Las tecnológicas reabren la batalla contra Global Blue por el ‘tax free’ de los turistas

Refundit, fundada por los creadores de Waze y Stockton, se alía con Adigital y CEOE y exige incentivos a las pymes para acabar con el “monopolio” de la firma suiza

Ziv Tirosh, fundador y consejero delegado de Refundit
Ziv Tirosh, fundador y consejero delegado de Refundit

España cerró 2019 con 83,7 millones de turistas extranjeros, un nuevo máximo histórico, lo que le consolidaba como el segundo país más visitado del mundo, solo por detrás de Francia. De ellos, 33,9 millones (un 39,9% del total) procedieron de países extracomunitarios. Esos turistas tienen derecho a que se les devuelva el IVA de las compras que realizan durante sus estancias. Lo más destacado es que los turistas extracomunitarios representaron una parte muy relevante del gasto total de los viajeros, con 45.200 millones de euros, un 49,1% del total.

Global Blue controla el 80% del mercado y deja fuera a las pymes, según Refundit

Uno de cada dos euros de gasto procedía de viajeros de EE UU, Latinoamérica, Oriente Medio o Sudeste Asiático, con derecho a la devolución del IVA, y eso despertó el apetito de las tecnológicas por entrar en este mercado. Una de las primeras fue la israelí Refundit, dirigida por Uri Levine (fundador de Waze) y Ziv Tirosh (fundador de Stockton), que aterrizó en el año previo a la pandemia en España con las mejores credenciales: logró que Amadeus invirtiera 9 millones en el proyecto, convirtiéndose en su mayor accionista, y obtuvo el premio como mejor startup de turismo en una competición creada por la Organización Mundial del Turismo, en la que participaron 2.700 compañías procedentes de 32 países.

Más de dos años después, el aterrizaje ha sido desalentador. En una entrevista con Cinco Días, Tirosh reconoce que se han encontrado dos problemas: la posición de dominio de Global Blue y las escasas facilidades aportadas desde el Ejecutivo para simplificar el sistema de devolución. “Es una batalla entre Blockbuster y Netflix”, concluye. El directivo admite que se siente muy frustrado por un sistema de devolución del IVA que podría aportar actividad y empleo a las economías locales. “El actual esquema es injusto y desigual. Global Blue tiene contratos de exclusividad con las grandes superficies y las tiendas de lujo y luego cobra las comisiones más elevadas a los turistas. Controla el 80% del mercado. Lo que las empresas tecnológicas queremos es que el Gobierno devuelva a los turistas el poder de decidir con quién y cómo quiere que se le devuelva el dinero. Y eso tiene que pasar por simplificación y tecnología. El proceso es tan complejo (rellenar formularios, sacar fotos, guardar colas…) que al final muchos de los turistas no lo reclaman pese a que una normativa europea les reconoce el derecho”, recalca.

Woonivers dejó de operar en España la pasada semana ante la dificultad para implantarse

La batalla contra Global Blue la están llevando desde Bruselas, donde presentaron en abril de 2021 una denuncia acusándola de una posición dominante en el mercado, con más de 300.000 puntos de atención en aeropuertos y grandes almacenes, lo que les sirve para, según Refundit, fijar comisiones comerciales de hasta el 90% que consideran como “prácticas anticompetitivas”.

Músculo financiero

Para tratar de cambiar la regulación, la firma israelí encargó un informe justificativo a CEBR (Centre for Economics and Business Research) y se ha apoyado en CEOE y Adigital para reinvidicar cambios que incentiven la entrada de operadores tecnológicos en el mercado del ‘taxfree’ y de las 750.000 pymes que en la actualidad están fuera del negocio. “Estas empresas no tienen el mismo músculo financiero que los centros comerciales o que las tiendas de lujo y por lo tanto no pueden tener personal que hable varios idiomas o un sistema que permita realizar la operación de forma automática. Lo que queremos es un cambio para que cualquier entidad asociada autorizada que elija el viajero pueda emitir un documento de reembolso electrónico sin necesidad de un contrato de afiliación previo, permitiendo así que cualquier comercio pueda beneficiarse de las compras libres de impuestas para turistas”, recalca Tirosh

Woonivers, otras de las tecnológicas fundadas e España en 2018 para operar en el sector del ‘taxfree’ para turistas y cuya aplicación fue aprobada por la Agencia Tributaria, anunció la pasada semana que dejaba de operar en España con su app ‘Tax Free’, que seguirá estándo disponible en otros países donde está implantada.

Un mercado potencial de 4.100 millones

Gasto medio. Los cálculos de CEBR, tomando como referencia las cifras de 2019, establecen que del total del gasto que realizan los viajeros extracomunitarios durante sus visitas a España, un 9,1% se destina a compras, lo que supondría que el mercado potencial de compras sin IVA podría elevarse a 4.100 millones de euros, de los que 900 millones volverían al bolsillo de los viajeros en el regreso a sus países de residencia. En este supuesto en el que los 34 millones de turistas extracomunitarios solicitaran la devolución y que el gasto medio en compras fuera de 120,96 euros, cada turista podría ahorrarse 25,4 euros, un 1,9% del total del gasto por viajero.

Incremento de viajeros. En el escenario más optimista, en el que se solicitaran todas las devoluciones, CEBR calcula que el efecto llamada a los viajeros extracomunitarios provocaría un incremento de 838.000 turistas. En el caso de que solo se pidieran el 75%, la cifra bajaría a 629.000, mientras que con el 50% de las devoluciones, el alza de viajeros se limitará a 419.000.

PIB e impuestos. El informe asume que un sistema de compras libres de impuestos explotado al máximo podría tener un efecto marginal sobre el PIB de 7.200 millones de euros, equivalente al 0,6% del PIB. En términos fiscales apunta a que por cada 100 euros de PIB adicionales, la recaudación del tesoro público aumenta una media de 34,30 euros, con lo que si se devolvieran todas las compras, los ingresos crecerían en 2.500 millones.

Normas
Entra en El País para participar