Entrevista al CEO de Data4

Olivier Micheli (Data4): “Vamos a duplicar nuestra inversión en España a 300 millones hasta 2025”

“La mejor prueba de nuestro éxito en el país es que ya tenemos el 80% de nuestros dos centros de datos asignado a clientes”

“Construiremos un tercer centro en Alcobendas y estamos valorando crear otro campus en Madrid y un centro en Barcelona”

Olivier Micheli, CEO de Data4.
Olivier Micheli, CEO de Data4.

Data4, el gigante francés de los centros de datos, perteneciente al grupo asegurador Axa desde 2018, aterrizó en España en 2019 como parte de su plan de expansión en Europa, que aún continúa. Su presidente y CEO, Olivier Micheli, explica su apuesta por el mercado español, que está convirtiéndose en el hub digital del sur de Europa. Señala que van a duplicar el plan de inversión inicial original hasta 2025 llegando a los 300 millones. Entre sus planes está construir un tercer data center en su campus de Alcobendas (Madrid). También se plantean crear otra localización dentro de la Comunidad de Madrid y construir un centro en Barcelona.

¿Cómo acabaron el ejercicio 2021?

Fue un año muy fuerte para el grupo. Nuestra facturación creció un 25%, hasta los 150 millones de euros, y subimos en beneficio, aunque este dato no lo revelamos. Además, el número de megavatios de potencia TI firmado en el último año se incrementó en 25, lo que da idea de la aceleración que vive la compañía, pues cada centro de datos tiene un tamaño medio de 5 MW y a finales de año teníamos 22 data centers en operación. En 2021 continuamos con nuestra expansión en Europa y abrimos un nuevo mercado: Polonia. Ya tenemos centros operando en cinco países: Francia, España, Luxemburgo, Polonia e Italia. Y seguiremos creciendo, pues según un estudio de la consultora Grand View Research, el mercado de colocación europeo de data center alcanzó los 12.810 millones de dólares en 2020, y se prevé que tenga una tasa de crecimiento anual del 13,1% entre 2020 y 2028, hasta llegar a los 33.660 millones.

Abrieron su primer centro de datos en España en 2020. ¿Cómo va su negocio en el país?

Estamos muy contentos con la inversión que hemos hecho en España. Decidimos invertir en el país porque es un gran mercado, con grandes compañías, y porque entendíamos, cuando anunciamos la inversión en 2019, que teníamos una baja competencia aquí, pues los proveedores de cloud aún no estaban funcionando del todo. Nuestra previsión inicial era invertir 150 millones entre 2019 y 2025 en Madrid, pero en menos de dos años ya hemos invertido más de 100 millones y el plan actual es duplicar esa cifra original hasta 2025 a los 300 millones. Al principio del proyecto compramos dos hectáreas de terreno en Alcobendas para un data center que tuviera 20 MW, pero tras la alta demanda, adquirimos dos hectáreas más adyacentes y estamos construyendo otro centro, doblando la capacidad a 40 MW, que estará disponible en septiembre.

El coste de la electricidad es ahora tres veces más de lo que nos costaba hace un año y la electricidad barata ya no va a volver

¿Cuántos clientes tienen en España y qué porcentaje de los centros tienen ocupado o asignado?

Tenemos 10, una mezcla de telecos, grandes compañías de cloud y de tecnología a nivel internacional. No puedo darle nombres porque son acuerdos confidenciales, pues prefieren que no se sepa dónde están alojados sus datos. Pero, sin duda, la mejor prueba del éxito que está teniendo Data4 en España es que en la actualidad el 80% de nuestros dos data centers está asignado a clientes y, por ello, vamos a empezar la construcción de un tercer centro en el campus de Alcobendas. Y hay un dato interesante a tener en cuenta: cada euro que se invierte en la industria del data center repercute en 12 en el PIB, lo que convierte al sector en uno de los que más contribuyen a la economía global española.

¿Y planean seguir elevando el número de centros en el país?

En este momento, además de construir ese tercer centro, estamos evaluando crear un segundo campus en la Comunidad de Madrid, donde la compañía ha puesto su foco inversor dado que los cables de comunicaciones internacionales convergen en la capital. Igualmente, estamos valorando si construimos un data center en Barcelona; por ahora, no hay una decisión firme, estamos haciendo la prospección del mercado.

Dice que se instalaron en España porque, entre otras cosas, no estaban los grandes proveedores de cloud, como Amazon, Google, Microsoft e IBM, pero estas compañías ya han anunciado la puesta en marcha de sus regiones cloud en España. AWS está construyendo sus propios centros, y otras han cerrado alianzas con Telefónica. ¿Tienen ustedes acuerdos con alguna? ¿Están negociando albergar sus servidores?

