La patronal siderúrgica reclama precios de la energía que les permitan competir

Unesid no descarta que las plantas tengan que parar si no se frena el coste de la electricidad

Industria siderúrgica pulsa en la foto

La Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid) ha reclamado este jueves unos precios "competitivos" de la energía para que el sector del acero pueda mantener los niveles de producción previstos, tras una "ligera" reducción de la actividad en el primer trimestre del año, motivada por los picos de los precios de la electricidad que se registraron en marzo pasado y por la huelga de transportistas. Su presidente, Bernardo Velázquez, ha reclamado a la vez "un marco estable donde poder desarrollar nuestra actividad, ya que no es bueno que las normas del juego estén cambiando continuamente".

A la pregunta de cuál sería un nivel óptimo de precios, Veláquez ha puesto como ejemplo el modelo energético francés, con un precio fijo de 42 euros por megavatio hora (Mwh), establecido en base al parque nuclear. En este sentido, desde Unesid esperan que el megavatio hora en España se estabilice entre los 130 y 160 euros. "No se trata de pagar más y esperar que luego se nos compense. Queremos pagar un precio que nos permita competir en el mercado global", han advertido.

En relación a las medidas que se han propuesto desde el Gobierno para hacer frente al incremento de los precios, el presidente de la asociación ha reconocido los esfuerzos realizados, pero ha expresado que las rebajas fiscales no reducen los costes energéticos a los que se enfrentan las empresas, "aunque son positivas para las familias". En este sentido, desde la patronal han eludido entrar a valorar los anuncios de posibles medidas que podrían aprobarse en el Consejo de Ministros del próximo sábado, ya que, "en estos momentos, no dejan de ser meros rumores" y han querido mandar un mensaje de optimismo porque "no hay una sola previsión que apunte a una caída de la demanda de acero mundial. Que sepamos, no va a haber recesión".

Pese al contexto actual, el presidente de la patronal siderúrgica ha destacado la recuperación de la actividad en 2021, que alcanzó en dicho ejercicio 14,2 millones de toneladas producidas, un 27% más que en el año precedente. No obstante, la actividad siderúrgica se redujo ligeramente en el primer trimestre de este año, principalmente por los costes energéticos y el paro de los transportes, quedando en una cifra algo inferior al millón de toneladas producidas.

Como amenazas inmediatas, Unesid solo cree que la actividad de las plantas podría verse interrumpida en el segundo semestre de este año si los elevados costes energéticos no logran frenarse. En el sector siderúrgico la competencia es mundial, los países compiten todos entre si, y si hay precios en otros lugares más baratos, las firmas españolas pierden atractivo. "Si el precio de la electricidad se cruza con la curva de costes de la siderurgia española, puede llegar el caso en el que hay que plantearse si merece la pena seguir trabajando", han explicado desde la patronal. En este sentido, y referido a otro de los riesgos que atenazan la actividad, han mostrado su convicción de que el sector del transporte no volverá a parar porque sería "un roto para toda la economía española".

Respecto a las previsiones para este ejercicio, el director general de Unesid, Andrés Barceló, ha manifestado que no esperan que el sector afloje su actividad, ya que "la cartera de pedidos se mantiene fuerte", aunque la producción estará marcada por la evolución de la economía. "Somos un sector muy cíclico, dependiente de la buena marcha de la economía", ha apuntado el presidente de Unesid.

Entre los motivos que llevan a pensar en que no se reducirá la actividad se encuentra la importancia y el peso que tienen las acerías en todas las actividades industriales, incluso para mantener a las renovables. "Frente a los problemas, que los hay, no nos podemos permitir caer en el pesimismo", ha expresado Barceló.

En línea con lo expresado por el presidente, el director general de la patronal criticó el actualsistema de fijación de precios en España. "Frente a la situación en Francia, lo que no es ideal son los precios que están saliendo en el pool, incluso después de la aplicación del mecanismo que topa el precio del gas para producción eléctrica", ha dicho Barceló.

En su opinión, hay una "perversión" del sistema, pues si en lugar de que case el último precio de una central de ciclo combinado de gas, lo hace una hidroeléctrica a un precio superior, éste recibe el precio que cobre esa central hidroeléctrica, más la compensación por existir el tope de 40 euros/MWh al gas, algo que ha dicho que "es duro de comprender"

Por último, Velázquez y Barceló han vuelto a insistir en que se autorice el aumento de la masa máxima autorizada de los vehículos de transporte de mercancías por carretera hasta las 44 toneladas, ya que abarataría los costes del transporte. El director general de Unesid ha dicho que el Ministerio de Transporte estaba dispuesto a hacerlo y se iba a hacer un proyecto piloto para la siderurgia, pero "se desvaneció", y ahora se está pendiente de que se cree un grupo de trabajo para que avance este asunto.

Normas
Entra en El País para participar