Coyuntura

La recuperación de la actividad estanca el coste laboral por hora trabajada al final de 2021

El salario medio sube a 2.166 euros por trabajador y mes, el nivel más alto en 21 años, tras incrementarse un 5,1% el pasado año

Coste salarial Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El coste laboral de las empresas –que está compuesto por el salario y otros costes como las cotizaciones sociales, los atrasos, los complementos de prestaciones e indemnizaciones por despido entre otros–, se situó en 2.874,61 euros por cada trabajador en el último trimestre de 2021, lo que supuso un avance del 4,4% respecto al mismo trimestre del año anterior. Si bien, este aumento de los costes que pagan los empresarios obedeció en gran medida al mayor número de horas efectivamente trabajadas, debido a la menor incidencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) entre octubre y diciembre, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, esta recuperación del número de horas se produjo, explica el INE, debido a que la disminución de las horas no trabajadas por estar de baja médica y, especialmente, de las horas no trabajadas porque el trabajador está en un ERTE, compensaron el aumento de las horas no trabajadas por vacaciones y fiestas. De esta forma, el coste laboral por hora efectiva de trabajo –que es como se suele medir en la UE– registró un avance interanual mucho menor, de apenas el 0,3% respecto al último trimestre de 2024, con lo que se registra cierto estancamiento de dicho coste. Es más, si estos datos se corrigen de efectos estacionales y de calendario, el coste laboral por hora efectiva de trabajo baja un 0,4%. En cualquier caso, si solo se tiene en cuenta el coste salarial por hora trabajada, este avanzó un 0,9%.

Pero en general, el aumento del número de horas ha llevado a un mayor desembolso de los empresarios, aumentando los costes salariales en la mayoría de actividades. De hecho, el coste salarial por trabajador y mes ascendió a 2.165,79 euros de media al mes, lo que supuso un fuerte avance del 5,1% respecto al último trimestre de 2020. Y es, además, la cuantía más alta en 21 años, desde que se inició la elaboración de esta estadística en 2000.

La vuelta de muchos sectores a la actividad en la última recta del año, antes del estallido de la sexta ola de Covid-19 en la segunda mitad de diciembre, quedó reflejada en ese aumento de los costes laborales y, en menor proporción del resto de costes, por el efecto de las exoneraciones sociales. Fue el caso, por ejemplo, de la hostelería que encabezó el incremento del coste salarial con un avance del 53% (hasta los 1.99,94 euros al mes de media por trabajador) y del 25% en el caso del resto de los costes; el segundo sector donde más aumentaron estos costes fue el de la cultura y el entretenimiento, con un incremento del coste salarial del 14% hasta los 1.567 euros al mes y un 7% más de otros costes.

Los empresarios pagan más por sus trabajadores desde hace seis trimestres consecutivos, tras el fuerte hundimiento del 9,2% de los costes laborales en el segundo trimestre de 2020. Pero, además, entre octubre y diciembre avanzaron el doble (1,1%) respecto al tercer trimestre (0,6%).

 

España, a la cola de las vacantes de empleo

El número de vacantes de empleo registradas en el mercado laboral español a finales del pasado año ascendía a 109.085. De ellas, casi nueve de cada diez (95.556) se produjeron en el sector servicios, según datos facilitados ayer por el INE. Este organismo define “vacante” como un puesto remunerado creado recientemente o no ocupado, o que está a punto de quedar libre, para el cual el empleador busca un trabajador. Ante la pregunta del INE a los empresarios de por qué no tienen vacantes, el 95% respondió no necesitar más empleados y el 3%, por su elevado coste de contratación.

Según datos de Eurostat conocidos también ayer España se sitúa entre los países de la UE con menor tasa de empleos vacantes (0,7%), frente al 2,6% de la media comunitaria y el 2,8% de la zona euro.

Normas
Entra en El País para participar