Meliá recortó sus pérdidas un 68% tras los ‘brotes verdes’ en el turismo

La hotelera fija el inicio de la recuperación en marzo y prevé volver a tener beneficio este año

Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.
Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.

Meliá, la primera hotelera española, ya ha empezado el camino hacia la salida de la crisis. De los casi 600 millones de euros que perdió en 2020, el primer año del coronavirus, ha pasado a otro resultado negativo de 193 millones, lo que supone un recorte anual del 68%, según los resultados comunicados ayer a la CNMV. En una reciente entrevista con Cinco Días, el consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, vaticinaba que la compañía volvería a tener beneficio neto ya este año. Una mejora de resultados que estuvo fundamentada en un incremento de la cifra de negocio, que cerró el pasado ejercicio en 902,4 millones de euros, un 70,8% más que en 2020, pero todavía muy lejos todavía de los 1.789 millones de la facturación precrisis.

Las previsiones que maneja la compañía para 2022 anticipan una fuerte mejoría de facturación. Meliá apunta, no sin cautela, que la recuperación del turismo empezará en marzo. “Dicho mes marcaría así el inicio de un periodo de fuerte recuperación, en el que los analistas del Consejo Mundial del Turismo creen que se podrían superar las cifras de facturación de 2019. La previsión de Meliá para los hoteles vacacionales, (respaldada por las reservas en libros) apunta también a una recuperación o incluso mejora en este año del beneficio por habitación disponible de 2019”, recalca la hotelera en un comunicado

Meliá cerró el pasado ejercicio con una liquidez de 404 millones de euros y una deuda neta financiera de 1.286 millones, lo que supuso un incremento de 30,7 millones. La compañía, sin embargo, destaca que mantiene su prioridad de controlar y reducir la deuda. “Un objetivo al que contribuyó de manera importante la venta de activos realizada al cierre del segundo semestre de 2021 por un importe neto de 170 millones. La compañía podría contemplar alguna operación adicional durante 2022, que se sumará a la esperada recuperación de los ingresos en el ejercicio”.

Escarrer ya avanzó que los activos implicados en esta futura operación estarían seguramente en El Caribe y que el importe íntegro de la operación, similar al de 2021, se dedicaría a reducir el pasivo.

Normas
Entra en El País para participar