Reducimos las previsiones de crecimiento en 2022

Brent a 95 dólares/barril para fin de año

FILE PHOTO: International Monetary Fund logo is seen outside the headquarters building during the IMFWorld Bank spring meeting in Washington, U.S., April 20, 2018. REUTERSYuri GripasFile Photo
FILE PHOTO: International Monetary Fund logo is seen outside the headquarters building during the IMF/World Bank spring meeting in Washington, U.S., April 20, 2018. REUTERS/Yuri Gripas/File Photo REUTERS

El crecimiento mundial este año puede reducirse en un 1 % si los precios de las materias primas se mantienen en los niveles actuales y la inflación aumenta. De manera que hemos reducido el pronóstico de crecimiento del PIB de EEUU para 2022 a 3,2% desde 3,4% y aumentado su inflación a 6,6%. Además, algunas encuestas en Europa se han debilitado considerablemente, lo que nos ha llevado a recortar la previsión de crecimiento en la Euro Zona a 2,8% desde 4,1%. En cuanto a China, el crecimiento del PIB el primer trimestre, 4,8% anual, ha superado las expectativas, pero el consumo se ha debilitado y hay un notable deterioro de datos hacia el final del primer trimestre. Las exportaciones chinas han superado las expectativas, aumentando 14,7% interanual, pero las importaciones se han contraído 0,1% en marzo, 13,7% sin tener en cuenta petróleo y materias primas. Nuestro pronóstico central de crecimiento para el gigante asiático este año es 4,5%, por debajo del objetivo oficial de 5,5%.

Brent a 95 dólares/barril para fin de año

Hay que tener en cuenta que los precios de las materias primas siguen volátiles y que los productores tienen una capacidad limitada para asumir menores exportaciones de energía rusa. Aunque los países europeos tratan de eliminar gradualmente las importaciones de petróleo ruso, el presidente Putin ha amenazado con redirigir exportaciones a Asia y "consecuencias impredecibles" si EEUU continúa brindando apoyo militar a Ucrania. Así que esperamos nuevos máximos del petróleo a corto plazo, antes que la destrucción de la demanda lleve el Brent a los 95 dólares/barril para fin de año. Además. seguimos el impacto en el suministro de alimentos de la reducción de exportaciones de trigo de Rusia y Ucrania.

De hecho el índice de precios al consumo en EEUU ha llegado a 8,5% interanual en marzo, máximos desde 1981. Su índice de precios de producción también ha registrado un aumento anual récord en 11,2% y los precios de importación han aumentado 12,5%. Pero la tasa subyacente (sin alimentos no elaborados ni energía) ha subido menos de lo esperado.

La Reserva Federal puede subir tipos 0,5% en mayo y dos veces 0,25% hasta julio

En este estado de cosas la Reserva Federal puede subir sus tipos de interés 0,5% en su reunión de mayo, con otros dos aumentos de 0,25% hasta julio. De todas formas, a pesar de algunas cifras de inflación subyacente relativamente benignas en marzo, existe el temor de que ajuste sus tipos agresivamente cuando el impulso económico muestra signos de desaceleración y la guerra de Ucrania y confinamientos en China aumentan las preocupaciones respecto a las cadenas de suministro y las materias primas.

Por su parte el Banco Central Europeo no ha proporcionado claridad respecto a un futuro aumento de tipos de interés y el tipo de cambio del euro se ha situado en su menor nivel desde marzo de 2020. Su tono bastante agresivo ha acentuado la venta de Bunds alemanes a diez años, cuya rentabilidad a vencimiento ha llegado a 0,84% y a 30 años alcanzado máximo en tres años.

En cuanto al Banco Popular de China, trata de compensar los efectos negativos de los estrictos confinamientos en ciudades como Shanghái y ha reducido el coeficiente de reservas obligatorias en 0,25 % para grandes bancos y 0,5% para los más pequeños. Además, ha instado a los prestamistas a reducir el interés de los depósitos. Pero está por verse si estas medidas estimularán su economía, dada la debilidad de la demanda interna de préstamos.

