Crisis en Ucrania

Wall Street se da la vuelta y cierra al alza tras las sanciones de EE UU a Rusia

El Ibex 35 retrocede un 2,86% y se sitúa al filo de los 8.200 puntos

El conflicto en el este de Europa y su impacto en los mercados financieros entra en una nueva fase. Superado el shock inicial, los inversores intentaron recobrar la calma, mejora que resultó ser insuficiente para que las Bolsa europeas abandonaran el rojo. Eso sí, los principales índices del Viejo Continente concluyeron la sesión a cierta distancia de los mínimos intradía. El Ibex 35, que por momentos llegó a caer un 4,65% en la que apuntaba que iba a su peor sesión desde junio de 2020, finalizó con un descenso del 2,86%, hasta los 8.198,5 mínimos de un año.

En Wall Street, sin embargo, el panorama cambió por completo poco antes del cierre. Las sanciones anunciadas por Biden de EE UU a Rusia hicieron que la Bolsa de Nueva York virase del rojo al verde. El Dow Jones cerró con un alza del 0,28% por la subida del 1,5% del S&P 500 y del 3,35% del Nasdaq.

Superiores a las caídas de la Bolsa española fueron las registradas por sus homólogas europeas. Como viene sucediendo en las últimas semanas, la alemana fue una de las más perjudicadas. La cercania de Alemania a la zona de conflicto y el hecho de que la locomotora de Europa sea el mayor socio comercial europeo de Rusia explica que el Dax retrocediera un 3,96%. El Cac francés bajó un 3,83%; el FTSE británico, un 3,88% y el Mib italiano, un 4,14%. Las pérdidas también se impusieron en las plazas centroeuropeas como la Bolsa de Praga (-4,77%) y la de Budapest (-0,86%).

Más que por lsa caídas, por lo que estuvo marcada la jornada fue por la volatilidad. Aunque en este inicio de año los inversores han empezado a acostumbrarse a los bandazos, el índice de volatilidad Vix se disparó a los 33,6 puntos, máximos de un año, coincidiendo con la expansión de la variante Delta. A pesar de este repunte, la volatilidad sigue estando lejos de los 82 puntos registrados en febrero de 2020 con estallido de la pandemia. “Aunque históricamente la Bolsa, y el resto de los activos de riesgo, se ha recuperado con mayor o menor intensidad de dichos episodios, la volatilidad ha sido el gran ganador de este tipo de conflictos”, explican desde Atl Capital.

Bolsas Ucrania Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los inversores optaron por no dejarse llevar por el pánico y como señalan desde DWS los mercados no descuentan un escenario de guerra. En las últimas horas, los gestores se han limitado a ajustar sus carteras a la magnitud de este movimiento militar. Johanna Kyrklund, directora de inversiones de Schroders, señala que en momentos de elevada incertidumbre conviene mantener la calma y analizar acción por acción y bono por bono antes de tomar posiciones.

En la misma línea se mantiene Xavier Brun, gestor de renta variable europea de Trea AM. El experto indica que, aunque en los últimos tres conflictos bélicos al cabo de un año las Bolsas han registrado recuperaciones de doble dígito, los recortes experimentados en las últimas horas no resultan espectaculares. Brun cree que las caídas ofrecen oportunidades de compra, pero la entrada debe ser paulatina. “Para que surja una oportunidad de compra, los mercados tienen que reaccionar de forma exagerada y todavía no ha llegado el momento”, añade Benjamin Melman, Global CIO de Edmond de Rothschild AM.

Una de las razones que explicarían por qué la reacción de las Bolsas ha sido tan moderada se debe a que el enfrentamiento se había estado descontando en sesiones pasadas. Además de las leves caídas de la renta variable, los diferenciales de crédito apenas han subido, una situación que contrasta con lo sucedido tras el estallido de la pandemia. “La pandemia era un acontecimiento desconocido, el conflicto bélico, no”, subraya Brun.

A la espera de cómo evolucionen los acontecimientos, las utilities escaparon a las caídas en la Bolsa española. Siemens Gamesa y Solaria se anotaron más de un 10% mientras Iberdrola avanzó un 0,94%. Junto a ellas se coló Indra, que celebró los buenos resultados de 2021 con un ascenso del 12%. En el lado opuesto se situaron Santander (-7,69%) y Sabadell (-7%). Aunque la exposición de la banca española a Rusia se limita a los 700 millones, el freno a las subidas de tipos y la ampliación del periodo de compra de bonos por parte del BCE alejan las expectativas de recuperación de los ingresos. Junto a las entidades se situaron las acereras Acerinox (-6,4%) y ArcelorMittal (-6,56%). En Europa ayer todos los sectores se tiñeron de rojo, pero los más afectados fueron la banca (-8,18%), los automóviles (-5,98%) y el constructor (-4,54%).

Normas
Entra en El País para participar