Como le he dicho no podemos desvelar los nombres de nuestros clientes, pero ya trabajamos con algunos proveedores de nube a nivel internacional, porque la propuesta de valor que les proponemos les encaja en distintos frentes. Primero, aunque en España llevamos poco tiempo, tenemos 16 años de experiencia en el sector lo que nos da una base de conocimiento enorme. Y luego hay tres pilares que hacen que estas empresas tengan interés en alojar su infraestructura en Data4: la escalabilidad (todos nuestros campus son enormes lo que les permite crecer), nuestro enfoque en la sostenibilidad y la calidad de nuestro servicio. Ofrecemos un gran producto en términos de diseño y robustez, manteniendo un equilibrio con los costes, y hacemos un ejercicio de transparencia en el que se tiran las paredes para que el cliente que lo desee pueda participar en la operación. Se les ofrece toda la información relativa a las actividades realizadas, las evaluaciones de riesgos y las medidas de mitigación tomadas. Además, Data4 es un jugador europeo, y eso da la ventaja de saber que los datos se mueven en el entorno europeo donde la regulación en protección de datos es única. Se estima que para 2025 el 66% de los datos los generarán las empresas y serán parte de su propiedad intelectual. Mantener o garantizar esa propiedad será fundamental para la competitividad de nuestro tejido empresarial.

Es urgente calificar al sector de centros de datos como electrointensivo en España para no perder competitividad

¿Cómo cambió la pandemia la actividad de Data4?

Llevamos dos años de Covid y han sido muy diferenciados. 2020 fue tremendamente complicado porque tuvimos que parar de un día para otro la construcción de los data centers en Europa, sin tener ni idea de qué iba a suceder. La incertidumbre era máxima. Pero dos meses después empezamos a construir de nuevo, aunque esto también supuso ciertas complicaciones porque la construcción no se pone de 0 a 100 sino que va lentamente hasta que vuelve a coger tracción. Desde un punto de vista operacional, la situación ese año también fue un reto porque un centro de datos no se puede parar; necesitamos trabajar 24/7, y al principio faltaban medios para proteger a los empleados (mascarillas, guantes, gel) y tuvimos que reorganizar toda la operativa. Y decidimos operar como los hospitales: con tres equipos, dejando uno de lado, para que entrara si se contaminaba alguno de los otros dos. En 2021, todo fue mucho más fácil, porque nos habíamos acostumbrado a la pandemia y habíamos agilizado los procesos.

¿Y cuál ha sido el impacto en el negocio?

El negocio de los data center ha crecido bastante no solo por el Covid, pero sí es verdad que la pandemia ha sido un acelerador de la transformación digital para todas las empresas, con independencia de su tamaño. Al final se han dado cuenta de que tenían que utilizar más aplicaciones en el negocio y los data centers se han convertido en una parte imprescindible del ecosistema TI a todos los niveles. Además, el teletrabajo ha hecho que el volumen de datos que se intercambia se haya incrementado de manera masiva. Todas las conversaciones que se solían hacer en persona dejaron de hacerse, y esto llevó a que en 2020 se produjera el mismo número de datos que en todos los años anteriores, y todos los datos tienen que pasar por un data center.

¿Y cómo les está afectando la subida de la luz, un coste crucial para los centros de datos?

La electricidad es uno de los grandes retos del sector. Primero, por la disponibilidad eléctrica. Nos preocupa que haya suficiente energía para poder suministrar a los centros. Y, segundo, por el coste de la energía, que supone entre el 30% y el 40% de los costes de un data center. Aunque este coste no impacta directamente sobre la cuenta de resultados de Data4, porque quien lo soporta es el cliente, sí puede restar competitividad a los centros de datos en España frente a otros países. Por eso lo que hacemos es negociar el precio de la energía con las eléctricas para que nuestros clientes tengan las mejores condiciones posibles comprando a futuro. Ya tenemos la de 2022 y 2023 pagada, lo que nos permite tener precios más competitivos. En España trabajamos con Iberdrola y actualmente calculamos que el coste está en unos 240 euros por MW/hora, tres veces más de lo que nos costaba hace un año. En cuanto a futuro, lo único que podemos hacer a estas alturas es realizar una estimación: el mercado de futuros de hoy está diciendo que el precio medio para 2023 está en 133 euros/MWh, y en 87 euros para el 2024. La electricidad barata que teníamos antes ya no va a volver.

