La Audiencia Nacional mantiene a Sánchez Galán imputado por el caso Villarejo

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

La sala de lo penal de la Audiencia Nacional ha desestimado un recurso del presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez Galán y ha acordado mantenerle como investigado en la pieza del caso Tándem en la que se investigan los encargos por parte de la compañía a empresas vinculadas al excomisario Villarejo.

En un auto fechado este viernes, la Sala recuerda que se le imputan de forma provisional delitos de cohecho activo continuado, contra la intimidad y continuado de falsedad en documento mercantil cometida por particular, por lo que desestima el recurso del presidente de Iberdrola.

Los magistrados añaden que las penas que pueden imponerse por estos delitos pueden ser superiores a cinco años de prisión y alcanzar hasta doce de inhabilitación, por lo que conllevan unos plazos de prescripción -uno de los argumentos esgrimidos en el recurso- que no habrían transcurrido al iniciarse estas diligencias en el año 2019.

Según consta en la instrucción, que no ha finalizado, los hechos investigados habrían ocurrido en 2004, 2005, 2011 y 2017; será por tanto una vez finalizada esta o en el juicio oral cuando se dirima dicha cuestión, en función de si se trata de delitos conexos, continuados, distintos delitos o si hay concurso entre ellos.

Asimismo, la Sala rechaza la petición del presidente de Iberdrola de que se procediera a la investigación sobre el acceso ilícito a sus conversaciones privadas por parte del investigado José Manuel Villarejo, petición que ya fie desestimada por el juez instructor.

Las anotaciones realizadas por Villarejo en una agenda personal no eran más que una referencia a Sánchez Galán efectuadas por un investigado, en un documento privado, para su manejo personal, sin que de ello se desprendan indicios de actividad delictiva alguna que permitan el ejercicio de acciones contra su autor.

De ellas sólo cabe inferir el conocimiento que tuvo el investigado Villarejo de que Sánchez Galán participó en un almuerzo con determinadas personas y del contenido de las conversaciones que mantuvieron, información que puede obtenerse de forma lícita, de muchos modos, sin que conste de modo indiciario que no fuera así.

Por otra parte, añade el auto, los hechos que denunciaba Sáncgez Galán no son objeto de esta investigación, sobre los supuestos encargos que la entidad Iberdrola habría hecho a empresas vinculadas a Villarejo, entre ellas Cenyt.

El juez instructor investiga en esta pieza separada si Iberdrola contrató al excomisario por un millón de euros entre 2004 y 2012 para, entre otras cosas, infiltrarse en plataformas contrarias a sus intereses o investigar a un accionista crítico con su gestión.

Normas
Entra en El País para participar