Rafael Gascó: “La economía mundial no va a descarrilar por esta guerra”

La firma que dirige ha superado ya los 2.000 millones de euros de activos gestionados

Rafael Gascó, presidente y fundador de Diaphanum.
Rafael Gascó, presidente y fundador de Diaphanum.

Rafael Gascó (Valencia, 1960) fundó la sociedad de valores Diaphanum en 2017. En solo cinco años ha logrado superar los 2.055 millones de activos bajo gestión, haciéndose un hueco en el disputado segmento de la banca privada. Con presencia en cuatro ciudades españolas, y en Miami, la firma y su fundador han hecho bandera del asesoramiento financiero más estrictamente independiente.

¿Cómo perciben los clientes de banca privada la guerra de Ucrania?

Les hemos trasladado la reflexión de que los mercados financieros tienen una gran capacidad de adaptación y absorción. Así lo vimos con la invasión de Kuwait por Sadam Husein, con los atentados del 11S, con el Covid... Por eso, lo que estamos haciendo en las últimas semanas es aumentar el peso de la Bolsa en las carteras. El año pasado estábamos más retraídos, porque nos parecía que estaba demasiado cara, pero ahora, con las últimas caídas, la vemos más en precio.

¿Han asumido bien ese consejo?

Sí, porque tenemos una comunicación con ellos continua, y les hemos explicado bien la decisión. Creemos que en estos momentos convulsos es la hora de tener la sangre fría y las ideas claras. Es fácil dejarse llevar por las emociones. Caer en el desánimo. Pero es justo ahora cuando un buen gestor o asesor debe tener las cosas claras y demostrar determinación.

Pero ¿la guerra y la inflación no dañarán la Bolsa?

Rusia tiene un peso del 2,8% del PIB mundial y Ucrania, del 0,4%. Aun reconociendo lo terrible de la situación, creemos que esta guerra no hará descarrilar el crecimiento de la economía mundial. Podría pasarse de una tasa de crecimiento del 4,4% en 2022 al 3,9%. Hay que tener en cuenta que los bancos centrales están más que preparados. Saben de la importancia de seguir ofreciendo liquidez en momentos tan convulsos.

¿Y la incertidumbre no afectará a los inversores?

Es difícil predecir lo que va a pasar, obviamente. Pero confiamos en que los mercados puedan lidiar esta situación. Además, la reacción tan unánime y contundente de Occidente es esperanzadora. Se ha desplegado una cantidad de sanciones como nunca se había visto. También es alentador que China quiera mediar en la disputa y que empiece a haber algo de contestación a Putin dentro de Rusia.

¿Qué pasará con la inflación?

Va a ser el gran peaje que vamos a tener que pagar. Los precios del petróleo, el gas y las materias primas van a seguir siendo muy altos. Para países muy dependientes del gas ruso, como Alemania, va a ser duro. Su industria va a perder competitividad.

¿Qué tipo de inversión en Bolsa recomiendan?

Para una cartera intermedia, en marzo de 2021 estábamos recomendando tener solo el 25% de la cartera en Bolsa. Ahora hemos subido al 50%, y probablemente aumentemos ese peso. Sobre todo estamos apostando por renta variable de Estados Unidos, sin apostar por ningún sector específicamente. Metemos en las carteras un fondo de Vanguard indexado al S&P 500, con una comisión del 0,2% anual. Las compañías europeas vemos que van a sufrir más a corto plazo.

¿Las tecnológicas recuperarán el terreno perdido?

Creemos que sí. Condicionó mucho su valoración el inicio de las subidas de tipos en Estados Unidos, pero ahora la Fed va a revisar esa política. Más allá de las apuestas tácticas, consideramos que cualquier inversor a largo plazo debe tener una posición estructural en el sector tecnológico. Es el futuro.

¿Qué han hecho con la parte más conservadora de las carteras?

Nos hemos alejado todo lo posible de la deuda soberana europea, que no aportaba nada de valor. En 2020 apostamos por bonos de compañías sin la máxima calidad crediticia y nos fue muy bien. En general, tenemos fondos con duraciones cortas. También hemos apostado por lo que llamamos fondos alternativos líquidos, que tienen estrategias que buscan generar rentabilidad en cualquier entorno de mercado, como el DWS Kaldemorgen o el Ruffer Total Return. Además, al ser absolutamente independientes, no nos importa incluso recomendar a nuestros clientes contratar hasta un depósito o tener el dinero en cuenta, si no vemos una buena alternativa.

¿Cómo fue el negocio de Diaphanum en 2021?

Muy bien. Estamos creciendo a tasas del 30%. Hemos acabado febrero con 2.055 millones de activo bajo gestión y 8 millones de ingresos. La gente aprecia el valor de un buen asesor cuando llegan momentos convulsos como este. Ya damos servicio a más de 1.500 personas.

¿Y su filial tecnológica IronIA?

Es una plataforma 100% online de compraventa de fondos. Tiene más de 25.000 productos y una tecnología potentísima. En un año ya tiene 1.300 clientes y ha alcanzado los 100 millones de activos bajo gestión. Es un ve­hícu­lo ideal para quien quiere contratar directamente y acceder a fondos con comisiones muy bajas, por una cuota fija de 9,95 euros al mes, como Spotify. Además de disponer de 78 métricas de análisis.

Normas
Entra en El País para participar