Stellantis prevé duplicar ingresos en ocho años hasta los 300.000 millones con el impulso del coche eléctrico

Más de la mitad de su cifra de negocio se deberá a su rama de vehículos eléctricos y un 7% al software

La compañía quiere reducir a la mitad su huella de carbono esta década con una oferta de 75 coches eléctricos

Logo del fabricante de automóviles Stellantis.
Logo del fabricante de automóviles Stellantis. Reuters

Stellantis pretende facturar a finales de esta década un total de 300.000 millones de euros. Así lo ha asegurado este martes el consejero delegado de la compañía, Carlos Tavares, durante la presentación del plan estratégico 'Dare Forward 2030', con el que el fabricante prevé "liderar la carrera por la electrificación". Para ello, Stellantis tendrá en su cartera una oferta de hasta 75 modelos eléctricos en 2030, 60 de ellos para el mercado europeo, que supondrán más de la mitad (un 52%) de sus ingresos para ese año.

Por su parte, los coches de combustión e híbridos supondrán a finales de la década el 26% de la facturación de la empresa, mientras que su rama de software, que hoy día no aporta a la cifra de negocio de Stellantis, se prevé que suponga el 7% de los ingresos. "Estamos listos para conseguir que el 100% de nuestras ventas en Europa y el 50% de las de Estados Unidos sean vehículos eléctricos en 2030", ha afirmado el directivo.

En cuanto a las sinergias de la fusión entre PSA y Fiat Chrysler que derivó en la creación de Stellantis, la compañía prevé llevarlas hasta los 5.000 millones de euros en 2024 (en 2021 fueron de 3.200 millones). Para un año después, en 2025, Stellantis apunta a repartir a sus accionistas un dividendo de entre el 25% y el 30% de sus beneficios, además de una recompra de acciones ordinarias del 5% hasta ese año.

Más allá, en el 2038, Stellantis prevé ser una empresa neutra en emisiones de CO2. "Estamos preparados para cumplir con nuestra parte en la lucha contra el cambio climático", ha señalado Tavares, que ha remarcado que ese objetivo es para el conjunto de las actividades de la compañía, no solo para la rama de movilidad.

Para conseguir este ambicioso objetivo de reducción de emisiones, además de a la electrificación, el fabricante apostará por el hidrógeno para su rama de vehículos comerciales. En 2021, la empresa ya entregó 1.000 unidades de furgonetas de tamaño medio que funcionan con pila de combustible. Para 2024, el fabricante pronostica entregar más de unos 10.000 vehículos de este tipo al año y en 2025 comenzará su venta en Estados Unidos con un modelo más grande.

En cuanto a la producción de baterías, Tavares ha explicado que la empresa levantará tres plantas en Europa, una en Francia (estará operativa en 2024); otra en Alemania (para 2025) y la última en Italia, la cual no hay fecha prevista para que comience a funcionar. Además, Stellantis tendrá dos gigafactorías más en Estados Unidos. En total, el fabricante prevé que sus cinco plantas le proporcionen una capacidad anual de 400 GWh en 2030.

Normas
Entra en El País para participar