Infraestructuras

Lucena defiende en el Congreso el ataque de Aena a la rebaja de los alquileres

Prevé "números negros" y recorte de deuda para el ejercicio 2022

El presidente de Aena, Maurici Lucena, esta tarde en el Congreso.
El presidente de Aena, Maurici Lucena, esta tarde en el Congreso.

El mandato de rebaja de alquileres en los espacios comerciales de las terminales de Aena, que salió el pasado 23 de septiembre del Congreso de los Diputados, ha centrado esta tarde buena parte de la comparecencia del presidente del gestor aeroportuario, Maurici Lucena, en la Comisión de Transportes en la que se despiezan los Presupuestos para 2022. Lucena ha recordado que la disposición final séptima de la Ley 13/2021 tiene un impacto de 1.500 millones de euros en los ingresos del gestor aeroportuario hasta 2025, año en que previsiblemente se recuperarán los niveles de tráfico de 2019. Ante esa situación, Aena presenta ya batalla en los tribunales.

El presidente de la compañía pública cotizada ha indicado que, según la opinión interna y de expertos jurídicos, la regulación por ley del ajuste en las rentas de una sola empresa presenta "claros rasgos de inconstitucionalidad". Ante esta situación, Aena solicitó días atrás en el juzgado de primera instancia número 47 de Madrid el planteamiento de una cuestión de inconstitucionalidad.

A partir de ese paso, los abogados de Aena demandarán a los jueces de cada uno de los 104 procedimientos abiertos con sus inquilinos que eleven la cuestión de inconstitucionalidad, lo que promete alargar los fallos sobre las rentas mínimas garantizadas que finalmente deben afrontar los operadores comerciales.

Rebaja sobre rebajas

La enmienda a la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, procedente del Senado y que salió adelante en la Cámara Baja por amplia mayoría, obliga a Aena a suprimir la renta mínima anual garantizada (RMAG) que debían pagar los arrendatarios entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 2020, y que a partir de esa fecha ese alquiler mínimo quede “automáticamente reducido en proporción directa al menor volumen de pasajeros en el aeropuerto donde se ubique el local respecto al volumen de pasajeros en ese mismo aeropuerto en 2019”. Un ajuste que perduraría hasta la recuperación del tráfico registrado en el año récord 2019. La medida es retroactiva y también se aplicaría a quienes firmaron un acuerdo de rebaja con Aena.

Preguntado por el hecho de que no se haya devuelto un solo euro a los inquilinos, Lucena ha aseverado que Aena tiene el derecho a defenderse en los procesos abiertos ante la justicia. También ha remarcado que la nueva Ley que obliga a rebajar los alquileres en los aeropuertos significa "transferir 1.500 millones de los bolsillos de los accionistas de Aena al bolsillo de tres grandes compañías, Dufry, SSP y Áreas, con grandes fondos en sus accionariados". Y es que más de 90 arrendatarios habían dado su visto bueno a la propuesta de Aena de eximir de la RMGA durante el primer estado de alarma y, posteriormente, reducir la cuantía en un 50% hasta este 1 de octubre.

Beneficios a la vista

Maurici Lucena se ha referido durante su intervención a la dificultad para fijar estimaciones de tráfico cuando aún golpea la pandemia en diversos puntos del planeta, pero sí se ha atrevido a anticipar que los resultados económicos de 2022 vendrán jalonados por cifras en negro. También ha hablado de la vuelta de los dividendos sin comprometerse con calendarios. Otro empeño para el próximo ejercicio es el del tijeretazo a la deuda, engordada en los últimos meses para responder a los gastos en plena caída de actividad.

El presidente del gestor aeroportuario ha cerrado su intervención defendiendo la gestión de su equipo directivo y poniendo en valor la labor de anteriores presidentes como Jaime García
Legaz y José Manuel Vargas, quienes llevaron las riendas durante el mandato en el Gobierno de Mariano Rajoy.

Normas
Entra en El País para participar