Energía>

Extrema volatilidad en el precio del petróleo por la demora del embargo a Rusia y la fallida reactivación china

El barrill de Brent llegó a hundirse hasta alrededor de los 90 dólares y ahora se mantiene alrededor de los 113 dólares.

La refinería Danube del grupo húngaro MOL en Szazhalombatta, Hungría
La refinería Danube del grupo húngaro MOL en Szazhalombatta, Hungría REUTERS

El precio del petróleo se exhibe máxima volatilidad este martes, en el contexto una lenta reactivación económica en China tras levantamiento parcial de las medidas sanitarias y la demora del embargo europeo al crudo ruso como represalia por la invasión a Ucrania. El barril de Brent ha llegado a caer hasta los 90,8 dólares en la apertura de los mercados, pero durante la sesión se ha llegado a disparar por encima de los 119 dólares. Finalmente, se ha situado sobre los 113 dólares, una cifra cercana a los 112 del cierre anterior, según información de Intercontinental Exchange.

El uso de energía en China, que es el mayor importador de crudo del mundo, se ha visto afectado en el último mes por los duros bloqueos impuestos en ciudades clave para combatir los nuevos brotes de coronavirus. De hecho, las actuales variaciones se producen a pesar de que China ha implementado un amplio paquete de medidas para apoyar a las empresas y ayudar a la demanda, incluidas políticas para ayudar a las personas a comprar automóviles y para garantizar que el transporte de carga funcione sin problemas. 

A medida que se prolongan las restricciones de China, los bancos están moderando las previsiones de crecimiento en el mayor importador de petróleo. UBS ha recortado su proyección de producto interno bruto de 4,2% a 3%, mientras que JPMorgan Chase la ha rebajado a 3,7% desde 4,3%.

Por otra parte, la aprobación del embargo al petróleo ruso por parte de la Unión Europea se sigue dilatando. Aunque Hungría, el principal obstáculo para un acuerdo, había se había mostrado recientemente abierta a la posibilidad, su posición parece estar endureciéndose. Hasta el momento, un aplazamiento de dos años del embargo y cientos de millones de euros en inversiones ofrecidas por la comisión no han logrado que Viktor Orban levante su veto. Orbán ha indicado también que antes de aprobar cualquier nueva sanción contra los envíos energéticos del Kremlin sería necesario garantizar la seguridad energética de su país.

Aun así, algunos funcionarios europeos, como el ministro de energía Robert Habeck, se han mostrado optimistas. El funcionario alemán ha asegurado hoy durante una conferencia de World Economic Forum en Davos que el embargo a las importaciones rusas de crudo podría adoptarse en los "próximos días".

Normas
Entra en El País para participar