Impuestos

Las eléctricas caen en Bolsa al anunciar Montero un recargo fiscal para 2023

Hacienda maneja dos opciones: reformar Sociedades o crear un nuevo tributo

Central de ciclo combinado de Soto de Ribera, Asturias, propiedad de EdP.
Central de ciclo combinado de Soto de Ribera, Asturias, propiedad de EdP.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado que el Gobierno está trabajando en un recargo fiscal que grave los beneficios de las eléctricas y que entraría en vigor en 2023. La medida, reclamada por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, no obstante, está apenas esbozada, a juzgar por las declaraciones de Montero, que al igual que otros miembros del Ejecutivo llevó a 2023 las medidas en este sentido.

 Montero defendió, en una entrevista ayer martes en Televisión Española, que es “de justicia” que las grandes eléctricas “paguen una mayor parte” en impuestos porque han tenido más beneficios. Se ha mostrado de acuerdo con el “contenido y objetivo” de este recargo tributario, propuesto inicialmente por la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Las empresas del sector han liderado las caídas en el Ibex 35 después del anuncio de Montero. Así, Naturgy ha perdido el 3,08% en el día, Endesa el 2,9%, Acciona el 2,8% e Iberdrola el 2,7%. Han sido los cuatro valores con más caídas dentro del índice. El conjunto del mercado, por el contrario, ha terminado la jornada con descensos mucho más contenidos.

“Los inversores no deberían sorprenderse al ver que los gobiernos intentan aprovechar para captar una mayor proporción de los beneficios recurrentes”, comentan los analistas de Scope Ratings, en han alertado también del riesgo de que estas medidas erosionen la calidad crediticia y los planes de inversión.

La propuesta de Yolanda Díaz partía de fijar un recargo de diez puntos sobre el impuesto de sociedades, que tiene un tipo del 25 % salvo para banca y petroleras, que es del 30%. Con estas cifras aspiraba a un objetivo de recaudación de entre 1.500 y 2.000 millones de euros, tal y como señaló en un mensaje en Twitter el lunes. Montero no ha detallado la figura tributaria o la fórmula legal para aplicar esta normativa, aunque sí ha puesto en cuarentena esta propuesta de Díaz de un tipo especial en Sociedades: “A veces el vehículo del Impuesto de Sociedades no es el que aporta el mayor rendimiento”, ha explicado, recalcandoen todo caso que el recargo tendría que aplicarse en el próximo ejercicio fiscal, el de 2023.

Así, según fuentes cercanas al Ejecutivo indican que hay dos posibilidades abiertas: “Podría llevarse a cabo una reformulación en el Impuesto de Sociedades para estas empresas, que experimentarían un incremento de su tributación”, indican. La segunda vía sería la creación de un impuesto nuevo que gravase los mayores beneficios de estas empresas.

De la figura definitiva depende la fórmula legal de su aprobación, si bien ninguna de las dos medidas encaja dentro de la capacidad de un decreto ley. Así, deberían tramitarse como proyecto de ley para evitar que prosperen los eventuales recursos legales. “La fiscalidad no siempre se puede regular a través de un decreto ley o del proyecto de presupuestos”, ha explicado Montero en su entrevista televisiva.

Los debates, “mejor dentro del Gobierno”

La ministra de Hacienda ha dado un toque de atención a Díaz, al hacer un llamamiento “para que los debates se produzcan en el interior del Gobierno. Soy poco dada a la especulación y al ruido, para llevar a buen puerto la negociación hay que ser discretos y animo a todo el mundo a que siga ese camino”, comentó.

Ya la semana pasada, tras la primera propuesta lanzada por la titular de Trabajo, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, enmarcó este recargo fiscal en la negociación presupuestaria y resaltó la necesidad de consensuarla dentro del equipo económico del Ejecutivo.

Normas
Entra en El País para participar