Estrategias

Razones para más caídas bursátiles que invitan a la prudencia

La amenaza de recesión , el ajuste vivido ya por los bonos y unas valoraciones aún elevadas respecto a otras crisis aplazan un rebote sólido de las acciones.

Los expertos creen que es pronto para tomar posiciones y aconsejan cautela ante una caída de beneficios empresariales

Razones para más caídas bursátiles que invitan a la prudencia
Getty Images

Los recortes sufridos por las Bolsas en el año –el Ibex 35 es una de esas pocas excepciones tras un flojo 2021– dejan retrocesos del 15% en el EuroStoxx 50, del 17% en el S&P 500, del 28% en el Nasdaq o del 14% en el chino SSE Composite. ¿Son ya suficientes para volver a comprar? ¿Las alzas de esta semana son el rebote que pueda cambiar el rumbo de esas pérdidas en los índices? Quienes están invertidos en Bolsa esperan ansiosos una recuperación que aminore sus minusvalías, mientras los que están fuera buscan nerviosos el momento de entrar y hacer dinero. Pero los analistas creen que aún es tiempo de espera y cautela, mucho pedir para una sociedad que tiene en la inmediatez su plazo más largo. Esta misma semana el gigante de la inversión Black Rock rebajaba su perspectiva a neutral para la renta variable: “El panorama que vemos es más positivo, pero puede que no se aclare hasta pasados unos meses”.

¿Recesión a la vista?

Los porcentajes que los analistas dan a un escenario de recesión en las economías occidentales rondan el 20%. Pero la posibilidad de recesión, tras los últimos datos de drástico recorte del crecimiento económico, está ahí y pesa mucho sobre la Bolsa. Richard Bernstein, consejero delegado de Richard Bernstein Advisors, no cree que vaya a ser inminente. “Eventualmente tendremos una porque la Fed entrará en pánico en algún momento y probablemente apretará demasiado. Si vamos a tener una recesión, esta será la recesión mejor pronosticada de mi carrera. Normalmente las recesiones sorprenden a la gente, y les muerden el trasero”, comenta en una reciente nota. Frank Thormann, gestor de renta variable multirregional de Schroders, apunta que “la gran pregunta será si la Fed puede diseñar un aterrizaje económico suave o no. Evidentemente, si acabamos en recesión, los bancos podrían enfrentarse a un aumento de la morosidad”, explica.

Eoin Walsh, gestor de TwentyFour AM (Boutique de Vontobel) indica que “también se ha producido un ligero cambio en la narrativa, que ahora se centra en una posible recesión y no sólo en la inflación. El debate se amplía a si la Reserva Federal aumentaría sus tipos de interés en caso de recesión y la respuesta depende probablemente del tipo de recesión a la que se enfrente EEUU”, explica. Richard Dunbar, director de análisis en multiactivos de Abrdn, indica que la expectativa de que se produzca una recesión en EEUU se está convirtiendo en una opinión más extendida, aunque probablemente no haya sido descontada por todos los mercados.

La competencia de los bonos

Años y años de tipos cero o negativos han dejado a las Bolsas sin alternativas claras de inversión. Pero las subidas de rentabilidades en los mercados secundarios de deuda, con el 10 años estadounidense cerca del 3%, han supuesto un cambio radical: los bonos ya compiten con las Bolsas sobre todo en los perfiles más conservadores.

Los analistas de A&G Banca Privada indican el interesante cambio que se ha producido en el mercado. “Tras años instalado en el TINA (There Is No Alternative) el mercado se mueve hacia el TARA (There Are Reasonable Alternatives). El ciclo de mercados en el que no había alternativas a la renta variable, con la renta fija ofreciendo incluso rentabilidades negativas queda atrás y ahora, existen alternativas razonables. El listón parece estar cerca el 3% de rentabilidad para el bono americano y en esos niveles, se están ya registrando entradas de dinero significativas”. Una visión que comparte el experto de Vontobel: “los bonos a 10 años estadounidenses ofrecen ahora un rendimiento más razonable para los inversores”. Y añade: “además, el temor a que se produzcan pérdidas adicionales sustanciales también ha disminuido, ya que los rendimientos están ahora razonablemente por encima del probable tipo neutral de la Reserva Federal (alrededor del 2,5%)”.

La duda de los resultados

El proveedor de datos financieros Refinitiv apunta a que en el primer trimestre del año, los beneficios en el S&P 500 han crecido un 11,1% anual (ya han publicado resultados 474 de las 500). En el último trimestre de 2021 los beneficios empresariales habían subido un 32,1% anual y para el segundo trimestre de 2022 la estimación de Refinitiv es del 5,4%. Pero mirando más allá, las cosas se complican.

La Bolsa de EEUU aún cotiza a 19 veces beneficios, más que la media histórica de 16

Matthew Benkendorf, director de inversiones del fondo Quality Growth, advierte de que “durante las recesiones de los últimos 30 años, los beneficios de las empresas se redujeron entre un 20% y un 50%. No obstante, como ejercicio, si los beneficios se corrigen hasta la media de las recesiones pasadas (25%-30%) y los múltiplos se invierten hasta niveles de 14-16 veces beneficios (PER), entonces es posible que en el mercado de renta variable se produzca una corrección del 30% al 40%”, indica.

