Dheeraj Hinduja y Andy Palmer (Switch):  “Valladolid será nuestra fábrica de buses eléctricos para la UE”

La compañía india prevé que los primeros buses eléctricos salgan a principios de 2023. También hará furgonetas eléctricas a partir de 2024

Aseguran que su llegada a España se debe a su alto nivel industrial y a su gran mercado interno

Andy Palmer (izquierda), CEO de Switch Mobility, junto al presidente de la empresa, Dheeraj Hinduja.
Andy Palmer (izquierda), CEO de Switch Mobility, junto al presidente de la empresa, Dheeraj Hinduja.

Switch Mobility celebró el pasado viernes la colocación de la primera piedra de la que será su futura planta de autobuses y furgonetas eléctricas en Valladolid. La compañía, perteneciente al grupo multinacional indio Ashok Leyland, ha prometido la creación de 2.000 empleos directos y otros 5.000 indirectos en la ciudad castellanoleonesa. El presidente de Switch Mobility, Dheeraj Hinduja, y el consejero delegado de la misma, Andy Palmer (quien fuera el antiguo CEO de Aston Martin), reciben a CincoDías para hablar sobre los planes de la compañía en Valladolid.

¿Switch ha hablado con el Gobierno sobre la posibilidad de verse beneficiada del Perte del coche eléctrico?

Andy Palmer: Switch es un ejemplo de lo que es atraer inversiones sostenibles. Creo que representamos quizá uno de los símbolos del tipo de cosas que al Gobierno español le gustaría conseguir. Ahora bien, que quede claro, no decidimos venir a España por las ayudas económicas. Los incentivos son útiles, pero nuestra principal razón para elegir a España fue que necesitábamos una fábrica en la Unión Europea, además de un gran mercado interno como el español, que es el segundo mercado más grande de autobuses y furgonetas. También necesitábamos una fuerza laboral bien capacitada, además de un Gobierno disciplinado y motivado. Por todas estas causas, así como la calidad y el coste, fueron nuestras razones principales para elegir Valladolid y España. De todas formas, no vamos a rechazar una ayuda tan clara como la que supone el Perte. El nuestro es un proyecto de importancia estratégica.

Y dentro de España, ¿por qué Valladolid en particular?

A. P. : Estoy relativamente familiarizado con la actividad productiva en España y, en cierto punto, yo diría que Valladolid es como el Detroit [una ciudad con una gran actividad industrial en Estados Unidos] de España. Hay grandes operaciones como la de Renault, muchos proveedores. Nos pareció el lugar más obvio para instalarnos en España. Además, es un lugar políticamente hablando muy estable. Honestamente, nos sentimos muy cómodos aquí.

¿Cuáles son los planes de la compañía en el mercado europeo?

Dheeraj Hinduja: Switch tiene una planta en Reino Unido, pero con los nuevos productos que hemos planeado y las versiones de autobuses con volante a la izquierda [en Reino Unido, por ejemplo, el volante está a la derecha], necesitábamos nuestra base en Europa. Desde España estamos buscando abordar muchos de los mercados europeos, como el francés, el alemán, el italiano o el griego. Más allá de Europa, Switch tiene una gran presencia en India. Este país es uno de los mercados de autobuses más grande. Nosotros más que ver nuestro negocio orientado a una zona geográfica específica, lo vemos como nuestras operaciones a nivel global.

El pasado diciembre aseguraron que en un futuro no descartan llegar a otros mercados como el sudamericano.

A. P. : Sí, absolutamente. Nuestro primer objetivo son los autobuses en el mercado español y el portugués, para luego llegar a otros países europeos, ya sea por CBU [cuando los autobuses se envían enteros a otro país] o por CKD [cuando el vehículo se envía por piezas y se termina de ensamblar en el país de destino. El motivo es para evitar los impuestos altos que algunos países ponen a la importación de vehículos completos]. Luego miraremos mercados cercanos a España como Sudamérica. Tras eso, llegarán las furgonetas, que esencialmente seguirán el mismo patrón. La planta en España es nuestra fábrica madre para los vehículos con volante a la izquierda, mientras que nuestra planta madre con volante a la derecha es India y Reino Unido. Esa es, en términos generales, nuestra estrategia.

Antes del anuncio de esta planta, Switch era un desconocido para el público español, ¿qué supone esta compañía en Reino Unido e India?

D. H. : Ashok Leyland, el grupo al que pertenecemos, es el segundo mayor fabricante de vehículos comerciales de India. Fabricamos una completa gama de producto que va desde vehículos ligeros hasta camiones de 55 toneladas. Además, somos líderes en el mercado de autobuses, en el que hacemos desde minibuses a los autobuses de dos pisos que se ven en las calles británicas. Nuestra capitalización de mercado está en el rango de entre los 4.500 millones y los 5.000 millones de dólares. Si bien Ashok Leyland es el padre de esta empresa, actuamos de forma independiente. Allá donde necesitamos el soporte del grupo, lo tenemos.

Para la fábrica de Valladolid invertirán 100 millones de euros. Esta es una cifra muy pequeña en comparación con los anuncios a los que nos tienen acostumbrados las automovilísticas.

D. H. : No tenemos la misma capacidad productiva que un fabricante de coches. Para Switch, donde otros gastan cientos de millones de dólares, nosotros tratamos de ser los más efectivos posibles con el gasto en términos productivos.

A. P. : Siendo honestos, una planta de autobuses no tiene el mismo nivel de robotización y automatización que tiene una fábrica de automóviles.

¿Cuándo saldrán los primeros autobuses y furgonetas de la fábrica de Valladolid?

A. P. : Nuestra previsión es que los primeros autobuses eléctricos salgan en el primer trimestre de 2023 y los vehículos comerciales no estarán en la línea de fabricación hasta finales de 2024.

¿Cuál es la previsión de producción en unidades para la planta española?

A. P. : Nuestro plan industrial incluye unos 20.000 autobuses al año en todo el mundo. Dentro de esa cantidad, la factoría de Valladolid se quedará con gran parte de la producción. La escalabilidad de la fábrica dependerá de los pedidos, lo que nos permitirá ir analizando el grado de automatización que necesitaremos según los flujos de mercado.

Normas
Entra en El País para participar