Venezianas, la marca italiana de zapatillas que nadie registró y ahora es un negocio

Una firma española se hace con el nombre de la categoría de calzado que popularizaron los gondoleros venecianos

Las alpargatas de terciopelo y suela de caucho se fabrican en talleres de la Toscana

Venezianas, la marca italiana de zapatillas que nadie registró y ahora es un negocio

Era el calzado con el que recorrían sus laberínticas calles los venecianos. Su origen se encuentra en el siglo ­XVIII, explica el distribuidor de calzado alicantino Pablo García, “cuando el terciopelo era barato y se empleaba la suela de caucho para que fuera impermeable al agua”. Al principio, lo usaba la gente humilde, más tarde lo empezaron a usar los gondoleros, que protegían con este tipo de calzado las embarcaciones, y finalmente lo calzaban los nobles para recibir en sus palacios.
Ahí fue cuando comenzó a popularizarse un calzado, conocido también como friulane, que también usaban los campesinos de la región de Friuli, al noroeste de Italia, que empiezan a utilizar trozos de tela de saco y gomas de bicicletas para las suelas de sus alpargatas. Toda esa historia la repasa García, miembro de la segunda generación de la empresa de distribución de calzado Entresuelo Shoes, ubicada en Villena (Alicante), al que le empezaron a soplar desde Italia que las slipper venecianas empezaban a convertirse en tendencia, en el calzado de moda. Varias firmas empezaron, de hecho, a copiar y a fabricar la alpargata en España.

Las zapatillas Venezianas se fabrican en talleres artesanos en la Toscana.
Las zapatillas Venezianas se fabrican en talleres artesanos en la Toscana.

“Nosotros decidimos que si era italiano lo queríamos fabricar en Italia. Y buscamos talleres artesanales en Lucca, en la Toscana, donde se confeccionaba este tipo de calzado, con el fin de hacerlo con la misma técnica y horma de allí”, explica García. En esa tarea de investigación encontraron el que consideran el mayor tesoro de la marca, además del saber hacer de los artesanos italianos: “El nombre de Venezianas no figuraba en el registro de patentes ni en el de propiedad intelectual”. Estaba libre, como también lo estaba el dominio de internet para toda Europa. “No nos podíamos creer que un nombre tan comercial estuviera libre. Creo que mucha gente debió pensar que ya estaba registrado, cuando no era así”, explica el empresario, que afirma que debido a este hallazgo todo ha sido más rápido de lo esperado. El primer viaje, para este cometido, lo realizaron en noviembre de 2021. Así fue como unos españoles registraron la marca Venezianas y decidieron lanzar una colección de zapatillas made in Italy, con material italiano –terciopelo, tejidos y caucho reciclado– y con el citado nombre.

“La imagen es muy buena y el proyecto tiene mucho recorrido y potencial de crecimiento porque se ha creado una nueva categoría de calzado que gusta mucho, sobre todo en el sur de Europa y cada vez más en los países del norte”, agrega.

Las suelas son de caucho reciclado.
Las suelas son de caucho reciclado.

La idea, además de asentar la red comercial que ya han comenzado en España, es expandir la marca por Europa y por Latinoamérica. A favor tienen las señales que les manda el mercado italiano, el que marca la pauta en cuanto a tendencia en calzado. No en vano, una de las mayores ferias internacionales dedicada a la moda y a la industria del calzado se celebra en Milán dos veces año, donde se presentan las colecciones de otoño-invierno y de primavera-verano.

La zapatilla Venezianas, con un precio que oscila entre los 69 y los 89 euros, lleva certificado de economía local circular, ya que utiliza goma de caucho reciclado, y apuesta por ser un complemento atemporal, con el uso de terciopelos, algodones, piel y hasta estampados de animal print, para los más atrevidos.

Toda la confección se realiza como antaño, de manera artesanal.
Toda la confección se realiza como antaño, de manera artesanal.

Normas
Entra en El País para participar