Blogs por Alejandro Gómez Pastor
Bitcoin

14 años de Bitcoin: ¿Éxito o fracaso?

Es hora de valorar hasta qué punto la irrupción de esta criptomoneda ha revolucionado los sistemas de pago o se ha estancado como activo de inversión

14 años de Bitcoin: ¿Éxito o fracaso?

A finales de 2008 fue publicado el White Paper con el que se daba a conocer Bitcoin, la primera moneda nativamente digital y basada en tecnología blockchain. Fue anunciada como la nueva “moneda del pueblo”, por la ausencia de una autoridad central que la controlase, y pretendía sustituir a los medios de pago tradicionales, como son el euro o el dólar. Su carácter transfronterizo y el acceso universal la hacían tremendamente atractiva para pequeños pagos y transferencias internacionales, sin embargo, su uso posterior ha resultado ser muy distinto.

Desde el primer momento, el elevado coste energético del mantenimiento de la red, así como la dificultad para gestionar volúmenes elevados de transacciones, pusieron de manifiesto los problemas con los que tendría que lidiar Bitcoin si quería hacerse un hueco frente a las alternativas tradicionales como el dinero en efectivo o las tarjetas de crédito. En estos años se han desarrollado múltiples soluciones, tanto en esta como en otras criptomonedas similares, pero si bien han mejorado sus prestaciones, siguen lejos de los niveles deseables para un sistema de pago global.

En términos de aceptación global, únicamente El Salvador acepta Bitcoin como medio de pago oficial en todo el país, si bien hay muchas compañías (cada vez más, de hecho) que, individualmente, aceptan criptomonedas como medio de pago por sus servicios. Sin embargo, Bitcoin sí ha resultado ser tremendamente aceptada como instrumento financiero en los mercados bursátiles. Su revalorización como medio de inversión, así como su volatilidad y su baja correlación con otros activos la han convertido en un activo altamente apreciado por los inversores, que buscan la diversificación de sus carteras y las revalorizaciones a medio plazo.

Por parte de las autoridades de todo el mundo, la prudencia ha sido la tónica habitual. Algunos países como China o la India sí que han legislado claramente en contra de Bitcoin, pero tanto EEUU como Europa se han mantenido expectantes, y ha sido en los últimos años cuando han empezado a elaborar la regulación completa de estos activos. Esta ausencia de una regulación global ha impedido un mayor crecimiento del sector de las criptomonedas, por no existir un marco legal que diese confianza a inversores y usuarios. Sin embargo, es previsible que esto cambie en el corto plazo. Sin embargo, la irrupción de monedas digitales emitidas por Bancos Centrales (CDBC por sus siglas en inglés) entra en competencia directa con el objetivo de Bitcoin, lo que supone nuevas trabas para su implantación.

Con todo lo anterior, no se puede hablar de éxito en Bitcoin, ya que no ha cumplido (al menos de momento) su objetivo primordial (servir de medio de pago universal), y aún no ha conseguido superar los principales inconvenientes que se le achacan. Sin embargo, esto no implica que vaya a desaparecer en el medio plazo, ya que se ha revelado como un activo financiero tremendamente valorado por los inversores, y su impacto como instrumento financiero puede ser incluso mayor una vez cuente con el reconocimiento legal del que ahora carece.

 

Todos los artículos de este blog describen únicamente la opinión del autor y no representan la postura de ninguna compañía o institución financiera

Normas
Entra en El País para participar