Infraestructuras

Abertis enviará un plan inversor a Macron para extender sus concesiones en Francia

La prioridad ahora es prolongar el negocio de Sanef, su principal activo, a través de la oferta de mejoras en sus autopistas y vías del entorno

Sanef Abertis Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La victoria de Emmanuel Macrón en las elecciones francesas invita a pensar en continuidad en la estrategia de colaboración púbico-privada en el terreno de las infraestructuras en el país vecino. Y la española Abertis se dispone a comprobarlo. El equipo directivo que lidera José Aljaro espera la formación de Gobierno para trasladar un plan de inversiones encaminado a prolongar el plazo concesional de las autopistas operadas por su filial Sanef. Se trata de una absoluta prioridad para la empresa, al margen de explorar nuevos mercados.

Sanef es el gran activo en la cartera de Abertis y, por extensión, de su accionista de control Atlantia. La orden clara del consejo, que la italiana comparte con ACS, es preservar el negocio en Francia. Abertis recoge de las autopistas galas un 35% de sus ingresos, con 1.707 millones en 2021, y casi el 36% del ebitda, que fue de 1.195 millones sobre una cifra global de 3.350 millones el año pasado. No hay negocio alguno en Atlantia que aporte estas cifras: los aeropuertos, por ejemplo, facturaron 702 millones en 2021 y su aportación al ebitda del grupo de los Benetton fue de 318 millones.

La propuesta de Abertis está ya sobre el papel, según fuentes conocedoras del plan, y marca inversiones tanto en las autopistas de Sanef como en las vías secundarias de su entorno. La compañía cuenta con una cuota del 22% en la red de alta capacidad francesa. Allí opera cinco de las siete vías de acceso a Île de France (región de París) y gestiona el tráfico que conecta Alemania, Bélgica y Luxemburgo con el norte de Francia y con Reino Unido.

En su contexto de apertura al capital privado, Francia tiene en marcha un plan de electrificación de carreteras de alta capacidad en el que Abertis ha podido concesionar por plazos de 15 años la instalación de puntos de recarga eléctrica en las 72 áreas de servicio que jalonan las autopistas de Sanef. Esos postes para el vehículo eléctrico entrarán en servicio a lo largo de este año con gestión de Engie, Fastned y Total Energies.

Sanef aportó el 35% de las ventas de Abertis y un 36% del ebitda en 2021

Más plazo y tarifas

La nueva oferta de inversión llegará cuando las concesiones de Sanef tienen aún nueve años de explotación privada por delante. Abertis aprovecha el arranque de legislatura, y que aún no hay tensión sobre el fin de plazo, para plantear este intento de prolongación de los contratos. De hecho, no sería la primera vez que Abertis saca adelante inversiones a cambio de tiempo, o subida tarifaria, en la red francesa. Buena parte de su inversión de 634 millones el año pasado estuvo relacionada con el Plan de Relance en las concesiones de Sanef.

Francia lleva más de 12 años animando a la inversión privada en sus carreteras a través de programas como el Paquet Vert (2010-2013) o el citado Plan de Relance, que viene renovándose desde 2015. Abertis ha participado con mejoras en seguridad, aplicación de tecnología para gestionar el tráfico o con medidas ambientales.

Los sucesivos Gobiernos galos han buscado con ello el triple objetivo de generar actividad en el sector de la construcción desde la crisis financiera; modernizar el estado de las infraestructuras, y seguir dejando la factura por la conservación en manos de los usuarios a través del pago de peajes.

La concesionaria espera la formación de Gobierno para entrar a negociar

Abertis pretende lanzarse a un mayor esfuerzo inversor a través de Sanef en medio de una opa compartida por la familia Benetton y Blackstone sobre Atlantia. Con el 50% del capital más una acción de Abertis, el grupo italiano buscará mantener y reforzar esta compañía si triunfa la oferta de exclusión. La pretendida entrada del fondo estadounidense en el capital, y la inyección económica por la desinversión forzosa en Autostrade per l’Italia (ASPI) podrían convertirse en palancas para la concesionaria española.

Su otro accionista, ACS, intentó en marzo un acercamiento a los Benetton para quedarse con la actividad en autopistas de Atlantia. Iba a ser a través de una opa con GIP y Brookfield, en la que se ofrecía a Edizione, holding inversor de los Benetton, mantenerse en la compañía. Tras el rechazo de estos últimos y la citada opa, la compañía que preside Florentino Pérez no ha movido ficha.

India, México y Grecia, junto a EE UU, destinos bajo análisis

Punto de interés en Asia. El grupo Abertis tiene la inversión en crecimiento en su ADN y además de la habitual búsqueda de oportunidades en Estados Unidos, la empresa observa la evolución del mercado concesional en distintos puntos el planeta. Uno de los más activos es India, donde la catalana ya cuenta con dos concesiones de autopistas (152 kilómetros) y se ha producido la reciente entrada de su competidor Ferrovial. Atrae la estabilidad de una regulación con base británica, así como el comportamiento de la demanda.

Mercados maduros. El sector concesional de Grecia también interesa a la compañía participada por Atlantia y ACS, además de estar abierta a aumentar su presencia en México. En este último país suma 876 kilómetros en ocho autopistas gestionadas por Red de Carreteras de Occidente (RCO).

Sin riesgo de construcción. Si Abertis estudió en el pasado la posibilidad de entrar en proyectos con altas dosis de construcción e incluso de obra nueva (greenfield), de la mano de sus accionistas ACS y Hochtief, en la actualidad está totalmente centrada en la toma de autopistas ya en operación (brownfield).

Normas
Entra en El País para participar