Rusia invade Ucrania

Tropas rusas entran en el país desde varios puntos y se encuentran a pocos kilómetros de Kiev, después de iniciar de madrugada ataques aéreos contra puestos militares y aeródromos

Europa está asistiendo a su mayor conflicto bélico desde el final de la Segunda Guerra Mundial. En un día negro para el Viejo Continente, tal y como lo han calificado líderes europeos, el presidente ruso Vladimir Putin ha iniciado un ataque a gran escala sobre Ucrania, en el comienzo de una guerra en Europa cuyo alcance es aún incierto. La invasión ya es un hecho.

En una ofensiva que comenzó de madrugada por vía aérea y mediante ataques de misiles, tropas rusas apoyadas por blindados y helicópteros han cruzado la frontera por varios puntos y se encuentran a pocos kilómetros de la capital, Kiev.

"Las tropas rusas violaron la frontera estatal. El equipamiento bélico del enemigo cruzó por el punto fronterizo de Vilcha", informó a media mañana la guardia fronteriza ucraniana plantó batalla a las fuerzas rusas. Tropas rusas han entrado, también apoyadas por blindados, desde la anexionada Crimea, desde la Federación rusa y desde las zonas prorrusas del Donbass.

Según ha afirmado el propio presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, el Ejército ruso se ha hecho con el control del aeropuerto de Gostomel, a 25 kilómetros al noroeste del centro de Kiev. También lo ha hecho con la central nuclear de Chernóbyl. Según informa Reuters, hay duros combates también en las ciudades de Jarkóv, Kherson (al Norte de Crimea) y Odessa, así como en la propia capital se ha decretado un toque de queda.

Coches saliendo de la capital Kiev tras el discurso de Putin
Coches saliendo de la capital Kiev tras el discurso de Putin

Según fuentes militares del Pentágono, recogidas por la agencia Efe, el objetivo de Rusia es llevar a cabo una invasión a gran escala" que tiene como objetivo tomar Kiev y "decapitar" al Gobierno del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Pese a estar dentro de los cálculos de las agencias de inteligencia occidentales, que llevan semanas avisando de los planes rusos, las hostilidades ha provocado un terremoto político y económico. Los mercados financieros viven una sesión de fuertes caídas bursátiles, del orden del 4%.

El precio del gas se ha disparado hasta un 60% entre temores a una falta de suministro y el petróleo ha superado los 100 dólares. Europa, mientras prepara fuertes sanciones contra Moscú, que por parte tampoco ha interrumpido los flujos de gas. Ucrania ha cancelado sus operaciones de divisas, mientras la Bolsa rusa se desploma más del 40%.

Invasión a gran escala

El Gobierno ucraniano habla de una invasión a gran escala y ha declarado la ley marcial, mientras miles de ciudadanos intentan huir de Kiev. "Rusia ha atacado de forma traicionera, como hizo Alemania en la Segunda Guerra Mundial", ha declarado el primer ministro, Volodimir Zelenski. La ofensiva rusa comprende fuerzas de tierra, mar y aire. El Ejecutivo ha resaltado su intención de resistir y asegura estar entregando armas a la población que quiera contribuir a la defensa.

Putin, por su parte, justificó el ataque en un virulento discurso previo a los primeros bombardeos:  "Las repúblicas populares de Donbás se acercaron a Rusia con una solicitud de ayuda. En relación con esto (...) tomé la decisión de realizar una operación militar especial. Su objetivo es proteger a las personas que son objeto de abusos, genocidio del régimen de Kiev durante ocho años, y para ello buscaremos desmilitarizar y desnazificar Ucrania y llevar ante la justicia a quienes cometieron numerosos crímenes sangrientos contra personas pacíficas, incluidos nacionales rusos", dijo Putin en un discurso televisivo.

El líder ruso repitió su posición de que la expansión de la OTAN para incluir a Ucrania era inaceptable. En el Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos dijo poco antes del anuncio de Putin que una invasión era inminente.

La respuesta de Estados Unidos no se hizo esperar y el presidente norteamericano Joe Biden ha asegurado que se coordinará de inmediato con los aliados de la OTAN para garantizar una fuerza, unida en respuesta a las acciones de Rusia. Biden acusó al líder ruso, Vladímir Putin, de lanzar un ataque "no provocado e injustificado" contra Ucrania y de apostar por una "guerra premeditada" que provocará pérdidas "catastróficas".

Reacciones políticas

Además de la inmediata reacción del presidente estadounidense, los embajadores occidentales en el Comité de Seguridad de la ONU, han condenado el inicio de las hostilidades bélicas por parte de Putin y han exigido "la retirada de las tropas para evitar una escalada del conflicto y un baño de sangre en Ucrania del que el único responsable será Putin".

Por su parte, Rusia justificó en el Consejo de Seguridad de la ONU su decisión de intervenir en Ucrania por las supuestas "provocaciones" de Kiev y la situación de la población del Donbás y subrayó que no busca una "ocupación" del país vecino. El Consejo de Seguridad de la ONU votará mañana una resolución, redactada por EE UU, para condenar el ataque sobre Ucrania.

Durante esta tarde se han sucedido las declaraciones de Zelenski y Putin. El primero ha reclamado tanto a los rusos que se oponen a la guerra como a Occidente apoyo frente a la agresión rusa. "Si ustedes, estimados líderes europeos, líderes mundiales, líderes del mundo libre, no nos ayudan, y no nos ayudan bien, mañana la guerra tocará a sus puertas", afimó el todavía presidente ucraniano.

El ruso, por su parte, justificó las acciones del país al considerar que los riesgos para la seguridad del país "hicieron imposible reaccionar con otros medios". Y ha reconocido que el Kremlin había preparado a Rusia para las posibles sanciones desplegadas sobre su economía por la UE o EE UU.

La OTAN, tras una reunión de emergencia, no actuará en Ucrania al no ser éste un país aliado, según la ministra española de Defensa, Margarita Robles. El presidente de EE UU, Joe Biden, anunció el envío de más militares estadounidenses a Alemania ante la invasión rusa de Ucrania. Aunque no especificó el númer, fuentes gubernamentales informaron a Reuters de que la cifra del nuevo despligue será de unos 7.000 soldados.

Normas
Entra en El País para participar