Infraestructuras

Aena rebaja las pérdidas a 96 millones y recupera ebitda y flujo de caja positivos

Los ingresos suben un 93%, hasta los 684 millones, y el beneficio bruto de explotación es de 72,6 millones

Vista de la terminal 4 de Madrid-Barajas.
Vista de la terminal 4 de Madrid-Barajas.

La cuenta de resultados de Aena al cierre del primer trimestre sigue concluyendo con pérdidas, de 96,4 millones de euros, afectada aún por los coletazos de la pandemia y ahora también por los costes energéticos. Pero este resultado neto adverso se encuentra en recuperación desde los 241 millones en rojo a 31 de marzo de 2021.

El tráfico aéreo en España se ha disparado un 360%, hasta los 37,9 millones de viajeros en el trimestre, lo que supone una tasa de recuperación de casi el 72% respecto al periodo comparable de 2019. El tráfico nacional crece un 198%, mientras que el internacional, bajo mínimos hace un año, se dispara casi un 600%.

Teniendo en cuenta la gestión de aeropuertos en el exterior, Londres-Luton y los seis de Brasil, Aena declara una cifra de viajeros de 43,4 millones y una evolución positiva del 280%. Estos activos aportan 88 millones en ingresos, un 247% más, y 26,3 millones de ebitda, un 3.250% por encima de la cifra de hace un año. Con la más lenta reactivación de la aviación en Reino Unido, Luton mejora ahora un 508% en usuarios, pero su tasa de recuperación respecto a 2019 aún es del 51%. Los activos brasileños, por su parte, están ya en un 94% del tráfico declarado a marzo de 2019 después de un aumento del 26% en el trimestre recién concluido.

La mejora de la situación sanitaria ayuda a la reactivación de un negocio que lleva dos años de duro castigo, pero en el caso de Aena sigue lastrado por la rebaja en las rentas mínimas de alquiler de espacios comerciales, ordenada por el Congreso de los Diputados el pasado mes de septiembre (Ley 13/2021 en su Disposición Final Séptima). El ajuste en los ingresos por esta cuestión en el primer trimestre ha sido de 75 millones.

La salida anunciada ayer del secretario del consejo y secretario general de la compañía, Juan Carlos Alfonso, se produce en medio de la batalla judicial con los principales inquilinos de las tiendas y restaurantes de Aena en los aeropuertos. La empresa busca que un juez, en uno de los más de cien casos abiertos, inste la cuestión de inconstitucionalidad contra la regulación por ley del ajuste en las rentas de una sola empresa. Alfonso, que será sustituido el 3 de mayo por Elena Roldán, ha liderado las acciones de la compañía ante los tribunales “con buen criterio y valentía”, señaló ayer el presidente de Aena, Maurici Lucena. La empresa, que habló de cese ante la CNMV, dice aprovechar el “punto de inflexión” que supone la recuperación de actividad para introducir un cambio “conveniente tras un largo ciclo, especialmente tras años tan duros como los dos últimos que hemos atravesado”.

Uno de los puntos de choque con las aerolíneas, el de la computación de los costes ocasionados por el Covid en las tarifas, se salda en este inicio de año con nuevos gastos por 25,6 millones, por encima de los 19,2 millones del primer trimestre de 2021. Aena reitera que tendrá derecho a recuperar esa cifra en virtud de Real Decreto-Ley 21/2020. Un extremo que no niegan la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que demanda que el coste sea asumido por el Estado. Los costes entre marzo de 2020 y septiembre de 2021, que han engordado las tarifas de 2022 sumaron 150 millones.

Tirón del negocio regulado

Aena declara unos ingresos de 683,9 millones de euros, lo que implica un salto del 93,6% ó de 277 millones. La facturación por servicios aeronáuticos, de 415 millones, subió un 204%, mientras que los ingresos comerciales caen a 160,8 millones, un 7,5% menos (12,9 millones a la baja). De hecho, el ingreso medio comercial por pasajero se desploma un 80%, de 20,84 euros a marzo de 2021 hasta los actuales 4,19 euros.

Los gatos de explotación, de 807 millones (579 millones de gasto operativo, con un alza del 30,6%), recogen ya la mayor actividad en las terminales. Pero el aumento del 19,7% en comparación con el primer cuarto de 2021 también se debe a una subida interanual en la factura eléctrica de 46,7 millones. Aena ha lanzado un plan fotovoltaico con expectativas de alcanzar el autoconsumo y ser neutra en carbono en 2026. Su presupuesto es de 350 millones.

El ebitda del grupo fue de 72,6 millones (14 millones por Luton y 9 millones por Brasil), lo que se convierte en uno de las principales señales de reanimación. Hace un año el gestor aeroportuario reportaba una cifra negativa de 121 millones de euros. De este modo, el margen pasa del -34% a un 10,6%, lejano aún de las cotas logradas antes de la pandemia. El margen en el negocio aeronaútico sigre siendo negativo (-7,8%), mientras que el comercial tiene un 44%.

El otro síntoma positivo destacado por Aena esta mañana es el del flujo de caja generado por las actividades de explotación: se sitúa en 343 millones frente a los 107 millones con signo negativo a marzo del año pasado.

Con una deuda financiera neta de 7.336 millones (7.446 millones a 31 de diciembre), Aena mejora la ratio frente al ebitda de 11,5 veces a 8,7 veces.

La compañía tiene comprometidas en 2022 inversiones por 535 millones en la red española de aeropuertos, de los que ya ha ejecutado 73 millones. El importe de las inversiones pagadas es de 259 millones (236 millones en España).

La disponibilidad de caja, teniendo en cuenta las líneas de crédito, alcanza los 2.096 millones. A ello se suman los 900 millones en el programa Euro Commercial Paper (ECP) disponibles en su totalidad.

Normas
Entra en El País para participar