Los hoteles solo han recuperado el 78% de las pernoctaciones precrisis

Las reservas de última hora, las cancelaciones y el turismo nacional lastran el regreso a los niveles de 2019.

Pernoctaciones Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Hoteles, aerolíneas y agencias de viajes ya hacen cálculos de cuando van a volver a recibir tantos turistas como en 2019 tras una Semana Santa espectacular y una temporada alta en la que ya hay más reservas que antes de la crisis. Sin embargo, la encuesta de ocupación hotelera que el INE ha hecho pública esta mañana, correspondiente al primer trimestre de 2022, muestra algunas zonas de sombra y arroja algunas dudas sobre la recuperación total del sector.

Entre enero y marzo se produjeron 41,7 millones de pernoctaciones en alojamientos hoteleros, lo que supuso un 78% respecto al mismo período de 2019 y que todavía faltan 22 puntos para recuperar los niveles precrisis. Si en 2019, el turismo nacional representaba el 38% de las pernoctaciones, ese porcentaje se ha ampliado hasta el 42%. Cuatro puntos que ha perdido el turismo extranjero, que tradicionalmente hace estancias más largas que el nacional, y que representa una primera razón para justificar la peor evolución de las pernoctaciones frente a las llegadas.

Holanda es el único gran mercado emisor que supera las cifras del primer trimestre de 2019

Las otras dos tienen que ver con dos tendencias, especialmente arraigadas en el mercado nacional: las reservas de última hora y las cancelaciones sin coste, que han generado dificultades en los departamentos de venta de los hoteles ante la incapacidad para gestionar volumenes ingentes de reservas o cancelaciones con poco margen de actuación.

Por mercados emisores, solo Holanda sitúa su número de pernoctaciones (1,37 millones) por encima de los 1,23 millones del primer trimestre de 2019. El resto bajan, aunque Bélgica se queda apenas a 2,4 puntos de los niveles precrisis. Los ajustes en el resto de mercados siguen siendo muy importantes. El más grande en porcentaje es Finlandía, con un 42,3% menos, pasando de 622.580 a 359.844 estancias, mientras que los más relevantes en tamaño son Reino Unido, con 2,33 millones menos, y Alemania, con 2 millones.

La estadística corrobora como Francia aún rentabiliza la incercia del pasado ejercicio, en el que cerró como el mayor mercado emisor de viajeros extranjeros a España porque sus ciudadanos podían esquivar las restricciones para volar ya que sus desplazamientos a España los podían hacer en coche. En el primer trimestre los viajeros del país vecino realizaron 1,99 millones de pernoctaciones, apenas un 10,3% menos, afianzándose en la tercera posición por detrás de Reino Unido (5,32 millones) y Alemania (4,07 millones).

El mayor retroceso se ha producido en el caso de Rusia. Si en el primer trimestre de 2019 contabilizaba 462.000 pernoctaciones, en el primero de 2022 se desploma un 83% hasta las 97.000 estancias.

Normas
Entra en El País para participar