Estamos pensando en focalizar en España ciertas funciones a nivel de grupo, porque hay muy buen talento en el país

Pero, ¿por qué dice que los centros españoles corren riesgo de ser menos competitivos si la electricidad está subiendo en todos los países?

Porque, aunque ciertamente la subida de la electricidad se aplica a todos los países, por lo que, en un principio, podríamos pensar que no afecta a la competitividad, lo cierto es que en la práctica no es así, y depende del nivel de regulación del mercado. La calificación de electrointensivo de este sector no es uniforme. Sí está declarado así en Francia, Escandinavia, Irlanda y Países Bajos, donde el sector cuenta con una reducción de impuestos y gravámenes sobre el precio de la energía. Así que es urgente que en España se avance en esa dirección para que sea más competitiva en términos de energía, y a ello puede ayudar la creación de Spain DC [la Asociación Española de Data Centers], que trabaja como interlocutor sectorial para impulsar esta industria. Ya existen asociaciones similares en Francia y otros países europeos, donde se ha conseguido que se considere a los centros de datos una industria electrointensiva. En Francia, por ejemplo, se ha establecido el sector como extremadamente crítico para el país y se ha reducido en un 50% el impuesto de electricidad a los data centers y se está intentando fomentar que se construyan más.

¿Qué otras medidas piden al Gobierno para impulsar el sector de los data centers en España?

Necesitamos mayor transparencia en la información sobre la disponibilidad de potencia eléctrica por localización y acortar los tiempos de ejecución. Además, la utilización de instrumentos de planificación quinquenales en un sector donde el ciclo de vida de los equipos no supera de media los 3 años está claramente desalineado, y esto puede suponer la pérdida de oportunidades para atraer negocio e inversión a España. El 22 de marzo el consejo de ministros aprobó el plan de desarrollo de la red de transporte con horizonte 2016 que realmente se preparó durante 2020 con datos y previsiones de 2019. Como ya le he dicho, en este periodo nosotros hemos duplicado nuestra expectativa de inversión para España y nuestros clientes no van a esperar al 2027 (el equivalente a dos tecnologías): buscarán mercados europeos alternativos donde instalar esta demanda.

Se dice que España se está convirtiendo en el hub digital del sur de Europa. ¿Usted lo ve así?

Sí, ciertamente lo es, así que estamos pensando en focalizar en España ciertas funciones a nivel de grupo. Aunque España nunca ha sido un mercado Tier 1, sí tiene una cierta trayectoria en el sector, gracias al desembarco de los principales operadores al inicio de los 2000. Además, la apertura del sector de las comunicaciones con instalaciones parecidas a los data centers ha permitido desarrollar un pequeño ecosistema donde han ido creciendo especialistas en ingeniería industrial y teleco. Por mi experiencia laboral previa en el país hay muy buen talento en carreras tecnológicas, y España es muy dinámica en términos de tecnología; se mueve muy rápido, algo que también sucede en Polonia. Y si a todo ello sumamos la potencia de sus empresas constructoras en un sector donde claramente hay una escasez de personal a nivel global, ello pone a España en un punto de partida interesante para competir con el resto de mercados secundarios europeos. Empresas como Data4, que es un líder europeo en centros de datos, estamos viendo esa oportunidad y queremos apostar. Haremos inversiones masivas por toda Europa, incluida España.

¿Y por qué cree que España es un gran mercado para el sector de los centros de datos?

Por tres temas fundamentalmente. Primero, por su situación geográfica estratégica desde el punto de vista de las comunicaciones y la conectividad. La peninsularidad de España le permite tener conexión directa con EE UU, cuando típicamente necesitábamos pasar por Irlanda o Inglaterra, conexión directa con Europa hacia el norte y el este, conexión a tan solo 14 kilómetros con África al sur y una potente relación histórica con Sudamérica, que desde agosto de 2021 también cuenta con el primer cable submarino que une la península Ibérica con Brasil. A la velocidad de la luz accedemos a más de 1.600 millones de personas en menos de 30 milisegundos. Por otro lado, el 80% de la población española cuenta con conexión a internet, una tasa muy elevada. Pero, además, disponemos de potencia eléctrica. Y, por último, España ha sido un año más el campeón europeo en la firma de PPAs (contratos de compraventa de energía a largo plazo) con casi 4GW de potencia contratada en esta modalidad, que está totalmente asociada al desarrollo de generación renovable (principalmente solar y eólica). Este es un hito muy importante para empresas como la nuestra, donde el 100% de la energía contratada es verde. El segundo jugador en Europa es Suecia, que tiene la mitad de la potencia firmada.

 

Normas
Entra en El País para participar