Los bonos azules canjean deuda por protección de los mares

Belice y Seychelles han refinanciado con ellos créditos públicos

2.856 millones de dólares se han colocado en los últimos dos años.

Bonos azules pulsa en la foto

En noviembre de 2018, el mercado de emisiones volvió a colorearse, esta vez de azul. El Gobierno de las Islas Seychelles colocó 15 millones de dólares con el propósito de financiar el uso sostenible de sus aguas en el océano Índico.

La emisión contó para su diseño con la garantía del Banco Mundial y una fundación ligada al príncipe Carlos de Gales. Aunque la suma recaudada fue pequeña, sirvió como prueba del concepto bonos azules.

Un paso más allá lo ha dado Belice, que firmó en septiembre de 2021 un canje de deuda por medidas de protección ambiental con The Nature Conservancy (TNC), una organización ambientalista, gracias a la cual la deuda externa del país se redujo en nada menos que el 10% del producto interior bruto (PIB).

Los pinitos en España


Oportunidades. “El mercado para España es grande, pues consta de 8.000 kilómetros de costa y es altamente dependiente del turismo costero. Requiere grandes infraestructuras para mejorar los recursos hídricos”, comenta Ana Guzmán, directora de inversiones de Portocolom, especializada en carteras de inversión sostenibles.

ICO. Tras el debut del Instituto de Crédito Oficial (ICO) en bonos verdes y sociales, se espera que este organismo figure entre los primeros en lanzarse a una colocación azul en España.

Autonomías. Entre las comunidades autónomas más activas en titulizaciones destaca Madrid, que podría estudiar estos novedosos bonos para mejorar sus recursos hídricos, pronostican fuentes del mercado de capitales. Canarias, de momento, lanzará bonos verdes.

Una filial de TNC prestó fondos a este país centroamericano para que pudiese recomprar un superbono de 553 millones de dólares –la totalidad del saldo de deuda pública comercial externa, equivalente al 30% del PIB– a un precio reducido.

En opinión de...

"Son una oportunidad para Latinoamérica y el Caribe porque el 25% y el 100%
de su población, respectivamente, vive en la costa", pronostica Ana Guzmán de Portocolom.

"Belice, que a través de este mecanismo emitió 364 millones
y recompró 553 millones de dólares, servirá de ejemplo a otras naciones", comenta  Cecely Hugh de Abrdn.

"Tienen todo el sentido para España, con tantos kilómetros de costa. El dinero se debe dedicar a reducir la basura en el mar y a la protección de la pesca", destaca Fernando García
de Société Générale.

Fue una negociación larga. Los tenedores de bonos, entre los que estaba la sociedad de inversión Abrdn, encontraron una reestructuración viable. La operación se financió mediante la colocación de 364 millones de dólares en bonos azules, en una venta suscrita por Credit Suisse. El seguro corrió a cargo de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional (DFC), el banco de desarrollo de EE UU. A cambio, Belice se comprometió a destinar 4 millones de dólares anuales a la conservación marina hasta 2041.

El país duplicará sus parques de protección marina –que engloban arrecifes de coral, manglares y pastos marinos–, que pasarán de representar el 15,9% de sus aguas al 30% antes de 2026. Y un fondo de 23,5 millones de dólares financiará la protección ambiental más allá de 2040.

“Este ejemplo puede servir de modelo para futuras reestructuraciones de deuda pública a favor del medio ambiente. Un tipo de transacción de canje de deuda por naturaleza que podría tener especial relevancia para los países menos desarrollados con problemas climáticos y medioambientales, como Maldivas, Costa Rica y Sri Lanka”, comenta Cecely Hugh, asesora de inversiones de deuda emergente en Abrdn.

Los bonos azules canjean deuda por protección de los mares

El Gobierno de Ecuador ultima el lanzamiento de una emisión azul. El presidente del país sudamericano, Guillermo Lasso, anunció la ampliación de la reserva marina de Galápagos en la última cumbre del clima en Glasgow. Hace una semana la zona protegida aumentó de 133.000 a 193.000 kilómetros cuadrados con la creación de la nueva reserva marina Hermandad, de 60.000 kilómetros cuadrados.

Ecuador ultima una emisión de más de 370 millones de dólares

Gustavo Manrique, ministro del Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador, anunció que la nueva emisión sería más elevada que la de Belice, superior a los 370 millones de dólares, y serviría para reducir su deuda externa, aunque se ha negado a desvelar el monto exacto. Varios bancos de inversión diseñan la estructura.

Este negocio comienza a tenerse en cuenta en la estadística de bonos. Así, Dealogic recoge ya 12 emisiones de estructura azul por valor de 2.856 millones de dólares en los últimos dos años. Entre los colocadores, además de los citados, sobresalen el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo de Asia, el Banco de China y el Banco Industrial de Hong Kong.

En Europa, “este mercado recibirá un gran impulso cuando muy próximamente la UE publique los nuevos criterios de taxonomía sobre actividades económicas que puedan contribuir al uso sostenible del agua y los recursos marinos”, avanza Jesús Mardomingo, socio del despacho Dentons y profesor de Finanzas Sostenibles en el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Normas
Entra en El País para participar