Sector farmacéutico, empresas europeas de bienes de equipo

La temporada de publicación de resultados empresariales del primer trimestre ha comenzado con los bancos de inversión estadounidenses superando estimaciones. Pero los inversores siguen preocupados por sus futuros aumentos de provisiones cuando la economía se desacelere. Además, la encuesta NFIB de sentimiento de pequeñas empresas en EEUU ha caído a su menor nivel en dos años en marzo.

El caso es que las valoraciones de las acciones han ido disminuyendo, especialmente en Europa, mientras que la prima de las acciones estadounidenses es incluso mayor que antes. Pero los altos precios de las materias primas están empezando a afectar los márgenes empresariales, particularmente en sectores cíclicos. Además, las sanciones a Rusia están teniendo impacto en la capacidad de producción de la industria automotriz y otros fabricantes. Al mismo tiempo, hay ganadores en sectores de materias primas y defensa. Nos gusta el sector farmacéutico mundial, dada la insensibilidad de su demanda a los precios de sus productos. Además, las empresas europeas de bienes de equipo se beneficiarán de planes de inversión acelerados para infraestructuras y eficiencia energética.

Renta variable japonesa y suiza, empresas con poder de fijación de precios y fusiones y adquisiciones

Pero en conjunto nos mantenemos neutrales en renta variable global, preparados para nuevos episodios de volatilidad y revisiones a la baja de los beneficios. De manera que sobre ponderamos los mercados de renta variable japonesa y suiza. La primera está barata y la segunda cuenta con muchas empresas de crecimiento defensivo. Además, con los márgenes bajo presión, nos gustan las acciones de empresas con poder de fijación de precios. También estamos positivos en fusiones y adquisiciones y estrategias de inversión alternativas orientadas a eventos empresariales

Sin embargo seguimos cautelosos respecto a acciones chinas, a pesar de las recientes promesas de más estímulo, ya que el gasto de los hogares sigue lento y su sector inmobiliario aún enfrenta problemas importantes. Preferimos los mercados del sudeste asiático.

Neutrales en bonos del Tesoro y crédito de grado de inversión de EE.UU

La rentabilidad a vencimiento de la deuda del Tesoro a diez años ha llegado a máximos de 2018, en 2,83%, muy por encima de nuestro pronóstico para fin de año de 2,1%, que creemos justificado, dado de que crecimiento e inflación se desacelerarán el segundo semestre. De manera que es previsible que la rentabilidad a vencimiento de la deuda a largo plazo de la deuda de EEUU se reduzcan lasegunda parte del año el y estamos neutrales en bonos del Tesoro de EE.UU., que ofrecen cierta protección en caso de desaceleración económica.

También hemos pasado infra ponderar a estar a neutrales en crédito de grado de inversión de EE.UU., dados los ratios de cobertura relativamente sólidos y buena rentabilidad a vencimiento, pero a medida que aumentan los costes de financiación infra ponderamos deuda de alta rentabilidad de EE.UU. Dichos costes están por encima del promedio de cupones del Índice Corporativo Agregado Global de Bloomberg L.P., siendo probable que se perjudique la capacidad y/o voluntad de refinanciar deuda de alta rentabilidad, que parece más vulnerable, lo que posiblemente conduzca a aumento de la tasa de impagos.

Bonos soberanos chinos

Sin embargo, nos gustan los bonos soberanos chinos, que continúan ofreciendo rentabilidades reales positivas. Por otra parte, vemos potencial en crédito asiático grado de inversión, aunque las monedas asiáticas son vulnerables a la geopolítica y hay margen para una devaluación moderada del renminbi chino los próximos meses.

Además, la combinación de flujos comerciales y atractivo cupón de la deuda favorece a determinadas monedas relacionadas con materias primas relativamente infravaloradas. En concreto, vemos oportunidades en monedas de economías estables ricas en materias primas con bancos centrales en línea dura, como la corona noruega y el dólar canadiense.

Normas
Entra en El País para participar