Las empresas del motor tendrán un mes para presentar sus proyectos al Perte del coche eléctrico

La ventanilla de solicitudes se abrirá del 1 de abril hasta el 3 de mayo

De la parte industrial del proyecto (2.975 millones de euros de dinero público), 1.425 millones se concederán en forma de préstamos al 0% de interés y 1.550 millones serán subvenciones

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, habla con el presidente de Anfac y CEO de Seat, Wayne Griffiths.
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, habla con el presidente de Anfac y CEO de Seat, Wayne Griffiths.

Tal y como adelantó el miércoles la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, el Gobierno ha publicado este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la convocatoria del Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado, que prevé movilizar entre inversiones privadas y públicas más de 24.000 millones de euros hasta 2023. Según se especifica en el BOE, las empresas del sector de automoción que estén interesadas en beneficiarse del Perte deberán presentar sus solicitudes entre el próximo 1 de abril y el 3 de mayo.

Del Perte, el Gobierno destinará a la parte industrial (dejando fuera la ayuda correspondiente a la compra de coches eléctricos e instalación de infraestructura de recarga) un total de 2.975 millones, de los que 1.425 millones serán préstamos al 0% de interés, mientras que el resto (1.550 millones) serán subvenciones. Las compañías beneficiadas tendrán un plazo de diez años para devolver los préstamos.

"Es una noticia muy esperada tras meses de trabajo y negociación con Bruselas. Este proyecto es una oportunidad histórica de convertir la fabricación del vehículo eléctrico y conectado en un proyecto tractor que refuerce la industria de automoción en todo el país", ha señalado Reyes Maroto en un comunicado remitido por Industria. Las actividades susceptibles de ser financiadas por el Perte serán aquellas que las compañías realicen desde el día siguiente a la presentación de la solicitud, hasta un máximo de treinta meses después de la fecha de resolución de la concesión de la ayuda o hasta el 30 de junio de 2025.

“Para el Gobierno de España, el sector de automoción es prioritario y va a ser protagonista del Plan de Recuperación ya que contamos con las capacidades industriales y el liderazgo de las empresas para invertir en la movilidad del futuro, una movilidad que será más sostenible, digital, conectada y segura”, ha añadido la titular de Industria.

Características que deben cumplir los proyectos

El Gobierno ha determinado que los proyectos aprobados deberán de contar con al menos una empresa dedicada a la producción de baterías, un fabricante de automóviles y uno de componentes, "por la importancia de todos los elementos de la cadena de valor", ha indicado el ministerio. Los proyectos tractores deberán ser presentados por una agrupación de al menos cinco entidades (no pueden pertenecer al mismo grupo empresarial) relacionadas con la producción de coches eléctricos, de las cuales al menos un 40% tendrán que ser pymes (si son cinco compañías, dos deberán ser pymes, por ejemplo).

Además, "las grandes empresas tendrán que realizar una colaboración con pymes de al menos el 30% en proyectos primarios de innovación de procesos y organizativa", según ha determinado Industria. Esto quiere decir, que de la ayuda del Perte, el 30% del dinero deberá ir a pequeñas y medianas compañías. En este último punto, el Gobierno ha cambiado la redacción para hacer más fácil a las grandes empresas la presentación de proyectos, ya que en un principio, Industria había establecido que el 30% de las ayudas de cada iniciativa tenía que recaer en pymes. Ahora, "se podrá computar también la ayuda equivalente al presupuesto contratado y subcontratado por las grandes empresas con dichas pymes", ha indicado el ministerio dirigido por Reyes Maroto.

Los proyectos tractores, a su vez, deberán de estar formados por un conjunto de proyectos primarios que pueden hacer una o varias de las compañías de la agrupación beneficiada por el Perte. Los proyectos primarios pueden ser del siguiente tipo: de I+D; innovadores de sostenibilidad y eficiencia energética; regionales; y de formación.

Entre los proyectos que se verán beneficiados por el Perte está la fábrica de baterías que el grupo Volkswagen quiere levantar en España. Según fuentes cercanas a la empresa, Sagunto (Valencia), es el municipio con más posibilidades de quedarse con la factoría, por delante de Extremadura y Aragón. Además, el consorcio alemán había ligado a las ayudas del Perte la producción de vehículos eléctricos en España. La empresa indicó que pretende empezar a fabricar SUV eléctricos en su planta de Landaben (Navarra) y compactos eléctricos en Martorell (Barcelona) a partir de 2025.

La distribución se queda fuera del plan

Ganvam. El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos (Ganvam), Raúl Palacios, ha instado a la ministra de Industria a explicar cómo el Perte puede beneficiar a la cadena de valor del automóvil si se excluye a “las actividades de intermediación o las que tengan como destino el consumidor final”. Para Palacios, utilizar la subcontratación de servicios de las grandes corporaciones para cumplir la condición de que el 30% de las ayudas del Perte recaigan en pymes, supone “un agravio comparativo” para todas aquellas que no tienen negocios con las grandes empresas.

Creación de empleo. El Gobierno prevé que la contribución al PIB del Perte se situará entre el 1% y el 1,7%, además de crear hasta 140.000 empleos. Además, gracias a este programa, el Ejecutivo pronostica que en 2023 se alcanzarán los 250.000 coches eléctricos matriculados (supondría aproximadamente una cuarta parte del mercado). A su vez, se espera que el programa permita el despliegue de entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga. La escasez actual de esta infraestructura (hoy hay algo más de 13.400 estaciones, según datos de Anfac, la patronal de fabricantes) es una de las principales barreras para la electrificación del parque automotor.

Normas
Entra en El País para participar