Una visión más tranquilizadora ofrece el experto de Schroeders, Frank Thormann, que reconoce que el incremento de beneficios e ingresos ha crecido en un porcentaje bajo en el primer trimestre, pero “de cara al resto del ejercicio, las estimaciones de beneficios no se están revisando al alza, pero tampoco están cayendo drásticamente”.Continuará la volatilidad.

Uno de los elementos que barajan los expertos para un posible rebote de las Bolsas es que el pesimismo haya llegado a un punto crítico. Históricamente, estas situaciones han dado paso a mejorías, al menos temporales. El experto en mercados Juan Ignacio Crespo apunta en un reciente análisis que este pesimismo puede alentar una recuperación pasajera para el S&P 500, aunque no así para el Nasdaq. Desde A&G Banca Privada indican que “las posibilidades de ver un rebote táctico son más altas que lo contrario. Para que ese rebote sea algo más estructural, el mercado posiblemente necesite más datos sobre el pico de inflación y cierta revisión a la baja de beneficios”, argumenta.

Hay que despejar las 3 ‘erres’ antes de invertir: recesión, tipos (rates) y riesgo

Silvia Dall’Angelo, economista senior de Federated Hermes Limited, apunta a que “es probable que la volatilidad persista a corto plazo, ya que no parece haber una tercera vía entre dos opciones igualmente desagradables, es decir, una inflación persistentemente alta frente a una recesión”, explica. Desde el banco suizo UBS, señalan que el inversor debe despejar las tres “erres” (recesión, tipos –rates- y riesgo) antes de que la confianza mejore de forma más duradera. En este contexto incierto, aconsejan a los inversores que se preparen para una mayor volatilidad en el mercado de acciones. Para UBS, invertir en compañías de valor, construir coberturas y apostar por materias primas y salud “pueden ayudar a mitigar el riesgo geopolítico”.

Precio y oportunidades

El mercado estadounidense está cotizando a un múltiplo de PER a futuro de 19 veces, en comparación con el promedio a largo plazo de 16 veces beneficios. En 2018, la última vez que el tipo de interés de los fondos de la Fed se situó en el 2,4%, cerca de la que podría ser la tasa neutral para el ciclo actual, el mercado cotizó a un PER de 14 veces beneficios y durante la crisis financiera, alcanzó un mínimo de 11 veces beneficios. “A diferencia de esa época, el sistema bancario está mucho mejor capitalizado ahora, y creemos que es poco probable que el mercado caiga a tales extremos”, explica Matthew Benkendorf, director de inversiones de Quality Growth .

Benjamin Melman, director de inversiones global en Edmond de Rothschild AM, apunta que “las caídas han sido impresionantes, pero todavía no detectamos señales que sugieran que es el momento propicio para aprovechar las numerosas oportunidades que han surgido”, explica. Y Sebastien Galy, responsable de estrategia macroeconómica de Nordea AM, también prefiere ser cauto. “Ante un entorno tan complejo, deberíamos ver a los inversores optar por la prudencia dentro de la renta variable, especialmente porque parte de las tecnológicas y el ladrillo sigue estando muy caros”. Y Richard Bernstein lo pinta aún más oscuro: “¿Cuántas veces hemos oído hablar de puntos de entrada en la tecnología? El Nasdaq ha bajado alrededor de un 30% desde su máximo, en el 2000 bajó un 75%. Estamos en medio de ello”.

Desde Bank of America apuntan en un reciente informe que esperan un 5 % más de caída para el Stoxx 600. “Nuestras sobreponderaciones defensivas favoritas son los servicios públicos y alimentos y bebidas, mientras que nuestras infraponderaciones cíclicas favoritas son los seguros y las finanzas diversificadas”, concluyen. Por último, Frank Thormann, de Schroders, recomienda “los proveedores de bienes o servicios fundamentales ya que serán los que mejor se comporten” y pone como ejemplos a Coca Cola o Microsoft. También se muestra muy favorable con el sector de la energía, que ha iniciado una nueva etapa con la contención de sus gastos. En definitiva, movimientos tácticos ante el riesgo cierto de que la Bolsa pueda seguir cayendo.

Llega el ciclo posmoderno

De 1980 a 2022. Un reciente estudio del banco estadounidense Goldman Sachs cree que este año entramos en un nuevo ciclo bursátil: el posmoderno. El anterior, el moderno, comenzó en la década de 1980, con las acciones impulsadas por una menor inflación, bancos centrales independientes, globalización, menor volatilidad, ciclos más largos y buena evolución del PIB.

Características. Para Goldman, el ciclo posmoderno que iniciamos este 2022 tiene otras características: la inflación es un riesgo mayor que la deflación; la regionalización domina sobre la globalización; los recursos se vuelven escasos con mano de obra y productos caros; hay una necesidad de más inversión, los gobiernos se vuelven más activos; y los inversores se centran más en los márgenes que en los ingresos. Y lo peor de este nuevo ciclo es que esperan ganancias más débiles.

Normas
Entra en El País para participar