Inmobiliario

JP Morgan irrumpe en la última fase de la compra a El Corte Inglés de la Torre Titania

Las pujas iniciales se acercan a los 230 millones, pero podrían mejorar. El grupo espera las ofertas vinculantes en las próximas semanas

Torre Titania junto a la tienda de El Corte Inglés de Castellana en Madrid.
Torre Titania junto a la tienda de El Corte Inglés de Castellana en Madrid.

El proceso de venta de Torre Titania, propiedad de El Corte Inglés y actual sede de EY, ha despertado el apetito de inversores y avanza a buen ritmo. Varios potenciales compradores ya han mostrado interés al grupo de grandes almacenes por hacerse con este activo ubicado junto la tienda de Nuevos Ministerios en Madrid del grupo de grandes almacenes.

Entre los interesados en la adquisición del inmueble aparece JP Morgan, a través de uno de sus fondos inmobiliarios, y algún inversor familiar, según explican fuentes del sector inmobiliario. También ha estudiado la operación el banco Credit Suisse, asociado en este caso a la socimi Colonial, que ejercería como gestor de la inversión y del activo.

Las primeras pujas no vinculantes recibidas por El Corte Inglés se sitúan en el entorno de los 230 millones de euros, aunque es previsible que puedan mejorarse cuando llegue el momento de presentar una oferta vinculante. Se espera que estas últimas pujas lleguen en las próximas semanas y no se descarta que haya más interesados en el activo.

Esta venta se enmarca dentro del proceso de venta abierto por el grupo presidido por Marta Álvarez para desprenderse de activos no estratégicos por alrededor de 700 millones. Como adelantó Cinco Días en febrero, El Corte Inglés movilizó a varias consultoras inmobiliarias para buscar compradores. Entre esas propiedades, también pretende desprenderse de un activo retail en la Puerta del Sol; otro en Portal de l’Àngel (la calle comercial más cara de Barcelona); un local situado en la calle Orense de Madrid; un terreno ubicado en la calle Alfonso Gómez, en la zona de Julián Camarillo de la capital, y un edificio de oficinas en Alberto Bosch (cerca del Museo del Prado), donde se ubican las oficinas de Viajes El Corte Inglés. La transacción de Titania cuenta como asesores con las consultoras inmobiliarias CBRE y Cushman & Wakefield.

Una de las peculiaridades del traspaso de esta torre es que forma parte de un activo conjunto con la tienda de Nuevos Ministerios de El Corte Inglés. De hecho, las seis primeras plantas corresponden a los grandes almacenes. Por eso, el grupo ha encargado al despacho Uría Menéndez que se encargue de la elaboración de un pacto legal para conformar una comunidad de propietarios. En ese acuerdo, por ejemplo, se podría especificar el caso de las fachadas (usos publicitarios) o los accesos independientes a las plantas de oficinas.

Después de las primeras muestras de interés, El Corte Inglés espera las ofertas vinculantes en las próximas semanas. Desde JP Morgan responden a este diario que no realizan comentarios sobre la información y, por su parte, un portavoz de Colonial contesta que la socimi no ha presentado oferta.

Titania fue levantada en la ubicación del desaparecido edificio Windsor, calcinado en 2005. Desde 2017 es la sede corporativa de la consultora EY, que ocupa sus 11 plantas y 20.000 metros cuadrados. La firma estadounidense cuenta con un contrato de alquiler hasta 2025. El apetito de los inversores se despierta porque Titania está ubicada en Azca, una de las zonas prime de oficinas de la capital, y donde salen muy pocos activos a la venta, además de ser el inmueble más nuevo de la zona.

Primeras ofertas

Esta es una de las joyas de la corona del patrimonio inmobiliario de El Corte Inglés. El grupo la excluyó de anteriores procesos de venta de inmuebles, pero ya en otoño sondeó su traspaso. Entonces mostraron interés firmas como Generali, Corporación Financiera Alba y Emperador (Andre L. Tan), según relatan fuentes del sector inmobiliario. Finalmente, El Corte Inglés encargó a Cushman & Wakefield y CBRE que estructuraran el proceso.

Torre Titania está encuadrada en el balance de Asón Inmobiliaria de Arriendos, una de las filiales inmobiliarias de El Corte Inglés. La entrada de EY como único inquilino supuso un antes y un después en las cuentas de esta sociedad. En 2016, sus ingresos eran de 3,8 millones. En 2017, año en el que EY estrenó sus oficinas, superó los 10 millones. En 2018 llegó a 12 millones y en 2019 rozó los 13. El mercado cifra en unos 34 euros por metro cuadrado el precio que abona EY, lo que resultaría en una renta anual cercana a los ocho millones.

El próximo propietario de Torre Titania tendrá, entre una de sus primeras tareas, negociar el contrato de alquiler con EY, que expira en 2025. Y además, contará con competencia a escasos metros en el mercado de oficinas, con El Corte Inglés como protagonista.

Para entonces, el grupo de distribución prevé haber concluido la construcción de Castellana 69, el inmueble diseñado por el estudio de arquitectura londinense Heatherwick y que se levantará sobre el antiguo parking de la estación de Nuevos Ministerios, cuyo suelo adquirió a Adif por 136 millones. Este contará con 15.000 metros cuadrados de superficie, y El Corte Inglés actuará como promotora para alquilar esas oficinas a terceros. Apenas 200 metros separan Torre Titania de Castellana 69.

Una cartera inmobiliaria de más de 16.000 millones

La cartera inmobiliaria de El Corte Inglés alcanzaba un valor de 16.100 millones de euros a 28 de febrero de este año, fecha en la que concluyó su ejercicio fiscal 2021. Es la cifra que resulta de la tasación elaborada por JLL, Savills y Tinsa, y de esa cantidad, 13.800 millones corresponden con el valor de sus centros comerciales. Los inmuebles destinados a oficinas se valoran en 947 millones de euros, en torno a 300 más que los centros logísticos. Junto a estos se suman otros 610 millones correspondientes a otros activos. Como reconocía en su última presentación de resultados anuales, la compañía destaca que cuenta con activos inmobiliarios “premium” en “todas las zonas comerciales clave”, y que está “llevando a cabo un proceso de reorganización de su presencia comercial, centrándose en los grandes almacenes que ofrecen todas las categorías”.

Según los datos aportados por la compañía, durante el pasado ejercicio cerró nueve grandes almacenes y dos Hipercor. En las últimas semanas, ha trascendido el cierre de un local comercial en Valencia, otro en la Gran Vía de Bilbao, y los centros ubicados en La Vaguada y Parquesur, junto a la clausura de la tienda enfocada a moda masculina ubicada en el número 52 de la calle Serrano. También ha transformado algunas tiendas en outlets, como el del barrio de Arapiles, también en Madrid.

Normas
Entra en El País para participar