El coste de la soberanía energética, en el especial ‘Entorno’

Europa autoriza un aumento temporal de la generación de carbón ante la posibilidad de un invierno sin el suministro de gas ruso

Transición energética
Getty Images

Europa contempla desde ya una interrupción total del suministro energético ruso, dado el contexto bélico en Ucrania y debido al temor de que Moscú corte antes el flujo de gas y petróleo en represalia por las sanciones de Occidente y, en concreto, de la UE. Las consecuencias de este escenario son el tema principal de la edición especial de Entorno dedicada al sector de la energía.

Así, mientras el desenganche gradual sigue su curso, Bruselas apura la diversificación de suministro y el aumento de las reservas para el invierno, al tiempo que urge a los Estados a acelerar la inversión en energías limpias. Además, contempla fijar en todo el bloque un tope al precio del gas en caso de emergencia. Pero no descarta cortes o racionamiento de energía, ya que las medidas son insuficientes en caso de una ruptura abrupta.

En paralelo, representantes de los 27 países miembros del bloque discuten en Bruselas la propuesta de Berlín de embargar el petróleo ruso. Si la medida sale adelante, España deberá buscar otros proveedores para sustituir las 3,5 millones de toneladas de crudo e hidrocarburos que importó de Rusia en 2021. La sanción plantea así un dilema ético: la UE dejará de financiar la invasión de Ucrania, pero en lugar de eso deberá elegir si enriquece aún más a los frackers estadounidenses o o hace la vista gorda a la falta de libertades en países como Venezuela o Irán.

Mientras en los círculos de poder se debaten estas trascendentales cuestiones, en los despachos de las empresas la consiga parece ser amortiguar a toda costa el desorbitado aumento de los precios de la electricidad –que en un año han pasado de una media de 40 euros el megavatio hora a 210 euros–, al tiempo que se reduce la huella ambiental de sus actividades.

Consulte aquí el pdf completo

La inversión en eficiencia energética es la vía que ha encontrado el 98% de las compañías españolas, de acuerdo con un informe realizado en febrero por la consultora Sapio Research para ABB. Otro 54% prevé hacerlo este año.

La llamada de Bruselas para que los Gobiernos apuren el despliegue de fuentes de energías renovables está teniendo también un impacto en el empleo de este sector, que crecerá este año entre un 20% y un 30%, según la consultora de recursos humanos Hays España. Las compañías buscan perfiles para cubrir los puestos que se están creando en los nuevos proyectos de eólica, solar e hidrógeno verde, principalmente ingenieros con conocimientos de big data e inteligencia artificial, además de habilidades para la gestión de proyectos.

Normas
Entra en El País para participar