Occidente concentra las sanciones a Moscú en las finanzas y la tecnología

Reino Unido, EE UU y la UE acuerdan congelar los activos de los cuatro mayores bancos rusos

Rusia verá limitada su capacidad para hacer negocios en dólares, euros, libras y yenes

Occidente ha elevado el tono del castigo económico a Moscú en su intento por frenar la invasión rusa en Ucrania, concentrando las sanciones en el sector financiero y el tecnológico. “Las nuevas medidas restrictivas están diseñadas contra la capacidad del Kremlin para financiar la guerra”, ha asegurado este jueves la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras condenar la veintena de ataques aéreos rusos sobre Ucrania que han causado la muerte de al menos 50 militares ucranianos y 10 civiles.

Para asfixiar a Rusia en su cruzada por tomar el control de Kiev, Estados Unidos, la Unión Europea y Reino Unido han endurecido la lista de sanciones aprobadas a principios de semana, con una segunda oleada de medidas que apuntan a sectores estratégicos de la economía rusa, bloqueando su acceso a tecnologías y mercados capitales claves para el Kremlin.

En concreto, el Consejo Europeo ha explicado que las nuevas sanciones en respuesta a la agresión rusa cubren el sector financiero, los sectores de la energía y el transporte, el control y la financiación de las exportaciones, así como el endurecimiento de la política de visados y la ampliación de la lista de individuos rusos penalizados por sus relaciones con el Gobierno de Putin.

Bloqueo financiero

Reino Unido y Estados Unidos han anunciado que congelarán los activos de los cuatro principales bancos rusos. Entre ellos, han destacado al VTB, el segundo banco más grande del país. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha asegurado que la acción contra esta institución financiera será de forma inmediata.

“Vamos a frenar la capacidad de Rusia de financiarse”, ha señalado por su parte el presidente estadounidense, Joe Biden, quien ha detallado que el VTB tiene un aproximado de 250.000 millones de dólares en activos en EE UU.

De acuerdo con Biden, este bloqueo financiero cuenta con el acuerdo de los países del G7 y la Unión Europea. Junto al VTB, también han sido bloqueados los activos de los bancos Sberbank, Otkritie y Sovcombank, según precisó el Departamento del Tesoro en un comunicado. Estos se han sumado al veto de Washington que ya incluye al Banco de Desarrollo Ruso (VEB), donde se gestionan los fondos de pensiones estatales, y el Banco Militar (Promsvyazbank), propiedad del Estado y centrado en financiar al sector de defensa.

En esta línea, Von der Leyen ha detallado este viernes que las sanciones a Moscú aprobadas por la Unión Europea impactarán al 70% del mercado bancario ruso. Se trata de "un paquete de sanciones masivo, como no se ha adoptado nunca" por la Unión Europea, subrayó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez a la prensa al término de la cumbre europea extraordinaria.

El Tesoro de EE UU ha asegurado que estaba ampliando las prohibiciones actuales para la participación en el mercado secundario de los bonos emitidos a partir del 1 de marzo por el banco central de Rusia y otras entidades.

El mandatario estadounidense también ha explicado que ampliará el bloqueo a otro grupo de empresas rusas, que en conjunto tienen unos 1.400 billones de dólares en activos en EE UU. En esta misma línea, Reino Unido ha afirmado que impedirá a las grandes empresas rusas, públicas y privadas, recaudar financiación en los mercados de capitales londinenses, destino favorito desde la caída de la Unión Soviética hace tres décadas.

Entre las nuevas sanciones, Biden también ha detallado que limitarán la capacidad de Rusia para hacer negocios en dólares, euros, libras y yenes. “Vamos a imponer barreras para que no puedan competir en la economía del siglo XIX”, ha sentenciado.

Con estas medidas, Occidente prevé incrementar los costes de endeudamiento de Rusia y disparar su inflación, según ha señalado la presidenta de la Comisión Europea en la madrugada de este viernes; una idea que había sido adelantada por Biden: "Vamos a debilitar a su país y va a tener que tomar decisiones muy dificiles".

Veto a la élite rusa

Las sanciones también se extienden a otro grupo de oligarcas rusos, que tendrán prohibidas las transacciones con instituciones financieras estadounidenses y sufrirán de igual forma la congelación de los activos que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense.

Entre los sancionados figuran Alexander Vedyakhin, director adjunto del Sberbank; Andrey Puchkov y Yuriy Soloviev, altos cargos del banco VTB; el presidente de Rosneft, la mayor petrolera rusa, Ígor Sechin, y su hijo Ivan.

Completan la lista de elites rusas sancionadas Serguéi Ivanov, asesor de Putin en temas de transporte y medioambiente, y su hijo; además del secretario del consejo de seguridad de Rusia, Andréi Patrushev, y su hijo.

Barrera para la tecnología y las materias primas

Boris Johnson ha afirmado que impulsará una legislación para prohibir las exportaciones británicas de productos de alta tecnología —como semiconductores y partes de aviones—, hacia Rusia, así como materias primas necesarias para la industria de extracción, como los equipos para las refinerías de petróleo, vital para Rusia, el tercer mayor productor de petróleo en el mundo. Esta medida también ha sido acogida por la Unión Europea.

“Con nuestras acciones y la de nuestros aliados, estimamos que recortaremos a la mitad las importaciones de alta tecnología de Rusia. Daremos un golpe a su capacidad de modernizar su fuerza militar. Dinamitará sus planes estratégicos”, ha asegurado Biden.

Las empresas estadounidenses ahora deben obtener licencias para vender computadoras, sensores, láseres, herramientas de navegación y telecomunicaciones en territorio ruso; pero se espera que Estados Unidos rechace casi todas las solicitudes.

Las nuevas reglas también obligarán a las compañías que fabrican productos tecnológicos en el extranjero con herramientas estadounidenses solicitar un permiso a Washington antes de enviar sus productos a Rusia.

Indecisión sobre el Swift

Durante su intervención desde la Casa Blanca, Biden ha evitado excluir a Rusia del sistema internacional de datos bancarios Swift, una de las medidas que se barajaban por considerarse una de las más contundentes, al asegurar que “no es la posición que el resto de Europa quiere tomar”. En cambio, Reino Unido sí ha dejado la puerta abierta para su aplicación en el futuro.

Al respecto, Biden ha defendido que las sanciones que ha impuesto Estados Unidos y sus aliados son más potentes que esa desconexión de Swift y que "cualquier cosa que se haya hecho antes".

Normas
Entra en El País para participar