Productos bancarios

Depósitos: cómo conseguir una rentabilidad del 1% para los ahorros

Los mejores intereses para suavizar el golpe de la inflación se encuentran en las entidades extranjeras

Depósitos pulsa en la foto

El dinero en depósitos continúa creciendo. Roza los 974.000 millones de euros, según los últimos datos del Banco de España correspondientes a marzo. La cifra es un 5,5% superior a la de hace un año. Los españoles siguen confiando en este producto de ahorro sin riesgo, que actualmente ofrece rentabilidades algo por encima del 1% en el mejor de los casos. Aunque ni de lejos consiguen batir la elevada inflación, que se sitúa en el 8,4%, sí permiten suavizar la pérdida de poder adquisitivo.

Hoy por hoy, únicamente se pueden encontrar remuneraciones del 1% o superiores en bancos extranjeros por medio de la plataforma Raisin, 100% online. Algunas de sus entidades colaboradoras, como Banco Progetto o Haitong, han realizado pequeñas subidas en los intereses en las últimas semanas. El mercado ya descuenta un incremento de los tipos oficiales de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) este verano. Con todo, y aunque la rentabilidad de la deuda soberana ha subido con fuerza, los expertos avisan de que los depósitos, salvo excepciones, tardarán en trasladar a las remuneraciones el alza de tipos.

"Desde comienzos de año hemos visto cómo varios de nuestros bancos colaboradores han incrementado los tipos de interés de sus productos más populares para captar liquidez en el mercado español. Han experimentado subidas los plazos más largos, pero también hemos observado subidas de las ofertas de uno y dos años en nuestra plataforma", señala Mónica Pina, directora general de Raisin España. Ademas de liquidez, los bancos foráneos buscan evitar la fuga de clientes y ser más competitivos.

En estos momentos, es el italiano Banco Progetto el que comercializa el depósito más rentable del mercado, con un interés del 1,30% TAE a 36 meses a partir de 10.000 euros. Por esa cantidad, al cabo de tres años se obtendrían 390 euros brutos. En el caso de invertir 30.000 euros, la rentabilidad alcanzaría los 1.170 euros, y por 75.000 euros se ganarían 2.925 euros. En Italia no se realiza retención fiscal a los no residentes en el país. A un plazo de 24 meses, paga el 1,21% TAE. Para ambos periodos, la entidad ha elevado recientemente la rentabilidad en 10 puntos básicos.

Privatbanka, de Eslovaquia, da un 1,23% TAE a 36 y 48 meses, un 1,22% TAE a 60 meses y un 1,14% TAE por 24 meses. El importe mínimo requerido es de 5.000 euros.

Por su parte, el banco francés Younited dispone un plazo fijo desde 2.000 euros a 36 meses al 1,18% TAE y a 24 meses al 1% TAE.

El portugués Haitong renta el 1,16% TAE a un plazo de 36 meses. En el caso de 24 meses, el interés ha subido del 1,07% TAE al 1,11% TAE. La cantidad mínima requerida para contratar estos depósito es de 10.000 euros.

J&T Banka (República Checa) ofrece el 1,14% TAE a 36 meses, el 1,09% TAE a 30 meses y el 1,04% TAE a 24 meses, también desde 10.000 euros.

La entidad Banca Sistema, de Italia, da un 1,14% TAE pero a un plazo largo, de 120 meses, aunque desde 5.000 euros.

BlueOr Bank (Letonia) cuenta con un plazo fijo al 1,10% TAE a 36 meses. Solo hace falta un euro para contratar este depósito. Y el belga CKV da el 1% tanto a medio como a largo plazo, a partir de 5.000 euros.

Todas estas entidades están respaldadas por los Fondos de Garantía de depósitos de sus respectivos países, que cubren hasta 100.000 euros por cliente y banco.

En España, los intereses medios de los depósitos a plazo fijo son del 0,01% hasta un año, del 0,39% entre más de un año y hasta dos años, y del 0,03% en más de dos años. Los expertos apenas atisban mejoras de las rentabilidades en el corto plazo, aunque sí empezarán a ser algo más atractivas conforme suban gradualmente las tasas rectoras. Estiman que, salvo ofertas puntuales, no se verán cambios significativos antes de 2023.

"Los primeros indicios ya los estamos viendo en los tipos a largo plazo, pero no necesariamente vamos a ver grandes subidas, ya que partimos de una tasa de depósito del -0,5% y los tipos han estado bajos durante 10 años", apunta Pina.

Marta Alberni y María Rodríguez, del área de banca de Afi (Analistas Financieros Internacionales), sostienen que los bancos españoles no tiene problemas de liquidez, gracias no solo a las operaciones de financiación con el BCE sino también al aumento de los depósitos durante la pandemia, de manera que "no es previsible que se produzca un tensionamiento en la liquidez del sistema que dé lugar a un endurecimiento de la competencia en precios por el lado del pasivo".

A su juicio, "el traslado del incremento de los tipos a los depósitos podría ser más lento que el que está sufriendo el activo", dada la fuerte competencia que se está vivienda en el segmento hipotecario en los últimos meses. Explican que trasladar el repunte de la curva a los tipos de remuneración de los depósitos de una manera rápida limitaría el efecto positivo de la subida de tipos en los márgenes bancarios por las hipotecas.

Tributación de los plazos fijos

Retención fiscal. En Europa, salvo excepciones como en Italia, los intereses generados por depósitos y cuentas de ahorro de particulares, independientemente del país donde se invierta, tienen retención fiscal. Por lo general, está retención está armonizada y los tipos son muy similares. Los residentes en España tendrán que declarar los intereses de los plazos fijos contratados a través de Raisin cuando hagan la declaración de la renta. Y en caso de tener más de 50.000 euros invertidos en el extranjero, también hay que presentar el modelo 720. Para anular o reducir la retención fiscal en el país extranjero donde se haya depositado el dinero se debe presentar un certificado de residencia fiscal expedido por la Agencia Tributaria. Es un trámite 100% online y sencillo que tiene como fin no hacer pagar impuestos dos veces, sino únicamente en España. En la mayoría de los países se puede anular la retención del depósito con el citado certificado. En otros países, la retención se aplicará, aunque se podrá compensar en España al realizar la declaración del IRPF. En España, el tipo impositivo oscila entre el 19% y el 26%. En Austria, la retención fiscal estándar es del 25%; en Bélgica, del 30%; en Eslovaquia, del 19%; en Chequia, del 15%, y en Bulgaria, del 10%.

Normas
Entra en El País para participar