T. Rowe Price

Eric Papesh: “La realidad no es tan mala como apunta el sentimiento de mercado”

El experto en inversión 'value' de la gestora indpendiente de EE UU T. Rowe Price asegura que hay compañías que remontarán en la segunda mitad del año pese al riesgo latente de recesión

Eric Papesh, especialista del fondo US Large Cap Value Equity de T. Rowe Price
Eric Papesh, especialista del fondo US Large Cap Value Equity de T. Rowe Price

La inversión ­growth, enfocada hacia compañías de gran potencial de crecimiento incluso sin haber consolidado sus beneficios, encontró en Wall Street su paraíso en la última década. Los valores de crecimiento, liderados por la tecnología, han sido los reyes indiscutibles de la Bolsa de Estados Unidos desde la pasada gran crisis financiera. Pero ahora es el momento del value, según muestra la dinámica del mercado en el entorno actual de tipos de interés al alza y defiende Eric Papesh, especialista del fondo de Bolsa estadounidense US Large Cap Value Equity de la gestora independiente T. Rowe Price. Este fondo, con un patrimonio de 1.300 millones de dólares y que apuesta por grandes cotizadas de EE UU que han quedado atractivas por valoración en un año de rotundas caídas en Wall Street, registra por ahora pérdidas en 2022 del 7%. Su rentabilidad anual en el último lustro es del 9%.

¿Es exagerado el riesgo de recesión que sobrevuela el mercado?

Estamos en un momento de mucha incertidumbre y volatilidad. Sí creo posible un deterioro económico, se trate o no de una recesión. La Fed está en una posición muy difícil sobre cómo afrontar la inflación sin dañar demasiado la economía. Si eleva los tipos demasiado, el resultado puede ser una potencial recesión.

¿Qué probabilidad le da?

No tenemos un cálculo concreto, pero por los análisis que manejamos habría una probabilidad de un tercio para un aterrizaje suave de la economía, otro tercio para una recesión leve, de poca duración, y otro tercio para una recesión más profunda, el peor de los escenarios. Todas estas probabilidades tienen el potencial de materializarse en los próximos uno o dos años. Y en algún momento del futuro será altamente probable ver una recesión, la cuestión clave para todo el mundo es cuándo va a suceder.

¿Este año quizá?

Es posible. La subida que hemos visto de 50 puntos básicos de la Fed apunta en la dirección de nuevas alzas de tipos. El mercado cuenta con subidas de otros 50 puntos básicos en las dos próximas reuniones. El claro objetivo de la Fed es lograr tener la inflación bajo control.

¿La situación puede ir a peor en el mercado o ya se han puesto en precio las alzas de tipos?

El mercado está descontando más subidas este año y también en 2023. Pero elevar tipos no tiene por qué ser algo negativo, es necesario en este momento. Puede ser un buen soporte para ciertos modelos de negocio. Por ejemplo, es beneficioso para el sector financiero, lo hemos visto en el mercado estadounidense.

El caso opuesto es la tecnología, el sector más perjudicado por el incremento de tipos. ¿Tienen alguna tecnológica en su fondo?

Sí tenemos una porción aceptable de tecnología en nuestro fondo, de alrededor del 10% de la cartera. No tenemos en cartera compañías con las valoraciones más elevadas. Lo que tenemos es una representación del sector del software, Microsoft, y representación del sector de semi­conductores. Puede haber punto de entrada en valores growth, de forma individualizada, oportunidades atractivas. Microsoft tiene un perfil más cíclico que hace años, al igual que los semiconductores.

¿Están comprando ahora o es mejor esperar?

Nos gusta tener el fondo completamente invertido. Sí hemos reducido nuestra exposición al sector bancario en los últimos cinco o seis meses, que se ha comportado muy bien en el último año y medio. Y hemos añadido el sector de salud. La mayor exposición del fondo es a este sector, nos gustan las compañías de equipamiento médico, los proveedores de seguros de salud.

¿Está siendo el mejor momento para el value de la última década?

El estilo value ha estado lejos de las preferencias de los inversores estadounidenses desde el estallido de la crisis financiera. Y ahora estamos viendo que por supuesto que merece un lugar en las carteras, este momento de alzas de tipos le favorece. Después del predominio de la inversión growth en el mercado de Estados Unidos en los últimos años, podría estar cambiando la percepción de cómo es la Bolsa estadounidense. Nuestro fondo está cayendo el 5%. Por tanto, puede que la realidad no sea tan mala como apunta el sentimiento de mercado. Aun así, no recomendaría la exclusión del estilo growth de las carteras, el equilibrio entre ambos modelos de inversión es la opción más prudente para construir una cartera en el largo plazo.

¿Cómo valora la campaña de resultados en Wall Street?

Han sido bastante positivos hasta el momento. Los márgenes han respondido mejor de lo que se había anticipado en el actual contexto de inflación elevada. La expectativa de beneficios al final de 2022 es de un crecimiento del 1% al 2%. Una visión modesta pero positiva para lo que queda de este año para las empresas estadounidenses.

Pero el sentimiento del mercado es muy negativo y no se descarta una recesión este año...

Cierto, hay una falta total de visibilidad en el mercado, especialmente en Estados Unidos. Pero la realidad es que si bien el growth tiene una evolución muy mala en lo que va de año en EE UU, el índice value está cayendo mucho menos, un 10% el índice Russell 1000 Value frente al 27% del Nasdaq. Y aunque no es un resultado positivo, no se puede decir que sea extremo.

¿Ve posible que su fondo acabe el año en positivo?

Por supuesto. Hay compañías que podrán mejorar sus márgenes en un plazo de seis a 12 meses. Sí creo que hay margen de mejora en Bolsa para ciertas empresas en la segunda mitad del año.

¿No se está subestimando en el mercado el riesgo geopolítico de un conflicto global?

No lo creo. Obviamente, hay un impacto directo en las compañías de materias primas. En nuestro fondo hemos tenido la aportación positiva de empresas dedicadas a la agricultura, de productos químicos o fertilizantes, como CF Industries y Bunge. También tenemos exposición a la industria de defensa, que ha registrado otro fuerte ascenso, a través de ­L3Harris. Y estos eventos geopolíticos van a seguir influyendo en la economía durante tiempo.

Normas
Entra en El País para participar